PAUL McCARTNEY Y LA GRACIA DE DIOS

– Por Esteban Larrosa – La multiforme experiencia religiosa del genio de Liverpool muestra cuál es el espíritu de la época en que vivimos. Mientras que su madre fue católica romana y lo bautizó en esta iglesia, su padre fue miembro de una iglesia protestante que luego abandonó asumiendo una postura agnóstica. El ambiente en que se movieron los Beatles acentuó el agnosticismo de Paul, aunque durante un par de años, los 4 muchachos coquetearon con el hinduismo, la reencarnación y la práctica del yoga, cosas que mantuvo de manera ecléctica en varias de sus producciones artísticas posteriores. No podemos olvidarnos de sus recorridos por la cultura hippy, la sicodelia, la experimentación con las drogas y la liberación sexual que eran expresiones de la búsqueda espiritual de la época.

Luego de la ruptura de la legendaria banda y de haber pedido la bendición sobre su matrimonio en una iglesia anglicana Paul desarrolló una vivencia espiritual secularizada. Su esposa lo introdujo en el vegetarianismo el cual sigue practicando y del que es un promotor hasta el día de hoy, adhiriendo a causas en defensa de los derechos de los animales. Sin embargo, en tiempos de incertidumbre y extrema necesidad, como en el nacimiento de su primera hija y luego ante la enfermedad de cáncer de Linda, reconoció que oró y que si bien no se considera religioso, sí se define como alguien “muy espiritual”. Más tarde y siendo espectador del ataque terrorista del 11 de Septiembre, en Nueva York, compone una canción llamada “Freedom” en la que afirma que vivir una vida en libertad es un derecho otorgado por Dios. Y finalmente con su tercer esposa (Nancy Shevell), visitó una sinagoga, respetando la tradición judía de su familia, a la que también pertenecía su primera esposa.

A pesar de este complejo recorrido espiritual que expresa en muchos de sus trabajos anteriores, McCartney escribió en su disco más reciente (New) una canción titulada “Everybody out there”. En ella nos habla que a los 71 años todavía se encuentra buscando respuestas y sentido espiritual para su vida. En su estribillo encontramos que dice:

There, but for the Grace of God, go you and I
We´re the brightest objects in the sky
There, but for the Grace of God, go you and I
Do some good before you say goodbye.

Esta primera línea: “There, but for the Grace of God, go you and I” es una adaptación de una frase popular en Inglaterra que se le asigna originalmente a John Bradford, un predicador protestante que vivió entre 1510 y 1555. Encarcelado en la Torre de Londres, debido a la persecución religiosa del momento, vio a través de la ventana a un grupo de prisioneros siendo dirigidos al lugar de ejecución de la pena capital. Dicen que al ver esto exclamó: “There, but for the grace of God, goes John Bradford”, o sea: “Allí, si no fuera por la gracia de Dios, va John Bradford” otra traducción lo pone así: “De no ser por la gracia de Dios allí estaría John Bradford”. Más tarde, tras su profética frase el predicador terminaría en la hoguera. La cultura popular conmocionada por su muerte adaptó el dicho que sobrevive al día de hoy: “There, but for the grace of God, go I”, queriendo decir que “allí, si no fuera por la gracia de Dios, voy yo” o “De no ser por la gracia de Dios allí estaría yo”. Según el Diccionario de modismos de la Universidad de Cambridge, la frase expresa que al ver una situación desgraciada que le ha sucedido a otra persona exclamamos con cierta resignación que lo mismo podría habernos ocurrido a nosotros.

Si bien McCartney resalta que “somos los objetos más brillantes” de la creación, reconoce –al estar viviendo la tercera edad– que no hemos alcanzado el mundo ideal que él buscaba en su adolescencia. Al mismo tiempo, mientras nos vamos salvando de que alguna desgracia nos suceda, nos invita a marcar una diferencia en el mundo realizando “algo bueno antes de decir adiós”, porque el dice saber cómo se siente cuando no se ha “conseguido una vida” o “un amigo”.

