AROMAS DE HOGAR

Cuántas veces les ha pasado que al sentir un aroma determinado viene a su memoria un lugar, una persona, una
situación?, verdad que les ha pasado?, esto sucede pues en nuestro inconsciente se nos fijan recuerdos, buenos o
no, de circunstancias que nos ocurrieron a lo largo de nuestras vidas, muchas veces esos momentos fueron vividos en la niñez.
Es en la niñez donde se va forjando nuestro carácter y personalidad, es en esa época de nuestras vidas dónde mas se fijan estos recuerdos y asociaciones.
Pero no solo en la niñez pasa esto, en todas las etapas de nuestra vida realizamos asociaciones inconscientes de aromas y situaciones.

Personalmente, cuando siento el aroma del limón viene a mi memoria la casa de mi abuela paterna. Siendo yo pequeña, recuerdo que entraba a su casa y en la gran
mesa del comedor, o sobre la heladera tenía una frutera con limones. El aroma específico es del limón fresco, pero que está al natural.
Es un hermoso recuerdo, que me lleva a recordar a mi abuela, tan dulce y serena, irradiando paz. Pero a veces hay otros aromas que lamentablemente no traen esos dulces recuerdos.
Hay aromas que recuerdan miserias, violencia, vicios, hambre, abandono y tantas cosas que pudiera describir,
que no son asociaciones afortunadas.

Mi pregunta ahora es: qué aroma está despidiendo nuestro hogar, nuestra vida?, somos olor fragante delante de DIOS y de las personas?
Estamos colaborando para que la vida de nuestros niños y de los niños en general, tenga esa asociación de aromas con recuerdos hermosos y felices?, nuestros adolescentes
desean volver a nuestro hogar, cada jornada, pues allí se sienten a gusto? y si demoran un poco a llegar, extrañan el aroma de nuestro hogar?
Sabemos, nosotros mismos, distinguir entre el aroma fragante de la verdadera libertad y de la vida abundante y el aroma de la esclavitud de una vida llena de vicios y
desenfrenos?

Podemos percibir con claridad la diferencia entre el aroma de la vida y de la muerte?
Los invito a prestar especial atención a esto, al aroma que despiden nuestras vidas, nuestros actos, nuestro hogar, para poder dejar hermosas impresiones en los demás, que
los animen, que les den esperanza. Primeramente en nuestro entorno inmediato y después entre todos aquellos con quienes nos relacionamos diariamente.

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal

19 Nov '13

Deja un comentario

*