AUTORIDADES VIETNAMITAS ASEGURAN QUE PASTOR SE SUICIDÓ EN SU CELDA

“Suicidio por descarga eléctrica”, dice la versión oficial de las autoridades de policía vietnamitas, después de realizar una investigación sobre la muerte de Hoang Van Ngai, líder cristiano de la Iglesia Evangélica de Vietnam, fallecido el 17 de marzo, mientras estaba bajo custodia policial en el distrito de Dak Glong, en Vietnam del Sur.

El caso ha agitado durante meses la comunidad vietnamita de Hmong, de mayoría cristiana. La familia de Hoang Van Ngai no cree en la versión del suicidio y piensa que el hombre murió a consecuencia de los golpes recibidos por parte de los funcionarios de la prisión.

Según Hoang Van Pa, hermano mayor de la víctima, Hoang Van Ngai tenía muchos enemigos entre los funcionarios del gobierno, porque había protestado contra los abusos de poder, negándose a pagar sobornos y había defendido enérgicamente su iglesia, cuando las autoridades le habían ordenado cerrarla.

Ngai fue detenido el 15 de marzo junto a su hermano mayor,  su esposa y su cuñada, sin mediar orden de detención.

Luego, cuando ya estaban encarcelados, su hermano escuchó ruidos y gritos que venían de la celda de al lado de la suya, donde estaba su hermano; viendo luego como los guardias se llevaban a su hermano “completamente inerte, como si estuviera muerto, y con marcas moradas en la garganta”. Las fotografías del cadáver de Ngai muestran contusiones severas que no tenía antes de ser detenido. Después de las protestas, las autoridades ordenaron una investigación que confirmó la primera versión proporcionada por la policía de la prisión que hablaba de “descarga eléctrica” como causa de muerte de la víctima.

Christian Solidarity Worldwide ha denunciado que “El hombre parece haber sido puesto en la mirilla por su fe cristiana y su determinación de luchar contra los funcionarios corruptos”, afirmando que el caso pone de manifiesto la violación del “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, incluidas las disposiciones contra la privación arbitraria de la vida (art. 6), la detención arbitraria (artículo 10) y el uso de la tortura o de tratos crueles, inhumanos y degradantes (artículo 7).

CSW, junto con otras organizaciones de derechos humanos, ha pedido “una nueva investigación acompañada de testimonios de otros detenidos y de pruebas fotográficas” para aclarar las circunstancias de la detención, el encarcelamiento y la muerte.

Fuente: Fides/CSW/Entre Cristianos – Editado por Iglesia En Marcha.Net

16 Jun '13

Deja un comentario

*