Pero “la gracia de Dios”, a la que recurre el secularizado modismo inglés y que recoge el virtuoso músico británico es algo mucho más profundo. Esta mirada fatalista de la vida necesita de la verdadera gracia de Dios como respuesta. No como algo que nos va a liberar del sufrimiento, el dolor y la muerte que existe en esta vida, sino que es el rescate que necesitamos para enfrentar la dramática separación de Dios y la falta de un sentido trascendente para nuestras existencias. El Apóstol Pablo le señalaba a los cristianos de la ciudad de Éfeso que la respuesta de Dios al problema endémico del pecado que poseemos los humanos no se encuentra en ningún esfuerzo humano, reflejado en cualquier obra de bien que nos dediquemos a realizar durante nuestros años en la Tierra, sino en el regalo inmerecido que Él nos hace. Dicho de otra manera, es el favor de Dios para con nosotros en la persona de Jesucristo, quien vino al mundo a pagar el sangriento precio de nuestra desobediencia y rebelión contra el creador. Solamente cuando entendamos y sobre todo experimentemos esta urgente necesidad de gracia divina aplicada a nuestra existencia es que podremos enfrentar todas las situaciones, construyendo un sentido de la vida en medio de sus dolorosas contradicciones, y aferrándonos a la esperanza de la redención final cuando la muerte y el mal sean erradicados por Jesucristo en su regreso victorioso. A raíz de esta experiencia de la gracia de Dios podremos salir al mundo y hacer el bien como testimonio de una vida que recibió todo sin merecer nada.

A pesar de esta verdad teológica fundamental, para que Paul McCartney y toda nuestra secularizada generación que busca en muchísimas fuentes el agua que sacie su sed de “la gracia de Dios”, los cristianos deberíamos dejar todo el ritualismo, legalismo y sequedad de una religión vacía (de la cual Paul y los otros Beatles huyeron en su momento) para convertirnos en modelos de carne y hueso del estilo de vida de Jesús quien vino al mundo para encarnar el amor de Dios para todos los hombres.

Quiera Dios que el ex Beatles, usted y yo experimentemos diariamente esa maravillosa gracia en nuestras vidas.

Esteban Larrosa es Director de RTM Uruguay

Tomado con permiso de la página de RTM Uruguay

19 Nov '13

Hay 8 Comentarios.

  1. alicia
    10:29 am Noviembre 22, 2013

    MCCARTNEY ES SOLAMENTE UN MÚSICO, NO LO HAGAN UN DEMONIO DE VARIAS RELIGIONES. EL ES UN SER TAN ESPIRITUAL COMO CUALQUIERA DE NOSOTROS. LA GRACIA DE DIOS NO LA ENTIENDEN TODOS, NI SIQUIERA LA CONOCEN. PAUL ES CATÓLICO, NO CREE EN LA IGLESIA, Y ESO NO LO HACE UN MONSTRUO. MUCHOS DEJARON DE CREER EN LA IGLESIA.

  2. No me gustan los religiosos
    11:47 am Noviembre 24, 2013

    Interesante, pero la mirada fatalista de la vida está en los cristianos también. La gracia de la que habla el autor no la muestran al mundo los “cristianos” de las igesias que ustedes promocionan. Los protestantes se caracterizan por su tosudo cierre a todo lo que viene de afuera, incluso del secularismo inglés que el autor menciona. Son seres que proclaman perfección pero apestan como cualquier otro ser humano que concozca.
    Nadie necesita que ustedes nos muestren lo perfecto de Dios. Yo creo que así es, pero no puedo creer en pastores y curas (por igual) que se autodefinen mediadores, porque si bien los protestantes dicen que el único mediador es Cristo, no lo practican de esa manera. El liderazgo que tienen se encarga de darle a los “comúnes” todo digerido. Esto esta mal, aquello está bien. Y ni hablemos de la literatura cristiana. Hace poco estuve en una de sus librerías…. sin palabras. “Ritualismo, legalismo y sequedad”… eso lo vi en muchos de estos “lideres”. En cuanto a Sir Paul, bien sabido es que su religión es la música y los derechos de los animales… cada quien elige su religión. El cree, estoy seguro, en Dios. No es válido decir que su madre era católica y su padre protestante y que blabla. Todos cuestionamos en algun momento de la vida lo que nuestros padres nos enseñan, eso les paso a los 4 de Liverpool. La religión es y será el opio del mundo. No me cabe duda alguna, y eso incluye a las iglesias terrenales y humanas. Dios está muy lejos de toda esta parafernaria vida de excesos y lujos que llevan adelante las diferente creencias. Viven como ricos, pero sepan que mueren en la más absoluta pobreza.

