EL DIVINO MAESTRO

– Por Daniel Carro –

Leer Marcos 11:20-13:37.

Los hechos del día de ayer habían sido muy fuertes.  Jesús quedó con la impresión de que debía volver al templo a dar algunas explicaciones, y también enseñanzas.  Como él solía encontrarse con sus discípulos y enseñar en el “atrio de Salomón” (Juan 10:23), decidió ir allí y abrir su alma frente a sus discípulos.

Saliendo de Betania hacia Jerusalén, tuvieron que pasar por donde estaba la higuera el día anterior, mejor dicho, lo que quedaba de la higuera, pues se había secado “desde las raíces” (Marcos 11:20).  Jesús utiliza la oportunidad para enseñar a sus discípulos sobre la fe y la oración.  La señal para los discípulos fue inequívoca: el Señor de la vida tiene poder para dar vida y también para quitarla.

Al entrar en Jerusalén fueron directo al templo.  No se mencionan los mercaderes, pero es de suponer que no estaban ahí hoy.  Los que sí “se le acercaron” (Marcos 11:27) fueron los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos.  Estaban furiosos por lo que había hecho ayer.  Le pidieron explicaciones, le cuestionaron su autoridad: “¿Quién te dio autoridad para hacer estas cosas?” (Marcos 11:28).  Lo que Jesús responde no es lo que ellos quieren escuchar.  Jesús los interpela él mismo y los pone entre la espada y la pared con sus propias preguntas, tanto que ellos, para zafar políticamente, tienen que alegar ignorancia (Marcos 11:33).

Como ellos no quieren responderle, Jesús les cuenta una de las parábolas más iluminadas de su acervo: la de los labradores malvados (Marcos 12:1-12).  Ellos inmediatamente se reconocieron en la parábola.  Los labradores malvados eran ellos (Marcos 12:12).  La moraleja de la parábola es que Dios, el único dueño de la viña que es el mundo, destruirá los labradores malvados y dará su viña a otros labradores que cuiden correctamente de ella y que respeten al único Dueño y Señor de la viña.  Una vez más, los discípulos recordaron la higuera seca.

Jesús pasó el día enseñando, ¿no tenía otra cosa que hacer?  El sabía que sus enseñanzas irritaban a los religiosos de su tiempo, ¿no podía ir a enseñar a otro lado que no fuera el templo?  Jesús sabía que el tiempo que le quedaba era corto, ¿no podía acortar sus palabras y hacerse tiempo para otras cosas?  En muchas ocasiones los discípulos llamaron a Jesús: “Maestro”.  Jesús era maestro, y los maestros enseñan.  Se cansan, pero enseñan.  Irritan, pero enseñan.  “A tiempo, y fuera de tiempo” (2 Timoteo 4:2), los maestros siempre enseñan.

No sólo enseñó en referencia a su autoridad, que le había sido cuestionada.  Aquel día Jesús enseñó todo, y de todo.  Habló sobre los impuestos, habló sobre la resurrección de los muertos, habló sobre su filiación como “hijo de David” y su paternidad sobre David, habló sobre la hipocresía de los escribas, habló sobre las ofrendas, predijo la destrucción del templo, y habló sobre el fin de los tiempos y la segunda venida del Hijo del Hombre.  De qué no enseñó Jesús en su último día de enseñanza en su última semana.  Quizá la enseñanza más importante de todas sea la del gran mandamiento.

Uno de los escribas le preguntó aquel día cuál era el mandamiento más importante.  Jesús le respondió con el Shemá, un texto que forma parte de la oración cotidiana de todo judío piadoso: “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Éste es el principal mandamiento” (Deuteronomio 6:4-5, Marcos 12:29-30).

Y sin esperar su pregunta, Jesús agregó: “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” (Marcos 12:31).

Así como los hechos de la Semana Santa separan los cristianos comprometidos con el Señor de aquellos que son sólo cristianos nominales, estos dos mandamientos unen a los cristianos con todos los seres humanos de buena voluntad que los aceptan y los cumplen.  Judíos, musulmanes y cristianos, todos tenemos estos dos grandes mandamientos en nuestras Sagradas Escrituras.  El asunto no es tenerlos, el asunto es cumplirlos y vivirlos.

La semana santa nos recuerda las enseñanzas de Jesús.  Son enseñanzas desafiantes, que nos comprometen a una vida de amor a Dios y servicio al prójimo.  Hasta el último momento de su vida Jesús vivió enseñando.  Veinte siglos después, su mensaje sigue siendo tan pertinente como la primera vez.  Ayúdenos Dios a amarle y a amar a nuestro prójimo más allá de las palabras.

Fuente:ABA

28 Mar '13

Deja un comentario

*