URUGUAY – PROHIBIRÁN A LOS DELIVERIES LLEVAR ALCOHOL DESPUÉS DE LAS 22 HORAS

El gobierno remitió al Parlamento el proyecto de ley que regulará el mercado de las bebidas alcohólicas imponiendo una serie de limitaciones que en su conjunto buscan bajar los niveles de consumo de la población y retrasar la edad en que los jóvenes empiezan a tomar que hoy lo hacen antes de los 13 años.

Entre los cambios más novedosos, está la eliminación de la embriaguez como atenuante de un delito; se aumentarán los precios de todas las bebidas alcohólicas a través del Impuesto Específico Interno (Imesi), se prohibirán los happy hours, las canillas libre, o el dos por uno, y no se podrá tomar en la vía pública, es decir que se pondrá punto final a las bebidas alcohólicas en la playa, la rambla o en los parques.

De todos modos, sobre este punto, el secretario de la Junta Nacional de Drogas,Julio Calzada comentó a El Observador que pueden determinarse zonas libres, por ejemplo en un playa, donde se permitirá tomar bebidas alcohólicas. “La prohibición es genérica pero las intendencias junto a la nueva institución reguladora pueden acordar espacios públicos habilitados para consumir”, explicó.

El proyecto estructuró además un régimen de licencias que deberán renovarse en forma anual y costarán entre 10 y 50 Unidades Reajustables por año (hoy son entre $ 6.553 y $ 65.553) tanto para los que venden bebidas al público, las distribuidoras así como los lugares de fiestas o de eventos. Eso impactará subiendo los costos de los que alquilen esos lugares para casamientos o cumpleaños de 15. En esos casos, el ofrecimiento de alcohol es sin límite de horario.

Por otro lado, se decidió que los delivery no podrán entregar a domicilio bebidas alcohólicas después de las diez de la noche y hasta las 8 de la mañana y los negocios que tengan licencias no podrán vender alcohol entre las 22 horas y las 8.

Se propone crear la Unidad Reguladora de Bebidas Alcohólicas (URBA) como organismo encargado de la fiscalización; habrá un registro de infractores que puede ser publicado en la prensa y queda terminantemente prohibido la venta de bebidas alcohólicas a menores de 18 años.

El texto del proyecto de ley, publicado ayer por Presidencia de la República, especifica que no se podrá ofrecer bebidas con alcohol en los centros de enseñanza, estadios, centros culturales o en espectáculos musicales, salvo que se desarrollen en predios delimitados que cuenten con autorización para vender alcohol.

La prohibición, pensada para evitar incidentes en eventos deportivos como los partidos de fútbol o basquetbol, podrá extenderse “a la zona de influencia con un radio de 500 metros”. Tampoco se podrá vender dos horas antes y dos horas después del desarrollo de esos eventos.

Adrián Gutierrez, especialista en Derecho Administrativo y socio del estudio Rueda, Abadi, Pereira, señaló a El Observador que la “norma es bienvenida” pero hay aspectos sobre el contralor que serán “de difícil implementación”. Ese estudio trabajó en la redacción del anteproyecto que luego recibió ajustes en la Junta Nacional de Drogas y en el Ministerio de Economía.

Gutierrez dijo además que el texto final habrá que adecuarlo a la liberalización del consumo de marihuana y así como una persona alcoholizada no podrá ingresar a un espectáculo, lo mismo habrá que imponer para uno que llegue drogado.

En otro orden, consideró que el proyecto apunta a cambiar costumbres arraigadas en la población, como tomar en la rambla, por lo que habrá que trabajar bastante en la comunicación. Dijo asimismo que entre los cambios sustanciales está la modificación del Código Penal eliminando al estado de embriaguez como atenuante de un delito.
Hoy si una persona toma en un cumpleaños con amigos para alegrase y al ir manejando atropella y mata a una persona, el estar borracho será un atenuante. De aprobarse  este proyecto, la embriaguez dejará de ser atenuante.

El prosecretario Diego Cánepa comentó al portal de Presidencia que el proyecto “no es un tema puritano en contra del alcohol, sino en contra de una conducta abusiva que ha cambiado el relacionamiento entre las personas y que ha generado impactos en la familia, en la sociedad, en el incremento de la violencia y en el deterioro de muchas pautas de convivencia”, sintetizó. Cánepa recordó que el alcohol junto con el tabaco son las dos drogas más consumidas.

Calzada dijo a El Observador que con el alcohol los problemas que se presentan son los altos niveles de consumo, la baja edad de inicio (12,8 años), la ingesta abusiva y la baja percepción del riesgo que tiene la población.

Para el jerarca los mecanismos de contralor actuales no son “eficaces ni eficientes” por lo que se diseñó un sistema donde la Unidad Reguladora de Bebidas Alcohólicas, tendrá sus propios inspectores que además trabajarán con la estructura ya instalada en las intendencias municipales, el Instituto del Niño y del Adolescente (Inau) y el Ministerio del Interior. El proyecto es enviado al Parlamento luego que Diputados aprobó regular el mercado de la marihuana.

Fuente: El Observador

3 Ago '13

Deja un comentario

*