15 AÑOS DE TRABAJOS FORZADOS PARA CRISTIANO ESTADOUNIDENSE EN COREA DEL NORTE

Un nuevo capítulo en la ya tensa relación entre Corea del Norte y Estados Unidos: el anuncio de la sentencia a 15 años de trabajos forzados contra el estadounidense Kenneth Bae, conocido en Pyongyang como Pae Jun-ho.

Una sentencia de este tipo no es nueva. Todos los casos han tenido algo en común, un giro en la estrategia diplomática del país asiático.

En el pasado, cuando la comunicación ha estado prácticamente rota entre Corea del Norte y Estados Unidos, el gobierno de Pyongyang ha procesado a periodistas, activistas y hasta a un empresario. Todos han sido liberados tras la presencia de un personaje político importante de Washington.

Bill Clinton negoció la liberación de dos periodistas acusadas de entrar ilegalmente a Corea del Norte, y Jimmy Carter ha viajado a la península coreana con la misión de regresar a Washington con otros de sus ciudadanos.

“Si bien el arresto y condena de Pae puede verse como otra relación irritante con Washington, el anuncio podría ser un intento de atraer negociadores estadounidenses -incluso no oficiales- a Pyongyang”, explica la corresponsal de la BBC en la península, Lucy Williamson.

El arresto de Pae se produce después de la tercera prueba nuclear de Corea del Norte.
En 2009, periodistas fueron detenidas y condenadas a 12 años de trabajos forzosos tras el segundo ensayo nuclear.

A Pae se lo acusó de crímenes contra el Estado norcoreano e incluso la prensa local informó que había confesado haber itentado derrocar el gobierno.

Diálogo sin condiciones

Este estadounidense de 44 años fue arrestado en noviembre del año pasado cuando entró a la ciudad portuaria de Rason, una zona económica especial cerca de la frontera con China.
Al parecer es un guía turístico descendiente de coreanos, y la agencia de noticias estadounidense Associated Press informó que sus amigos lo describen como un cristiano devoto.
Activistas surcoreanos aseguran que lo detuvieron por tomar fotos a niños muriéndose de hambre.
“Hacemos un llamado a Corea del Norte para que ponga inmediatamente en libertad a Kenneth Bae por razones humanitarias”, anunció el lunes el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Patrick Ventrell.

Pero lo más seguro es que -según analistas- esto no ocurra hasta tanto no se envíe a un negociador a Pyongyang.
“Esto sería una victoria en la propaganda interna de Corea del Norte y también podría allanar el camino para un diálogo más amplio y oficial de otros asuntos”, afirma la corresponsal Williamson.

Actualmente, la oferta que tiene Corea del Norte de un diálogo con estadounidenses tiene condiciones, que incluye el desmantelamiento de su programa nuclear.
Con la sentencia de Pae Jun-ho, el gobierno norcoreano puede recibir a un político de Washington sin tener que cumplirlas.

Fuente: BBC Mundo

2 May '13

Deja un comentario

*