LIBERADA NUEVAMENTE

La madre sudanesa condenada a morir por ser cristiana, ha sido liberada de la custodia del gobierno de nuevo.

En esta semana, Meriam Ibrahim y su familia han estado en una montaña rusa emocional. Ella y sus dos bebés estuvieron cautivos por el gobierno islámico de Sudán durante más de un mes.

Luego, el lunes, su sentencia de muerte fue revocada y fue puesta en libertad.

Pero como ella y su esposo estadounidense intentaron abandonar Sudán el martes, fueron detenidos por varias horas, dando lugar a nuevos temores de que ella había vuelto a ser detenida.

“Ella fue capturada en el aeropuerto por el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad de Sudán, que no pertenece a los tribunales penales – que están fuera del sistema judicial”, dijo Jordan Sekulow, director ejecutivo del Centro Americano para la Ley y la Justicia.

Marie Harf, una portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dice que el gobierno sudanés ha asegurado a los Estados Unidos de que la familia ha sido liberada de nuevo. Harf dijo que las autoridades estadounidenses siguen trabajando para poder sacarla del país.

“Ya hemos pasado por esto muchas veces en estos casos de persecución en los países que son similares a Sudán cuando las personas están en libertad, pero ese no es el final de la historia, sino que todavía no están a salvo”, indicó Sekulow.

Ibrahim fue sentenciada originalmente a 100 latigazos y a ser ejecutada en la horca, porque el Gobierno dice que su padre era musulmán. Por lo tanto, según la ley islámica conocida como Sharia, a ella no se le permite convertirse en cristiana, a pesar de que ella afirma que nunca fue una musulmana.

Esta joven madre, fue encarcelada junto a su pequeño hijo y se vio obligada a dar a luz a su segundo hijo, una niña, mientras estaba en prisión.

Fuente: CBN

26 Jun '14

Deja un comentario

*