EL REY HUMILDE

– Escribe Daniel Carro –

Leer Marcos 11:1-11.

Los acontecimientos de la última semana de Jesús, su crucifixión, su muerte y su resurrección, representan un tiempo muy especial para toda la cristiandad.  Sentir la santidad de esta semana así como Cristo la sintió es un desafío espiritual para todo cristiano.

El día de hoy, “Domingo de Ramos”, es el que comienza la “Semana Santa”.  Es uno de los tres días más importantes de la semana excepto por el “Viernes Santo”.  Marcos lo marca relatando lo que sucedió durante el día, y luego “al anochecher” (Marcos 11:11).

Los acontecimientos comienzan con la entrada de Jesús en Jerusalén, un acto a todas luces mesiánico.  El momento es oportuno.  La celebración que se anticipaba en Jerusalén esa semana era la Pascua, la fiesta más importante del pueblo judío.  Pascua en Jerusalén era un tiempo de gran convocatoria.  Todos los judíos varones que vivían cerca de la ciudad tenían que asistir, y muchos que vivían lejos también acudían a las festividades (ver Hechos 2:5-11).  El historiador Josefo refiere que en el tiempo de Jesús vivían unas 250 mil personas en Jerusalén, pero para la Pascua podrían contarse hasta 3 millones.

Además, para los discípulos al menos, Jesús se presentaba como el Mesías, el Rey que restablecería “el reino de nuestro padre David (Marcos 11:10).  Se esperaba un mesías político que, así como Moisés había librado a Israel de Egipto, los libraría a ellos de la esclavitud de Roma.

La entrada de Jesús en Jerusalén, sin embargo, a pesar que algunas Biblias la llaman “la entrada triunfal”, es muy diferente a la de los conquistadores de su tiempo.  Los reyes hacían su entrada en una ciudad en un brioso corcel detrás del cual desfilaban todos sus conquistados.  Jesús es otro tipo de rey.  Entra montado en un burro, un animal que está en las antípodas de la magnificencia y el poder, y que, además, ¡es prestado!  Sus seguidores no vienen detrás sino por delante.  Echan ramas de palmas y mantos como alfombras rojas delante del burro y el que lo monta.  En Jerusalén, “ciudad de paz”, entra Jesús, el rey de paz.

Mateo (21:5) relaciona el significado del evento con la profecía de Zacarías (9:9): “Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”.

 

También agrega Mateo que cuando Jesús entró en Jerusalén “toda la ciudad se conmovió” preguntando: “¿Quién es éste?” (Mateo 21:10) .  Y la gente misma se contestaba: “Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea”.

El evangelista Lucas agrega otro detalle interesante a la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.  Viniendo desde Betania se entra a Jerusalén cruzando el valle de Cidrón, que está frente al Monte de los Olivos.  La vista de Jerusalén desde ese punto es espectacular.  Desde allí parece que uno pudiera estrechar la ciudad entera en un fuerte abrazo.   Cuando llegó cerca de la ciudad, dice Lucas (19:41-42), “al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!”  El rey de paz llega a la ciudad de paz, pero la ciudad de paz no conoce lo que es para su paz.  ¡Qué contradicción!  Y Jesús lloró.

Por esa tremenda “contradicción de pecadores” (Hebreos 12:3) Jesús tuvo que morir.  Su muerte, para hacer la paz, ocurrirá el viernes.  Pero antes de eso otras cosas sucederán.

Marcos termina el día recordando que aquel domingo Jesús “fue al templo, y después de observarlo todo, como ya anochecía, volvió a Betania, con los doce” (Marcos 11:11).  Lo que observó cuidadosamente en el templo un día sería arreglado al día siguiente.  Lo que Jesús vio aquel día no le gustó, pero ya era tarde.  Mañana traería un nuevo desafío.  Por el momento volvió a los suyos, a pasar la noche con sus amigos y sus discípulos, en su querida Betania.

Tomado de ABA

25 Mar '13

Deja un comentario

*