ENCUESTA CRISTIANOS EN ESTADOS UNIDOS

Aunque se cree que los Estados Unidos es el hogar de la mayoría de los cristianos en el mundo, el número de estadounidenses que se identifican como creyentes está disminuyendo, según una nueva encuesta publicada por Pew Research Center.

La encuesta realizada a más de 35.000 estadounidenses también definió que el número de personas que se consideran no afiliadas a ninguna religión está creciendo.

Según Pew Research Center, estos cambios están teniendo lugar en todo el panorama religioso, afecta a todas las regiones del país y a muchos grupos demográficos.

“Si bien la caída de la afiliación cristiana es particularmente notoria entre adultos jóvenes, se está dando también entre estadounidenses de todas las edades. Las mismas tendencias se observan tanto en blancos, negros o latinos; entre universitarios graduados y adultos con solamente educación secundaria, y entre mujeres como en hombres”, indica el estudio del Pew Research Center.

El estudio revela que el número de estadounidenses que se describen a sí mismos como cristianos cayó casi 8 puntos porcentuales, de 78.4 por ciento en 2007 a 70.6 por ciento el año pasado. Durante el mismo período de siete años, el número de los que se describen como ateos, agnósticos o “nada en particular” aumentó de 16.1 por ciento a 22.8 por ciento.

Pocas personas se identificaron como judíos, musulmanes e hindúes.

Pew dice que la disminución de los cristianos “ha sido impulsado principalmente por la disminución de la corriente principal entre protestantes y católicos”.

“Cada una de esas grandes tradiciones religiosas se ha reducido en aproximadamente tres puntos porcentuales desde 2007. La cuota de la población protestante evangélica de Estados Unidos también ha bajado, pero a un ritmo más lento, cayendo en alrededor de un punto porcentual desde el año 2007”, agrega el informe.

Greg Smith, director asociado de investigación de Pew, dijo que los datos “señalan cambios sustanciales” entre los que se declaran no religiosos, no solo un cambio en cómo se describe la gente. Los grupos laicos están cada vez más organizados para contrarrestar los prejuicios contra ellos y mantener la religión apartada de la vida pública a través de demandas y legisladores partidarios de su opinión.

El crecimiento del grupo “ninguno” tiene también importancia política. La gente sin religión tiende a votar a los demócratas, del mismo modo que los evangélicos blancos suelen confiar en los republicanos. El estudio halló un ligero descenso — alrededor del 1% — en el porcentaje de población evangélica, que ahora supone un cuarto de los estadounidenses. Pero el número total de evangélicos creció a unos 62 millones de personas.

Los investigadores dijeron que las bajas en las filas cristianas estuvieron impulsadas por bajas entre los protestantes menos estrictos o liberales, y los católicos romanos.

El número de protestantes más liberales descendió en unos 5 millones, hasta 36 millones de personas entre 2007 y 2014. Pew dijo que el 13% de los adultos estadounidenses son ex católicos. El estudio cifró el número de católicos adultos en 51 millones, o un poco más de un quinto de la población, un descenso de alrededor del 3% en siete años. En 2007, un cuarto de los estadounidenses eran católicos.

El New York Times analiza la encuesta de esta manera:

“El informe no ofrece una explicación para la disminución de la población cristiana, pero los bajos niveles de afiliación cristiana entre los jóvenes, bien educados y ricos son consistentes con las teorías prevalecientes para el surgimiento de los no afiliados, como la politización de la religión por estadounidenses conservadores, una desconexión más amplia de todas las instituciones y etiquetas tradicionales, la combinación de matrimonio religioso retrasado y entre otras, el desarrollo económico”.

Una reciente encuesta realizada por la Fundación Nacional para la Ciencia respalda lo revelado por Pew. Según la Encuesta General Social de 2014, 7,5 millones de personas han dejado la religión desde 2012.

Casi 1 de cada 4 estadounidenses dicen que su preferencia religiosa es “ninguna”. Esto ha aumentado casi un 20 por ciento desde la década de 1990, cuando el porcentaje de estadounidenses que no tenían una afiliación religiosa era de un solo dígito.

En comparación, alrededor del 24 por ciento de los estadounidenses están afiliados al catolicismo, la mayor denominación religiosa en los Estados Unidos. Si la tendencia sigue aumentando, en pocos años la religión más grande en los Estados Unidos podría ser ninguna religión.

El número de estadounidenses que nunca asisten a la iglesia u otros servicios de adoración cada fin de semana se encuentra en su punto más alto. Más de un tercio de los estadounidenses dicen que nunca asisten a un servicio de adoración.

“Tenemos que poner las escrituras de vuelta en el centro absolutamente de todo lo que hacemos”, dijo el Dr. Corne Bekker, de la Universidad Regent. “Tenemos que dar a la gente una esperanza real. La iglesia debe ser un lugar de esperanza”, añadió.

Sólo el 17 por ciento de los estadounidenses dicen que nunca oran en comparación con el casi 35 por ciento que dicen que nunca asisten a un servicio de adoración y el 23 por ciento que no están afiliados a una religión.

A pesar de que las personas no están asistiendo a los servicios de adoración o no están afiliados a la religión, la mayor parte del país aún cree en el poder de la oración.

Fuente: AP/NPR/Mundo Cristiano/Editado por IEM

15 May '15

Deja un comentario

*