ATENTADO A IGLESIA EN CHARLESTON SIGUE PREOCUPANDO

La policía de Charleston capturó la mañana del jueves al sospechoso del tiroteo en una iglesia afroestadounidense. El supuesto pepetrador es identificado como Dylann Roof, un hombre blanco, de 21 años,según el FBI.

La histórica Iglesia Africana Metodista Episcopal Emanuel en Charleston, Carolina del Sur, sufrió una pesadilla la noche del miércoles. Luego de que el hombre blanco abriera fuego durante un servicio de oración causando la muerte de nueve miembros de la congregación, huyendo luego en un sedán negro.

El sospechoso asistió al servicio de oración y permaneció en el lugar durante casi una hora antes de dar muerte a seis mujeres y tres hombres, informó el jefe de policía Greg Mullen.

El líder de la minoría en la cámara baja del estado, Todd Rutherford, dijo a The Associated Press que el pastor de la Iglesia Emanuel AME, el también senador estatal Clementa Pinckney, fue una de las víctimas.
Pinckney, de 41 años, casado y padre de dos hijos, fue electo al Congreso estatal a los 23 años, convirtiéndose en el representante más joven hasta ese momento.

“Nunca decía nada malo de nadie, incluso cuando uno pensaba que debería hacerlo”, dijo Rutherford, demócrata de Columbia. “Siempre estaba trabajando, ya fuera para sus feligreses o sus constituyentes. Tocó muchas vidas”.

Mullen dijo que se trató de un delito de odio y un vocero del Departamento de Justicia informó que las autoridades federales abrieron una investigación por este motivo. El portavoz habló en condición de anonimato debido a que no se había anunciado la investigación federal.

El jefe de policía dijo que la iglesia era un caos cuando llegó la policía. El alcalde de Charleston, Joseph P. Riley Jr. describió el tiroteo como “un acto impensable e incomprensible de alguien lleno de odio y con una mente trastornada”.

“Tener un crimen así en Charleston, donde una persona horrible y llena de odio entre a una iglesia a matar personas que oran uno al lado de otro, es algo incomprensible y no se puede explicar”, dijo Riley. “Vamos a mostrar toda nuestra solidaridad con esa iglesia y toda su familia”.

El presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra, Cornell Williams Brooks, condenó el atentado. “No hay peor cobarde que aquel que entra a la casa de Dios y asesina a gente inocente comprometida con el estudio de las escrituras”, dijo Brooks.

El ataque se da dos meses después del tiroteo fatal a un hombre negro y desarmado, Walter Scott, a manos de un policía blanco en la zona de North Charleston, lo que generó grandes protestas y resaltó las tensiones raciales en la zona. El policía está acusado de asesinato y el tiroteo provocó que los legisladores de Carolina del Sur aprobaran una propuesta para ayudar a que todos los agentes en el estado portaran cámaras corporales. Pinckney fue promotor de dicha propuesta.

Se abre debate por seguridad en las iglesias critianas

Conforme apenas comienza el duelo por las 9 víctimas tras el tiroteo, el suceso abre debates en todo el país sobre el tema de la seguridad en la Iglesia.

“Estamos de duelo y tenemos un dolor que debemos superar”, dijo la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley. “Los padres ahora tienen que explicar a sus hijos cómo pueden ir a la iglesia y sentirse seguros, y eso es algo que jamás pensé que teníamos que hacer”.

El pastor Chris Mitchell, quien dirige el departamento de Seguridad de CBN, admite que las iglesias son vulnerables a la violencia, pero dice que no deben perder de vista su misión.

“A nivel nacional, en todo el mundo, hay un aumento de violencia hacia los cristianos. Eso sería incitar a otros a que no se preocupen sobre todo por la fe cristiana al ver esos mismos tipos de ataques en contra de nosotros”, dijo. “Es importante para nosotros permanecer siempre vigilantes, pero siempre actuar con amor”.

La policía capturó al sospechoso, Dylann Roff, un hombre blanco de 21 años de edad, en las afueras de Charlotte, Carolina del Norte, 12 horas después de que abrió fuego en la Iglesia Africana Metodista Episcopal Emanuel, un histórico templo afroamericano construido hace más de un siglo.

“Vamos a superar esto; nuestra iglesia va a superar esto”, dijo Chris Singleton, cuyo padre fue asesinado. “Es duro, pero sé que todo el mundo va a seguir adelante”.

El pastor Clementa Pinkney, amado por muchos, así como senador estatal, murió haciendo lo que más amaba hacer, difundir la Palabra de Dios, según dijeron sobrevivientes del tiroteo.

Funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley están investigando el ataque como un posible crimen de odio. Los sobrevivientes y algunos amigos del sospechoso dicen que él tiene mucho odio.

Joey Meek, amigo del sospechoso indicó: “Me dijo que pensaba que el negro en general como raza, está trayendo abajo a la raza blanca”.

Aunque al parecer Roff disparó a las víctimas inermes con odio, ha habido una efusión de amor y unidad a raíz de la tragedia.

“Por supuesto que estoy enojado, pero la Biblia que uso nos enseña a amar”, dijo el pastor André Spivey, concejal de la ciudad de Detroit.

Informes a nivel nacional indican que las iglesias continuarán reuniéndose hoy para hacer vigilias de oración en honor a las víctimas del tiroteo del miércoles.

Mientras tanto, los investigadores están trabajando para confirmar el motivo.

Fuente: Mundo Cristiano/Editado por IEM
Foto: BBCMundo

19 Jun '15

Deja un comentario

*