  3. Esteban Larrosa
    7:32 am Noviembre 26, 2013

    Estimada Alicia: Gracias por tu comentario. Capaz que no me expliqué bien en el artículo, pero lo volví a leer y creo que no demonicé en ningún momento a McCartney como tu dices, más bien me remití a describir el periplo religioso que ha desarrollado en búsqueda de su camino de fe. Es uno de los músicos que más sigo atentamente desde mi adolescencia. Mi primer disco de vinilo que compré fue de Paul.
    Es por lo que vos decís que todos necesitamos, y te vuelvo a reiterar lo que escribí, necesitamos conocer y sobre todo experimentar la gracia de Dios para que nuestra vida adquiera otro sentido. Solo ella nos puede dar otra dimensión en la vida.
    Gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar el artículo.
    Esteban

  4. Esteban Larrosa
    7:46 am Noviembre 26, 2013

    Estimado “No me gustan los religiosos”, gracias por tu comentario. Es interesante, a pesar de tu particular nombre, que estás comentando en un sitio web “religioso” y te has tomado la molestia de leer un artículo netamente “religioso” y de interpretación de la realidad que parte desde la cosmovisión cristiana.
    Tu primer párrafo demuestra perfectamente el grado de corrupción en la vida del ser humano que produce el pecado y al que TODOS estamos expuestos. Es verdad el efecto del pecado en el ser humano, en todos nosotros, “apesta”.
    Por otro lado, a mí tampoco me gusta que me den todo digerido, y no acepto de ojos cerrados lo que se predica desde los púlpitos de nuestras iglesias, sino que lo evalúo en base a lo que dice Dios en La Biblia.
    Lo de las librerías cristianas y los libros que venden, también tengo mis reservas de muchos autores pseudocristianos que no deberían promocionarse y venderse como tales, es verdad.
    No entiendo por qué no es válido describir el camino espiritual de una persona. Al contrario, creo que nos muestra la búsqueda de alguien que reconoce luego de todo ese recorrido que todavía está buscando encontrar la ruta a una verdadera relación con Dios. Y como escribía al comienzo, McCartney, como personaje público que es, refleja la búqueda de nuestra generación. No es una crítica, es solo una descripción, un hecho de la realidad.
    Por otro lado, es cierto que hay quienes viven de esa manera lujosa y llena de excesos usando a la gente y su necesidad de creer en algo para enriquecerse indebidamente. Son visibles y exhiben impúdicamente su vida corrupta. Sin embargo, conozco muchísimos cristianos, que viven queriendo cada día seguir el ejemplo de Jesucristo y haciendo bien al prójimo como consecuencia de la gracia de Dios aplicada libremente en sus vidas, pero que no hacen nada para mostrarlo, sino que silenciosamente son luminarias en su entorno. Corruptos hay en todas las expresiones de la vida humana: la medicina, el mundo jurídico, económico, el comercio y también en la vida religiosa. Pero nunca debemos evaluar a todos a partir de los casos excepcionales. Si, hacen mucho ruido, pero no representan a todos los demás que viven y viven honestamente su fe.
    Bueno, se hizo largo este comentario.
    Gracias por tu interés.
    Esteban Larrosa

  5. No me gustan los religiosos
    9:27 pm Noviembre 26, 2013

    Puede ser que haya cristianos que quieran seguir cada día el ejemplo de Cristo, no lo se. Lo que si se es que nunca he conocido ninguno.
    Lo de que corruptos hay en todas las expresiones de la vida es cierto, como cierto es que los cristianos están en cada una de esas expresiones también. Cuantifico mayorías.
    Me tomo el trabajo de leer muchos blogs, cristianos y de los otros, porque me interesa conocer cómo piensan y demás. A este vuelvo generalmente porque no parece tener una línea obtusa y decadente como otros. Permite expresarse a todos, aunque muchas veces sean críticas duras.
    No creo, y otra vez digo, no creo en los humanos haciendo bien a otros solamente porque si, porque quieren hacerlo por amor al prójimo. La vida me ha mostrado que tarde o temprano quieren cobrarte los favores.
    Veo que es usted muy abierto, cosa que si me sorprendió, además de reconocer las miserias humanas que no son extrañas a su Fe.

