INGLATERRA – TRES PASTORES SE DECLARAN GAY

El debate en torno a una ley de matrimonio entre personas del mismo sexo reaparece por momentos según el ritmo político de cada país. En los últimos meses ha sido el turno de Inglaterra, donde la discusión social es liderada por el primer ministro, David Cameron. Tres pastores evangélicos han dicho al respecto haber “salido del armario”, según declaraciones a la revista cristiana más leída del país, intentando reivindicar que su orientación homosexual no resta a su confianza plena en el Dios de la Biblia y en la visión del matrimonio que esta presenta, como la unión de un hombre y una mujer.

Sean Doherty, Sam Allberry y Ed Shaw son cristianos, conocen en profundidad la Biblia y lideran iglesias locales en Londres, Maidenhead y Bristol, respectivamente. El debate sobre la Ley del Matrimonio Homosexual en Inglaterra lo viven muy de cerca y por un motivo especial, ya que además de su fe en Dios y su identidad evangélica, los tres hombres comparten un rasgo que ahora han decidido hacer público: su atracción sexual hacia otros hombres.

Los tres pastores explicaron su posición en un artículo de la edición de agosto de la revista “Christianity”. El título es “Una forma diferente de salir del armario” (“A different kind of coming out”) . Este gesto valiente ante el público general y muy concretamente ante sus propias congregaciones ha sido también un golpe de efecto. Afirman que su tendencia homosexual no afecta para nada su visión bíblica del matrimonio y que su identidad en Cristo está por encima de sus sentimientos.

Los tres líderes reconocen ser buenos amigos y han creado, junto a otros hombres con posición similar, un grupo de apoyo donde hablar abiertamente sobre cómo llevan su responsabilidad eclesial y su vida personal. “Estamos tentados a decir que nos encontramos en un bunker subterráneo en una localización no revelada”, dicen irónicamente.

Se describen como célibes, Allberry y Shaw son solteros, también dicen ser post-gay. Doherty, pr su parte, está casado y tiene tres hijos, luego de enamorarse de Gaby, su actual esposa.
Han decidido marcar una posición propia, aunque sabían que sería contracultural. Se trataba de mostrar que no todos los cristianos con orientación homosexual pasan automáticamente a reinterpretar la Biblia desde una perspectiva liberal. De hecho creen que lo que dice la Biblia bre la práctica heterosexual y homosexual es “innegociable”. Por ello están preparando un proyecto web que se llamará “Living out”, con el ésperan animar a otros cristianos con orientación homosexual a vivir su fe cristiana sin renunciar al evangelio.

Alberry dijo: “Sigo oyendo comentarios sobre cómo los evangélicos son antigay y a la vez oigo a amigos evangélicos que están empezando a desviarse del evangelio en este tema”, “Pero nosotros podemos hablar desde una perspectiva personal sobre qué significa vivir con esta cuestión. Desde mi propia experiencia, quiero decir que Dios es bueno y que su Palabra también lo es. No siempre es fácil, pero la Palabra es buena”.

Siendo adolescente, Allberry se encontró con dos nuevas identidades. Por un lado, se convirtió al evangelio de Jesús y por otro descubrió su orientación homosexual. Para él fue clave escuchar a un predicador que recordó que “todos somos pecadores en lo sexual. Habrá algunos que experimenten atracción homosexual… y si este eres tú, no estás solo”. Escuchar eso siendo muy joven, recuerda, marcó “un punto de inflexión” en su vida.

El año pasado, Vaughan Roberts, un conocido teólogo evangélico británico, autor de varios libros, también expresaba públicamente su tendencia homosexual en una entrevista publicada en “Evangelicals Now” . Para Allberry leer su testimonio fue una motivación extra para pronunciarse también y animar así a otros cristianos que se encuentran en una situación parecida.

La sociedad y especialmente los medios, describirían a Allberry como un individuo reprimido que suprime su identidad sexual. Él, sin embargo, recuerda que “todos somos seres humanos caídos. No voy a asumir que mis sentimientos sean una guía totalmente confiable para vivir la mejor vida. Si comiera todo lo que siento que debería comer, aún estaría mucho más fuera de forma de lo que ya estoy”.

