URUGUAY – 64 MENORES INTERNADOS EN INAU EN UN MES

Un promedio de dos menores por día fueron internados en hogares del INAU con una pena mínima de un año durante el primer mes de aplicación de la ley que sanciona a aquellos adolescentes que cometan delitos graves.

Operadores judiciales consideran que, de seguir esta tendencia, el sistema colapsará antes de fin de año. El INAU replica que se están construyendo plazas para afrontar el impacto que podría provocar el aumento de los menores privados de libertad.

El 1° de febrero comenzó a aplicarse la ley que endurece las penas a menores que cometan delitos violentos como homicidios, rapiñas, copamientos, lesiones graves y tráfico o tenencia de estupefacientes. La norma establece que, en estos casos y a solicitud del fiscal, estos adolescentes no podrán ser internados por un plazo menor al año.

Las estadísticas del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente -organismo que gestiona los hogares de la Colonia Berro y de Montevideo- señalan que, en febrero, 64 menores cometieron delitos graves y, por ello, fueron internados con una pena mínima de privación de libertad de 12 meses.

Las cifras, a las que tuvo acceso El País, muestran que de los 64 adolescentes procesados según la nueva ley en febrero, 47 fueron internados por delitos de rapiña, siete por homicidio, siete por lesiones graves y tres por tenencia y distribución de drogas.

Según los datos del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente, en febrero en todo el país fueron internados 82 menores en hogares con privación de libertad del INAU. De estos, 64 (77%) fueron por delitos graves en el marco de la nueva ley.

Además de esos 64 adolescentes que cometieron delitos graves (homicidios, copamientos, rapiñas y lesiones), otros 15 fueron internados por hurtos; dos por receptación y otros dos por cambios de medidas judiciales. Es decir, se encontraban bajo un programa de libertad asistida y lo incumplieron. De esos 15 internados con penas más suaves, siete tienen menos de 15 años.

Las estadísticas indican que el número de menores primarios internados en los 28 días de febrero representa casi la mitad del total de adolescentes encarcelados en ese mes (38 de 83 procesados). Es decir, más de un menor primario por día fue internado en hogares del INAU por cometer delitos graves o hurtos con algún agravante.

A diferencia del interior donde predominan los hurtos protagonizados por adolescentes, en Montevideo el delito más común es la rapiña.

De los 83 menores internados en febrero, 46 fueron condenados en Montevideo, 18 en Canelones, nueve en Maldonado; seis en Salto y uno en Río Negro, San José, Paysandú y Flores.

CRISIS. El abogado defensor de menores Daniel Sayagués Laso, dijo a El País que los actuales números de internados con penas mínimas superan sus previsiones más pesimistas.

El defensor de oficio recordó que, cuando se aprobó la ley, había estimado que los menores internados con penas mínimas de 12 meses iban a ser en promedio uno por día, pero los datos del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente muestran que, en el primer mes de aplicación de la norma, las internaciones por delitos graves fueron de dos diarias.

Sayagués consideró que el sistema de internación de menores “colapsará” en el mediano plazo porque los menores que antes estaban seis meses encarcelados ahora enfrentarán penas mínimas de 12 meses.

“Creemos que el sistema tendrá a unos 600 menores alojados en julio y unos 800 a fin de año”, dijo Sayagués.

En este momento, en los hogares de la Colonia Berro y de Montevideo se encuentran alojados unos 520 menores.

El presidente del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa), Rubén Villaverde, afirmó a El País que las plazas proyectadas para fin de año en los hogares son 340. “Pensamos que, con ese crecimiento, podremos afrontar el impacto de la ley que endurece penas a aquellos adolescentes que cometen delitos graves”, explicó.

Villaverde indicó que las refacciones en la excárcel de La Tablada, las mejoras del excuartel del Regimiento N° 9, la construcción del hogar Granja y las mejoras de un centro ubicado en Bulevar Artigas y General Flores les permitirá enfrentar dicha suba de internos.

Antes de que esas obras estén listas, la estrategia del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente es instalar cuchetas y camas en todos los espacios posibles, según Villaverde.

“Ningún interno duerme en el suelo. Cada uno tiene su colchón. Ahora estamos construyendo y agregando más camas tras realizar un pedido al departamento de herrería del INAU”, explicó Villaverde.

La utilización de cuchetas en cada rincón posible de los hogares del INAU, llevó a que centros como el Ituzaingó en la Colonia Berro, por ejemplo, aloje en este momento a 72 menores infractores. Hace dos años, ese establecimiento contaba con 38 internos.

Hoy el Centro de Medidas Cautelares (Cemec) tiene 25 internos. Ese centro, en situaciones normales, llegó a alojar a 18 menores.

“Estamos recorriendo centro por centro para tratar de optimizar los espacios”, reiteró Villaverde.

Días atrás, el presidente del Sindicato del INAU, José Lorenzo López, dijo a El País que la sobrepoblación actual de los hogares de privación de libertad “dificulta” el manejo de los internos e “incrementa” los riesgos de los funcionarios.

López afirmó que los trabajadores se encuentran en el “medio del problema” porque si adoptan medidas de cupos e impiden el ingreso de un menor a un hogar repleto corren el riesgo de ser procesados por la Justicia por desacato o el gobierno los amenaza con decretar la esencialidad de servicios.

El País Digital
9 Mar '13

Deja un comentario

*