DEMANDA POR AGRESIÓN DURANTE “LIBERACIÓN”

Un hombre de la ciudad de Sevierville, Estado de Tennessee, está demandando a tres integrantes de la Iglesia de Dios Internacional por daños materiales y morales. Según el demandante el diácono de la iglesia junto con el pastor y su esposa, le rompieron algunos dientes y le provocaron algunas lesiones faciales durante un “exorcismo”.

La demanda fue presentada en un tribunal el pasado 15 de febrero por Andrew Byrd, acusando al pastor Joel Arwood, a su esposa Theresa y al diácono Charles Shields, de haberlo golpeado gravemente. Por esta razón pide unos 200.000 dólares por daños materiales y 3.5 millones de dólares por “daños morales”.

El liderazgo de la Iglesia de Dios Internacional no hizo comentarios,solo dijeron estar esperando que el tribunal les notifique oficialmente el caso.
Jeff McCarter, sheriff del condado, dijo que Byrd declaró haber ido al culto de la Iglesia, y que el diácono lo invitó a adorar a Dios, pero la pastora, en un momento dado, afirmó que Byrd tenía un “demonio que debía ser expulsado”.

Cuando Byrd decide irse, el pastor Arwood y el diácono comenzaron a agredirlo físicamente, siendo incentivados por los gritos de Theresa. Al final de la “sesión de exorcismo,” Byrd tenía algunos dientes rotos, contusiones, heridas en la cara y lesiones en la espalda y piernas.

El texto de la demanda alega que el pastor dijo más tarde delante de la congregación que él “derrumbó al diablo con un golpe tan fuerte que le sacó un diente”. Más tarde, Arwood habría dicho que la información era falsa y que Byrd estaba acusado de asesinar a tres personas en Sevier County, incluida una joven de 16 años, y que mataría a dos personas más, si no era “liberado”

Hasta el momento el tribunal no se ha pronunciado sobre el caso.

Fuente:Noticia Cristiana – Editado por Iglesia En Marcha.Net

16 Mar '13

Hay 1 Comentario.

  1. Sembrador
    9:40 pm marzo 17, 2013

    Está bien que el Señor dijo que algunos demonios cuesta sacarlos, pero a estos hermanitos se les pasó la mano.
    No, si los evangélicos estamos cada vez más payasos…

Deja un comentario

*