Aunque tenga autoridad sobre este tema por estar viviéndolo en primera persona, Allberry procura ser sensible cuando habla con otras personas con tendencia homosexual: “No digo que para convertirse en un cristiano uno haya de dejar primero una relación homosexual en la que esté. Pero no quiero esconder nada en la letra pequeña”. En sus conversaciones, quiere ser “real sobre la enseñanza de Cristo en cuanto a la ética sexual. No puedo decir que este es un tema secundario, porque la Biblia habla de ello con una voz muy clara. Parte del llamado de Jesús es a que cada uno de nosotros deje nuestra propia versión de nosotros mismos y tomemos nuestra cruz y le sigamos”.

Reconocer debilidades

La sexualidad no se expresa sólo con relaciones sexuales. “También indicamos nuestro amor hacia personas con las que no tenemos sexo. Soy un hombre con una sexualidad masculina celebrada, no reprimida, mediante mi celibato”.
Pero pese a tenerlo claro, Allberry no tiene inconveniente en reconocer sus momentos de debilidad. Su problema principal está en la “sobredependencia” emocional de otras personas, explica. “Un muy buen amigo hombre puede convertirse en un tipo de “amigo-mesías”. He tenido que aprender por el camino duro dónde poner los límites cuando las amistades se han convertido en un poco demasiado intensas”.
Para él, saber que nunca vivirá la experiencia del matrimonio ha sido algo difícil de aceptar. No envidia a amigos que están en relaciones homosexuales, pero sí “hay una parte de mí a la que le gustaría ser un marido y un padre. Conozco muy de cerca algunas familias y puedo ver lo bueno de la vida familiar. Pero en otros momentos también te das cuenta que no todo son paseos por el parque”.

Cuando Allberry explicó públicamente a los miembros de su iglesia su situación personal, la reacción fue de apoyo total. “Las personas casi se pisaban entre sí para venir a expresarme su deseo de apoyarme y orar por mi”. Nada cambió realmente en su congregación. Sam seguía siendo Sam.

Ed Shaw creció en una iglesia evangélica y agradece que allí siempre se hablara claro sobre la perspectiva de Dios en cuanto a la sexualidad. “En mi mente nuna fue  un opcion el buscar una relación homosexual. Aunque la experiencia ha sido muy dura, no ha sido difícil reconciliarlo con mi fe. Una de las mejores cosas que recibí de mis padres fue la comprensión de que la vida cristiana a menudo es dura y que Dios usa el sufrimiento para acabar haciéndonos más parecidos a Él”, explica Shaw.

También él vive una lucha constante, reconoce. Pero cree que “es la misma que tienen la mayoría de hombres heterosexuales: la que tiene que ver con las fantasías sexuales. Allí es dónde está mi campo de batalla”.

Ser un líder de iglesia y haber reconocido su orientación homosexual tiene complicaciones y puede generar desconfianza en algunas personas. Pero Ed explica que también provoca el efecto contrario: “La gente tiene esta sensación de que yo sería una buena persona con la que pueden hablar, pensando “la vida de Ed no debe ser sencilla, así que seguro que entenderá mi problema”, comenta con cierta ironía.

Hablando del celibato, y aplicándolo también a personas con orientación heterosexual sin pareja aunque la desearían, Shaw sí tiene una queja clara. “Uno de los errores de la sociedad es la creencia de que intimidad es igual a sexo y que por ello la Biblia nos está pidiendo renunciar a relaciones íntimas para llevar vidas tristes y solitarias. Eso no es verdad. La Biblia ve las amistades como una relación increíblemente íntima. Y yo tengo una capacidad más grande de tener relaciones profundas con muchas personas que la que tienen mis amigos casados”.

El caso de Doherty choca especialmente por tratarse de un hombre con orientación homosexual pero casado con una mujer. En un momento dado se enamoró de una buena amiga que le apoyó durante tiempo.