    Reciba mis saludos.

  6. Lidia
    7:33 am Noviembre 29, 2013

    Hola a todos!!! I love McCartney pero no creo que su mensaje tenga algo que ver con lo que dice esta nota. Leí mucho sobre la vida de Paul y los Beatles. Eran 4 chicos que querían ser famosos y no creo que hayan tenido tantos excesos como se dijo acá. Basta ver la vida de Sir Paul McCartney. No se puede creer que tenga la edad que tiene!!! si hubiera abusado de droga, alcohol, sexo, etc…, estaría destruido y no es su caso. Veo que los cristianos siempre quieren hablar de Dios y esta gente. Cada quien cree lo que bien le venga en gana, cada quien decide. La gracia de la que habla este autor no la conozco. No se si es buena, supongamos que si, pero nadie never ever me la mostró o me dijo es ‘asi’ o mucho peor que esto es que me han hablado de Dios alguna vez en los lugares menos pensados, pero tan solo escucharlos me hizo pensar -ok, cuando vas a decirme realmente algo que de veras me hable del dios que me quieres imponer???

    Los curas, pastores y todo título que se pongan, como dijo alguien en este blog (copio parte de su comentario):

    “La religión es y será el opio del mundo. No me cabe duda alguna, y eso incluye a las iglesias terrenales y humanas. Dios está muy lejos de toda esta parafernaria vida de excesos y lujos que llevan adelante las diferente creencias. Viven como ricos, pero sepan que mueren en la más absoluta pobreza.”

    TOTALMENTE DE ACUERDO!!! y quisiera saber como es la vida de los que escriben y tienen este tipo de páginas……………………quien los mantiene???

  7. Lidia: Leí nuevamente el artículo y no veo en ningún lado que haya afirmado que McCartney y sus compañeros en The Beatles vivieran con “tantos excesos” como tu afirmas. Sí escribí y dice arriba que “experimentaron”, lo cual es diferente.

    Por otro lado, son muy interesantes tus afirmaciones sobre el concepto bíblico de “la gracia de Dios” y tus vivencias respecto a la fe. Lamento mucho si nos has encontrado a nadie en tu camino que viva reflejando ese regalo y favor de Dios en su vida cotidiana. Sin embargo, tu puedes vivenciarla sin necesidad de nadie que te haga de intermediario. La búsqueda de Dios no es tan complicada y está en la persona de Jesucristo. En él está encarnada toda la gracia y favor de Dios para nosotros. Esto no te lo puede imponer nadie y es tu propia elección.

    Es verdad “la religión es el opio de los pueblos” pero la fe viva y real en Jesucristo es la que puede marcar la diferencia en tu vida. También es verdad, Dios está por fuera de toda esa “parafernaria vida de excesos y lujos” que describes y te resultan repulsivas. Pero si de verdad quieres encontrar a Dios, debes dejar todo eso de lado e ir directamente a él, sin excusarte con los malos ejemplos que abundan en todos lados.

    Los que escribimos aquí, trabajamos, estudiamos y tenemos nuestras familias como cualquier otro ciudadano de a pie en nuestra Latinoamerica. Somos empleados y de ello ganamos nuestro salario. Me imagino que es tu caso también, que cada día te esfuerzas por cumplir lo que tienes en tu mano para hacer.

  8. Otra Maria
    10:26 pm Diciembre 14, 2013

    este ex beatle tiene mas dinero!!!!!!!!! no pueden defenderlo como si fuera la gran cosa. a este la gracia no le llega porque esta envuelto en plata. esa es su gracia

Deja un comentario

*