PRIMAVERA ÁRABE EN MEDIO ORIENTE

La primavera árabe ha demostrado ser mortal para los cristianos de todo Medio Oriente. Muchos de los líderes derrocados en países como Libia, Yemen y Egipto, habían mantenido a los grupos islamistas radicales en jaque.

Ahora, en lugar de la democracia, el rostro de esta región es una mayor opresión causada por la batalla de los musulmanes fundamentalistas en su lucha por el poder.

Los cristianos sirios han apoyado al régimen de Assad, ya que ha protegido a las minorías religiosas en los últimos años, pero esos días pueden estar llegando a su fin.
Muchos analistas creen que a medida que se debilita el régimen, en realidad se fortalecen los islamistas radicales. En las llamadas zonas liberadas de Siria en el norte y en otros lugares, se está la imponiendo la ley islámica. Eso es lo que pasó en Egipto, cuando la Hermandad Musulmana tomó el control del gobierno.

Y a pesar de que la intervención del ejército egipcio ha debilitado a la agrupación, los partidarios del derrocado presidente islamista Mohamed Morsi, todavía causan estragos en contra de los cristianos en el sur.

Shaak Sadek Shenouda, es un guardia de seguridad en una iglesia anglicana, él dijo que cientos de miembros de la Hermandad Musulmana cargando armas rodearon el edificio. “La iglesia estaba rodeada por todos los costados y la gente que rodeaba la iglesia estaba armada”, explicó Shenouda. “No podían ser menos de mil, totalmente alrededor de la iglesia, portando armas”.

En la ciudad cristiana de Dalga, los partidarios de Morsi destruyeron un monasterio y sus hermosas puertas antiguas y quemaron otras iglesias cercanas. “Todavía no tenemos una iglesia donde orar”, dijo el activista cristiano Adel Shafiq. “Todavía estamos tratando de limpiarlas. Tenemos cuatro iglesias en la zona y no podemos orar en ninguna de ellas”, mencionó.

En Dalga, la Hermandad Musulmana ha comenzado a imponer un impuesto a los cristianos. Le llaman “impuesto jizya”.
Según el colaborador de CBN, reportero, escritor y traductor Raymond Ibrahim, el jizya es el dinero o tributo “que los conquistados no musulmanes han tenido que pagar históricamente a sus amos islámicos como señal de sumisión voluntaria y muestra de humillación para proteger sus vidas”.

Esto ya comenzó a suceder en Siria luego de que las tropas rebeldes tomaran el control de la ciudad cristiana más antigua del mundo, Maalula. Los testigos dicen que a los propietarios de una tienda cristiana les dieron tres opciones: pagar $70.000 como impuesto jizya, convertirse al Islam o morir.

Rebeldes sirios están luchando en la actualidad en las afueras de Maalula. Informes recientes indican que tres cristianos fueron asesinados al intentar huir de la violencia.

Fuente: Mundo Cristianotv/ Editado por Iglesia En Marcha.Net

13 Sep '13

Deja un comentario

*