COMPLOT FRUSTRADO EN TURQUÍA

La policía turca arrestó a catorce personas por planear el crimen de un pastor de Izmit, población a 100 kilómetros al este de Estambul, durante una actividad evangelística esta semana.

De los catorce sospechosos, dos de ellos asistieron durante un año a la iglesia como cristianos convertidos. El objetivo del complot era Emre Karaali, pastor de la iglesia protestante de Izmit. Policías del departamento antiterrorista del distrito de Kocaeli llevaron a cabo el arresto el pasado martes 15 de enero.

Dos de los activistas formaron parte de la congregación durante un año haciéndose pasar por cristianos, según informó Karaali al canal de noticias “Morning Star News”. Uno de ellos se comportaba de forma amable, “como cristiano converso, visitándome en mi casa en diferentes ocasiones”.

El otro mostró un comportamiento sospechoso haciendo preguntas extrañas sobre los miembros, documentando todo lo que sucedía en la iglesia, escribiendo cada detalle acerca del pastor.

“Siempre estaba preguntando a la gente de la iglesia y tomaba notas acerca de todo”, afirmó Karaali. Cuando salía me hacía preguntas como, cuándo me iba, cuándo volvería, con quién iba a hablar y sobre qué hablaría. Pero nadie pensó nunca que quisiera cometer un asesinato.

En los últimos tres meses, otros cuatro activistas empezaron a asistir a la iglesia como sus “invitados” de ellos, mostrándose interesados por el evangelio

Con el tiempo, la policía comenzó a sospechar de ellos, temían un inminente ataque y detuvieron al grupo en la mañana del martes, según afirmaron líderes de iglesias protestantes. Karaali fue informado al día siguiente y fue a la comisaría a prestar declaración y responder a sus preguntas.

Tras la detención la policía no ha emitido aun un informe. La naturaleza del grupo y sus intenciones se desconocen explica Carlos Madrigal, líder de la Iglesia protestante de Estambul. Presuntamente, el grupo pretendía llevar a cabo un ataque a lo largo de los cuatro días de la campaña, que incluía eventos musicales, teatro y seminarios evangelísticos.

El gobernador de Kocaeli, Ercan Topaca, dijo que además de los 12 miembros del grupo con sede en Izmit, hubo otros dos detenidos: uno de ellos en otra provincia de Turquía y otro en el exterior del país, según informa el servicio de noticias de la Agencia Anatolia. En las casas de los sospechosos fueron halladas un arma de fuego junto a otras armas mortales. El gobernador Topaca, declaró, que la policía arrestó a los miembros del mando, cuando se evidenció que el ataque era inminente.

Además agregó, que no se ha podido determinar si el grupo estaba conectado a alguna organización mayor. Sin embargo señaló, que “las personas que se reúnen y planean algo de esta envergadura, tratando de llevar a cabo una acción de este tipo, tienen un carácter organizativo. Pero no tenemos más información”.

El períodico local de Kocaeli informó que se creía que el grupo no tiene un trasfondo musulmán radical, sólo quería llevar a cabo “una acción que pudiera ser una influencia para Turquía”, posiblemente una referencia al deseo de desafiar la “amenaza” que plantea el cristianismo.

Madrigal felicitó a las fuerzas de seguridad del Estado por su trabajo para evitar el ataque, pero señaló que los funcionarios del gobierno no habían expresado ningún mensaje de ánimo a la comunidad protestante.

“En este tipo de ataques, cuando los líderes estatales no hacen declaraciones como: ‘Lo que les pase a nuestros ciudadanos cristianos, nos sucede también a nosotros’, no podremos esperar que la mentalidad de la población, contraria a los cristianos, cambié”.

Este no es el primer intento de asalto a la iglesia protestante de Izmit. Hace cinco años 28 personas fueron detenidas acusados de fundar una organización criminal involucrada en extorsiones violentas, uno de sus objetivos era asesinar al entonces pastor de la iglesia protestante de Izmit, Wolfgang Hade.

Durante las navidades de 2006, un pirómano anónimo provocó un incendio por fuera del edificio de la iglesia.

Se calcula que sólo de 30 a 40 cristianos viven en sectores industriales de la ciudad. Entre 15 y 20 están involucrados de forma activa en la congregación.

La iglesia es un edificio modesto de dos pisos, tiene una pequeña cruz que significa que ahí hay una casa de culto. Karaali de 33 años y su esposa, han estado involucrados en la congregación durante cuatro años. Tienen dos hijos.

La matanza planificada en Izmit fingiendo interés por el cristianismo, trae a la memoria episodios de violencia contra una pequeña iglesia protestante en este país. En 2007 cinco jóvenes de la ciudad de Malatya asesinaron a tres cristianos, un misionero alemán y dos turcos conversos del Islam al cristianismo. El caso sigue abierto.

Unos 14.500 cristianos evangélicos viven en Turquía, un país con una población de 75,7 millones de personas. Según Operación Mundo (OM) el 96,6 por ciento de la población es musulmana.  Los cristianos pueden practicar su religión, pero el registro de nuevas iglesias es difícil y costoso, lo cual muestra la significativa discriminación social.

A pesar de la conmoción sufrida tras los arrestos, la congregación ha seguido adelante con sus planes. Las actividades y seminarios evangelísticos continuaron de forma normal hasta su término en la noche del jueves 17 de enero.

Karaali nos pidió que orásemos para que la congregación sea aún más valiente y aumente su fe. También expresó el deseo de que en caso de existir algún otro miembro activista, pueda ser arrestado.

“Oremos para que si existen más personas involucradas en el complot puedan dar con ellas”, expresó, “no creo que sean sólo 14 personas”.

Fuente:Puertas Abiertas/ Edición: Iglesia En Marcha.Net

3 Feb '13

Deja un comentario

*