NIÑO SECUESTRADO ES LIBERADO POR CANTAR CONSTANTEMENTE A DIOS

El poder de Dios es indudable. Eso es lo que debió pensar el pequeño Willie Myrick, un estadounidense de tan solo diez años, después de que el desalmado que le secuestró frente a su casa le dejara libre por cantar una y otra vez durante más de tres horas una popular canción de góspel, según ha explicado el «Daily Mirror» en su versión en línea.

Todo ocurrió mientras Willie se hallaba frente a su casa, en Atlanta (Georgia). No pasaba el mediodía cuando un desconocido le obligó a entrar en un coche y se marchó con él. Acababa de ser secuestrado. Al parecer, el raptor era un hombre joven que, durante varios días, había estudiado la rutina de la familia para poder capturar al pequeño sin oposición. Como en la más típica película norteamericana, su objetivo no era otro que el dinero.

No obstante, con lo que no contaba el secuestrador era con que Willie, asustado, iba a cantar una y otra vez una canción góspel pidiendo al señor que le protegiera. Las alabanzas del niño se repitieron durante más de tres horas y finalmente terminaron por abrumar al secuestrador, que decidió desistir de su objetivo y dejar al niño de nuevo en su casa pidiéndole que no contara lo sucedido. «Simplemente abrió la puerta y me echó», explica el protagonista. Ahora en su iglesia todos dan las gracias a Dios por evitar un mal mayor bajo el grito constante de ¡Aleluya!

Fuente: Daily Mirror/Gaceta Cristiana

24 Abr '14

Deja un comentario

*