UN DESAFÍO PARA INTERVARSITY

La CSU, Universidad Estatal de California, intimó a 23 grupos de estudiantes cristianos de InterVarsity en sus 19 campus para que permitiera que personas no cristianas pudieran acceder al liderazgo de la asociación, o bien se disolvía y se retiraban todos sus permisos en el campus.

“La CSU publicó una política de no discriminación que exige que InterVarsity permita que personas no cristianas sean líderes de sus grupos. InterVarsity ha pedido siepre que su líderes de grupo acepten su base doctrinal, un resumen básico de las creencias cristianas históricas”, según el comunicado que InterVarsity hizo público en su sitio web.

También manifiestan que si bien invitan y dan la bienvenida a todos los estudiantes a participar, entienden que los grupos cristianos deben tener el derecho de aspirar e incluso pedir que sus líderes sean también cristianos, al igual que cualquier grupo u organización debería poder pedir a sus líderes ideas afines a su organización.

InterVarsity se negó al pedido de la CSU, razón por la cual perdió status de organización estudiantil, quedando disuelta, no pudiendo acceder al Campus ni a la vida estudiantil universitaria.

Según explicaba , director de campo de InterVarsity en EEUU en un artículo de Christianity Today, la expulsión como grupo del Campus significará perder el acceso a organizar actividades en aulas de la universidad (“lo cual costaría entre 13.000 y 30.000 dólares al año”), perder la posibilidad de participar en actividades de estudiantes como la Feria de Entidades “en la que los grupos conocen a la mayoría de estudiantes” y perder fuerza a la hora de interactuar con las facultades, los estudiantes o la administración de la universidad.

Greg Jao declaró a Christianity Today: “La ironía es que la universidad está usando una norma creada para proteger e incluir a los grupos religiosos, para dejar afuera a los grupos religiosos por querer que sus representantes sean de esa religión, imponiendo una ‘religión civil’ en el tema de selección de líderes religiosos”.

De todos modos seguirán activos en la universidad, estos estudiantes cristianos usarán las redes sociales y demás técnicas que no dependan de las estructuras que antes tenian permiso para usar dentro del campus. Entienden que es un buen desafío “reinventarse” como organización con el fin de seguir llegando a los estudiantes que aun no conocen a Cristo como su Salvador, a pesar de los límites presentados por la CSU.

Esta organización reúne a 40.000 estudiantes cristianos en 949 grupos en universidades a lo largo de todo Estados Unidos.

Fuente: Agencias – Editado por IEM

11 Sep '14

Deja un comentario

*