GOBIERNO BRITÁNICO PODRÍA LIMITAR LIBERTAD RELIGIOSA

Cristianos británicos temen que una propuesta del Gobierno -para frenar el extremismo islámico- afecte la libertad religiosa para las iglesias.

El primer ministro británico, David Cameron, anunció el año pasado, un plan de cinco años para eliminar la creciente tendencia de extremismo islámico entre la juventud musulmana.

Sin embargo, muchos temen que el lenguaje poco claro en el plan pueda permitir que el Gobierno tome como objetivo a las escuelas dominicales y a los grupos de jóvenes cristianos.

La propuesta llega dos años después de que el gobierno británico investigó los informes de que los musulmanes radicales conspiraron para rebasar y radicalizar el sistema escolar público de Birmingham.

El Gobierno respondió a la amenaza al ordenar que el plan de estudios de la educación debe incorporar los valores británicos de “la democracia, el Estado de Derecho, la libertad individual y el respeto mutuo y la tolerancia de las personas con diferentes religiones y creencias”.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Christianity Today, la Alianza Evangélica de Reino Unido (EAUK) calificó al plan para vigilar la educación religiosa de la juventud “una amenaza fundamental a la libertad religiosa”.

La propuesta requiere que todos los grupos y las instituciones religiosas registren las actividades de sus hijos y permitan que los funcionarios de gobierno los visiten para que inspeccionen si ellos se reúnen durante seis horas o más a la semana.

Simon McCrossman, director de la política pública del Reino Unido, llama al auge del islamismo radical en Europa “un problema muy real” y apoya “fuertes medidas de salvaguardia” contra el extremismo violento, según menciona el artículo de Christianity Today.

Sin embargo, McCrossman más tarde sostuvo que “estas propuestas no podrán hacer frente a los problemas y en vez de eso, reprimirán el trabajo que las iglesias y organizaciones religiosas hacen con los niños y jóvenes de todo el Reino Unido”.

El jefe de la Oficina de normas de educación, los servicios y habilidades para niños (Ofsted), dijo recientemente a una emisora de radio de Londres que aunque las escuelas extremistas islámicas son los objetivos, se añadirán otros grupos religiosos “para hacer esto de una manera ecuánime”.

La propuesta exigirá a las escuelas dominicales y a los grupos de jóvenes cristianos registrar sus actividades con el Gobierno y permitir que los inspeccione.

El primer ministro Cameron promete que mientras las reuniones no duren más de seis horas, no se allanará.

La Alianza Evangélica de Reino Unido dirigió sus preocupaciones acerca de la incorporación de los valores políticos británicos en la educación de los niños en una carta dirigida al Secretario de Estado británico. Aunque la afirmación de que la comunidad cristiana ha contribuido a la identidad y los valores nacionales de Gran Bretaña, esta organización evangélica sostuvo que la política impone “en todos los ámbitos los ‘valores’ secularistas políticamente correctos”.

El EAUK agregó que le preocupa que los educadores, los padres y los estudiantes deban promover estos valores políticamente correctos o no estén de acuerdo con ellos.

Cristianos británicos están preocupados de que esta nueva política limite su libertad religiosa y promueva el ya naciente espíritu antagónico hacia el cristianismo y la educación religiosa.

Fuente: Mundo Cristiano

5 Feb '16

Deja un comentario

*