BAUTISTAS DEL SUR Y LOS JÓVENES

Un informe publicado por la Comisión Bautista del Sur esta semana, sugiere que la denominación más grande del país fuera de la Iglesia Católica Romana, está luchando para atraer a nuevos miembros de la generación del milenio y grupo demográfico de jóvenes.

De acuerdo con la Unidad operativa de Pastores en SBC Evangelística de Impacto y Disminución de Bautismos, el 25 por ciento de las iglesias bautistas del sur no han bautizado a nuevos miembros en 2012, mientras que el 60 por ciento informó que no hubo bautismos para los jóvenes entre las edades de 12 y 17 años. También un indicativo de la lucha de la denominación para atraer a los jóvenes del milenio, informó que el 80 por ciento de las iglesias han bautizando uno o cero adultos entre 18 y 29 años.

Ed Stetzer, el presidente de la Bautista del Sur afiliada a LifeWay Research, que trabajó en el equipo encabezado por Al Gilbert, vicepresidente de evangelismo en la Junta de Misiones Norteamericanas que creó el informe, sugirió que la denominación no se había centrado bastante en llegar intencionalmente a los no cristianos.

“Creo que parte de esto es porque los evangélicos aman el evangelismo. Está implícito en su nombre, pero me encanta que otro lo haga,” dijo Stetzer a Christian Post, agregando que “creo que eso es lo que sucede en todas las denominaciones. No hay esa pasión por la evangelización y creo que es necesario que lleguemos a un campo de misión cada vez mayor.”

Y añadió que: “Definitivamente queremos reconocer que tenemos un campo misionero en aumento, pero todavía tenemos la fuerza de la misión como desenganchada. Necesitamos, debemos tener, cristianos que vayan a compartir el evangelio con sus prójimos. Hay algunos, pero no suficientes”.

Además de tener que levantar nuevos evangelistas dentro de las filas, Stetzer dijo que los bautistas del sur también tienen que mejorar la forma en que participan de la cultura.

“Me gustaría que la Bautista del Sur recuperara su pasión histórica por el evangelismo pero hacerlo de manera apropiada para la cultura en la que nos encontramos en la actualidad”, dijo Stetzer, bromeando que “si los 50 vuelven, muchas de las iglesias Bautistas del Sur se saldrían.”

“El problema es que el evangelio no es de los años 50 y el evangelio debe ser proclamado en el nuevo milenio”, continuó. “Creo que si los bautistas del sur podrían y deberían volver a las raíces de la pasión Evangelística, eso sería una ventaja. Si se quedan atascados en las expresiones culturales del pasado, es un punto negativo.”

El grupo de trabajo atribuye los números decrecientes de la denominación a cinco problemas periféricos : Pastores abrumados con la operación de la iglesia en el día a día, los ministerios descuidando una evangelización personal coherente, insuficiente atención en discipular a los miembros de la iglesia para evangelizar intencionalmente, ministerios ineficaces de jóvenes y adultos jóvenes en “ganar y discipular a la próxima generación para seguir a Cristo”, y no medir el éxito en términos de la obtención de nuevos cristianos.

Para remediar estos problemas y la disminución del número, el grupo de trabajo hizo cinco sugerencias: Orar por el despertar espiritual, el modelado pastoral de evangelización personal, la creación de una cultura de hacer discípulos en las iglesias que llevan miembros de la iglesia para compartir el evangelio entre sí mismos, equipando los padres y líderes de la iglesia enseñar con mayor eficacia la juventud, y la celebración de más contundente del bautismo.

Stetzer señala la ironía presente en la comunidad cristiana de hoy. “Hay una gran cantidad de evangélicos, pero no hay una gran cantidad de evangelismo y eso es un problema”, dijo.

Fuente: Christian Post

29 May '14

Deja un comentario

*