“No hablo de mi mismo como un “exgay”, sino que prefiero el término “postgay”, explica. “Escoges alejarte de la etiqueta “gay” totalmente, porque se ha identificado con un estilo de vida concreto. Yo claramente he experimentado algunos cambios en mis emociones y me siento atraído hacia mi mujer. Pero definitivamente no es una reorientación de 180 grados. Cada uno de nosotros seguiremos teniendo deseos y emociones que no están bien, hasta que Jesús vuelva”.

La pregunta que surge automáticamente es: ¿Qué piensa su mujer sobre el hecho de que su orientación sigue sin ser totalmente heterosexual? “En un sentido no le importa para nada. En parte porque es capaz de estar en paz con ello. Pero todas las personas casadas experimentan atracción hacia otras personas con las que no están casadas. No hay nada inherentemente peor en que este tipo de atracción peligrosa sea hacia una persona del mismo sexo en lugar de hacia una persona del sexo opuesto”.

Debate
El debate alrededor del matrimonio homosexual ha sido central en los medios de comunicación británicos en estos últimos meses. Los cristianos, especialmente los evangélicos, han sido descalificados a menudo como una minoría arraigada en el pasado e intolerante (se ha usado a menudo el calificativo despectivo “biggotted” para los que se oponen a la redefinición del matrimonio).

El debate dentro del entorno evangélico, que siempre ha estado allí, también ha crecido a pasos agigantados. Al norte, la Asamblea de la Curch of Scotland aprobaba en mayo que los reverendos homosexuales pudieran practicar relaciones gays sin necesidad de renunciar al liderazgo de sus parroquias, una decisión que recibió la contestación clara de las iglesias de teología conservadora, muchas de las cuales se plantean dejar la denominación principal de Escocia.

Algunos pastores evangélicos muy populares también han salido al paso para oponerse a la visión bíblica hasta ahora generalizada.

Steve Chalke, líder del movimiento “Oasis” sorprendía en enero con un comunicado y un video en el que anunciaba que había cambiado su enfoque teológico sobre el matrimonio y que a partir de aquel momento promocionaría el matrimonio homosexual , para mostrar la “inclusión” que los creyentes deberían adoptar por “el amor de Jesús por todas las personas, no sólo las heterosexuales”.

La confesión pública de Doherty, Shaw y Allberry, llevará con toda seguridad a que más líderes cristianos con orientación homosexual den una paso al frente para defender la postura bíblica, haciendo valer la idea de que la identidad que da una relación con Dios supera el valor de otras identidades, incluida la sexual.

Fuente: Agencias/ Editado por Iglesia En Marcha.Net

2 Sep '13

Hay 2 Comentarios.

  1. Yair
    10:20 pm septiembre 5, 2013

    QUE?? ESTO NO ES DE VERDAD NO? NADIE PUEDE DECIR QUE CON ESOS PENSAMIENTOS NO PECA………… MUY RARA ESTA NOTICIA, PERTURBADORA…. AHORA LE DAMOS A LOS GAY LA OPORTUNIDAD DE DECIR QUE SU ELECCION ESTA BIEN SI ES QUE NO SE RELACIONAN CON OTROS HOMBRES? ALGUN PASTOR PODRA EXPLICARME SI ESTO ES CORRECTO, PORQUE YA NO SE QUE PENSAR. SON GAY!!!! Y SON PASTORES???

    GRACIAS!!!!

  2. Carlos
    5:31 pm septiembre 11, 2013

    Tranquilo Yair , recuerda que dice Jesus , ” cielo y tierra pasaran pero mi Palabra no pasara ” , estos hechos son simplemente el cumplimiento de la Palabra de Dios . Jesús dice que su venida sera como en los tiempos de Sodoma y Gomorra y los miembros de las iglesia que apoyan estas cosas son como dice Pablo : .. amontonaran maestros conforme a sus propias concuspiciencias “… un consejo biblico no juzgueis nada antes de tiempo … un mandamiento … sin la paz con todos y sin santidad nadie vera al Señor . Hay muchos hijos de Dios engañados por falta de conocimiento biblico , pero tranquilo el Señor los va a sacar de esos lugares … Yo os escogi … lo que esta en mi mano nadie lo tocara…. Lo que nos resta es orar y buscar al Señor para estar preparados .-

Deja un comentario

*