TRABAJADORA DE BRITISH AIRWAYS GANA JUICIO POR DISCRIMINACIÓN RELIGIOSA

Nadia Eweida, trabajadora de British Airways a quien se le había ordenado quitase una cruz de su cuello en horario de trabajo, ha ganado el juicio por discriminación religiosa en la Corte Europea de Derechos Humanos.

La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sienta precedente de manera que las empresas privadas reconsideren la forma de tratar a sus empleados cuando estos expresen sus creencias religiosas en el lugar de trabajo.
Fue en 2006 que Nadia Eweida recibió la sanción de volver a su casa sin sueldo por llevar un collar con una cruz de plata,  ya que British Airways consideró que la empleada violó su código de vestimenta.

El tribunal considera que la orden de la empresa de impedirle a Eweidallevase su cruz “equivalía a una injerencia en su derecho a manifestar su religión”.

En relación al caso, el primer ministro británico David Cameron publicó en su cuenta de Twitter: “Contento porque el principio de usar símbolos religiosos en el trabajo ha sido confirmado, la gente no debe sufrir discriminación por razón a sus creencias religiosas”.

Cameron se había comprometido a introducir una ley que permitiese que las personas pudiesen llevar símbolos religiosos a sus trabajo en julio del 2012, debido a la discriminación contra Eweida.

Sin embargo los casos de Shirley Chaplin, Ladele Lillian y Gary McFarlane no tuvieron la misma suerte.

A la enfermera Chaplin se le pidió que retirase la cruz de su cuello ya que si un paciente tirase del collar podría sufrir lesiones. Para el tribunal la protección de la salud es un motivo “de mayor magnitud que se aplica con respecto a la Sra. Eweida”.

Tanto el caso de Eweida como el de Chaplin fueron primeramente desestimados por los tribunales laborales.

Fuente: EntreCristianos/ Edición: Iglesia En Marcha.Net

3 Feb '13

Hay 1 Comentario.

  1. Sembrador
    9:50 pm febrero 3, 2013

    Bueno, esto es diferente, le negaron el derecho a expresar su fe religiosa portanto un símbolo representativo de dicha fe (la cruz), está bien que les arranquen la cabeza y paguen. Lo de la enfermera es diferente, la directiva de no usar collares ni colgantes por el riesgo que representan ante un enfermo alterado o violento tiene fundamento. Trabajo en la salud, y atendí enfermos psiquiátricos, y sé que es así.
    Igual, las demandas por discriminación se van a instalar como hace años ya se instalaron las demandas por malapraxis. Vamos por ese camino.

Deja un comentario

*