SUDÁN – MERIAM DIO A LUZ EN PRISIÓN

Meriam Yehya Ibrahim de 27 años de edad, condenada a muerte en Sudán por convertirse al cristianismo ha dado a luz a tenido a una niña en el hospital de la prisión de Orduman, mientras espera para ser ejecutada.
Su otro hijo de veinte meses de edad vive con ella en prisión desde finales de febrero. Fue condenada a muerte en la horca el pasado 11 de mayo, cuando se negó a renunciar a su fe. La corte de la capital sudanesa, Jartum, la acusa de dos crímenes: apostasía y adulterio, por haberse convertido al cristianismo y por casarse con un cristiano. Por apostasía recibirá la pena de muerte, por adulterio cien latigazos.

La corte retrasó la ejecución dos años para que pudiera dar a luz y amamantar a su hijo. Después será ejecutada.

Según las leyes musulmanas, el matrimonio entre un musulmán y otra persona cristiana no es reconocido legalmente y por tanto los hijos son considerados ilegítimos. Ésta es la razón por la que el hijo de la pareja de tan sólo 20 meses, también fue encarcelado.

Su marido no ha sido condenado por falta de pruebas y porque es cristiano de origen y se casó con ella cuando ya se había convertido. La mujer es hija de un musulmán, pero fue educada por su madre que es critsiana, procedente de Níger. El jurado la considera musulmana, ya que la religión es transmitida por la figura paterna.

Le dieron tres días para renunciar a su fe y retornar al Islam, pero ella lo rechazó. Su condena a muerte provocó la condena de toda la comunidad internacional y de varias ONGs, entre ellas, Amnistía Internacional. Sudán es un país principalmente musulmán y el estado impone la ley sharia condenando cualquier comportamiento alejado del Islam.
En cambio, Sudán del Sur es de mayoría cristiana.

Fuente: Agencias – Editado por Iglesia En Marcha.Net

29 May '14

Deja un comentario

*