ESTUDIAN EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Científicos que estudian las experiencias cercanas a la muerte, han descubierto que una persona puede seguir conciente luego de morir, incluso después de que el cerebro se hubiese apagado completamente.

El estudio fue realizado durante 4 años por los investigadores de la de Universidad de Southampton, examinando a más de 2.000 personas que sufrieron paros cardíacos en 15 hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria, según informa The Telegraph.

Encontraron que casi el 40 por ciento de las personas que sobrevivieron, describen una especie de “conciencia” durante el tiempo en que estaban clínicamente muertos y antes que sus corazones volviesen a latir.

Incluso un hombre recordó que dejó su cuerpo completamente y vio su reanimación desde la esquina de la habitación. A pesar de estar inconsciente y “muerto” durante tres minutos, el trabajador social de 57 años de edad, relataba con detalles las acciones de los enfermeros y personal médico y describe el sonido de las máquinas.

“Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón ha dejado de latir”, dijo el Dr. Sam Parnia, quien dirigió el estudio. “Pero en este caso, la conciencia parece haber continuado durante tres minutos, en el tiempo en que su corazón no latía , a pesar de que el cerebro normalmente se apaga totalmente en 20 o 30 segundos después de que el corazón se ha detenido.

“El hombre describió todo lo que había sucedido en la sala, pero lo más resaltante es que oyó los sonidos de una máquina que hacía ruido, durante tres minutos. Así que podríamos cronometrar el tiempo que duró esta experiencia.

“Parecía muy creíble y todo lo que él dijo que le había sucedido había sucedido en realidad”.

De los 2.060 pacientes con paro cardíaco estudiados, 330 sobrevivieron y 140 dijeron que habían experimentado algún tipo de conciencia mientras eran reanimados.

Uno de cada cinco dijeron que habían sentido una sensación inusual de tranquilidad, mientras que casi un tercio dijo que el tiempo se había reducido o acelerado. Algunos recordaron haber visto una luz brillante; un destello dorado como el brillo del sol. Otros relataron sentimientos de miedo o de ahogarse al ser arrastrados por las aguas profundas. El 13 por ciento dijo que se habían sentido separados de sus cuerpos.

Fuente: Acontecer Cristiano/Editado por IEM

Imagen tomada de Internet
16 Oct '14

Deja un comentario

*