LAWRENCE DePRIMO – SINGULAR AGENTE DE POLICIA DE NUEVA YORK

Es probable que la labor como policía anti-terrorista que Lawrence DePrimo desempeñaba por las calles de Nueva York antes del 14 de noviembre fuera de por sí elogiosa. Sin embargo, si ahora este agente se ha convertido en uno de los personajes del mes y en una de las caras más compartidas por Internet no es por su trabajo, sino por su humanidad.

Esa gélida noche en cuestión, DePrimo, de 25 años, que lleva tres en el puesto y que vive con sus padres en Long Island, estaba cubriendo la famosa gran vía turística Times Square cuando vio a un vagabundo de edad avanzada, tirado en el suelo de la mítica calle 42, descalzo en el frío neoyorkino. Sin pensarlo dos veces, DePrimo entró en una tienda, Skechers, y regresó junto al pobre… Con un par de botas de 100 dólares.

Coincidió que Jennifer Foster, una turista procedente de Florence (Arizona), pasaba por allí y vio toda la escena. Conmovida por lo que vio, esta mujer, directora de comunicación del sheriff del condado de Pinal, tomó la foto y se la mandó a su homóloga en la policía de Nueva York: “El agente dijo, ‘Tengo estas botas de la talla 46 para usted, son para todo tipo de clima. Vamos a ponérselos y a cuidar de usted”, escribió Foster en el correo.

“El agente se puso en cuclillas y procedió a ponerle calcetines y las botas nuevas a este hombre. He trabajado en la policía 17 años y no he estado tan impresionada en mi vida. Es importante, creo, que todos recordemos el motivo verdadero de que estamos trabajando en este oficio. El recordatorio que este agente nos ha regalado sobre nuestra profesión, esta presentación de bondad humana, no ha sido en vano”.

A partir de ahí, fue cuestión de tiempo para que Lawrence DePrimo se convirtiera en un icono del espíritu navideño estadounidense. La policía Nueva York publicó tanto la foto como el texto de Foster en su página de Facebook. En cuestión de horas, recibió unos 320.000 Me gusta, fue compartido 77.000 veces y 20.000 comentarios aplaudiendo a DePrimo.

“Es cierto que hay ángeles en la faz de la Tierra”, comentaba una mujer; “Menudo agente de policía”, escribía otra. También hay escépticos que creen que todo es un montaje, un lavado de imagen de la policía. “Qué casualidad que el vagabundo esté aparcado frente a una zapatería”.

Foster ha contestado a estos críticos en el mismo hilo: “El agente no esperaba NADA a cambio y no sabía que estaba siendo observado”, zanja.

¿En cuanto a Lawrence? La explicación que le dio a The New York Times de todo el asunto fue sucinta y meridiana: “Hacía un frío terrible y se veía claramente que el hombre tenía ampollas en los pies. Yo llevaba dos pares de calcetines puestos y aún así tenía frío”.

Fuente: Yahoo! US

Iglesia En Marcha.Net

5 Dic '12

Hay 1 Comentario.

  1. batman
    8:42 pm diciembre 12, 2012

    Qué bueno esto! NO debería aparecer como noticia fuera de lo común, sino que algo que podamos ver a diario. Lo que más me impresionó fue que no le dio un calzado usado, le compró un buen par de botas. Lo complicado de esto debe ser poder mantenerlas, porque al vivir en la calle… pero me gustaría leer más de estas noticias! Aunque más me gustaría que todos podamos comprarnos nosotros mismos lo que necesitamos. Trabajo para todos y la dignidad que eso conlleva.

    saludos

Deja un comentario

*