UNA VÍCTIMA MÁS DE LA BELLEZA COMERCIAL

En general no publicamos noticias como esta en nuestra página, pero cada vez más frecuentemente oímos de casos como el de esta joven modelo brasileña, que no conformes con su cuerpo o rostro, se ponen en las manos de cirujanos para cambiar lo que ellas están convencidas está mal y terminan muriendo en el intento.

La cirugía estética es otra de las adicciones de nuestro tiempo.

————————————————–

Pamela Baris do Nacimiento falleció a los 27 años tras una fatal hemorragia, mientras se practicaba su tercera liposucción.

Las autoridades brasileñas investigan si hubo negligencia de parte de los médicos que la operaron, puesto que su  tía dijo que  el Hospital de Colina Verde en Sao Paulo tardó 10 días para notificar la muerte.

Las autoridades investigan las verdaderas causas del deceso, aunque se cree pudiera tratarse de la perforación de algún órgano.

Do Nacimiento era presentadora en la televisión brasileña, además de que estudiaba biomedicina. En un par de ocasiones se había sometido a cirugías estéticas por lo que sentía eran algunos kilos de más.

El abogado de la familia le dijo a la prensa que sospechan que se trata de negligencia médica, debido a la tardanza de la notificación. De comprobarse esta hipótesis, al cirujano podrían presentarle cargos por homicidio sin premeditación.

_____________________________

Luego de leer esta noticia me dio curiosidad y googleé el nombre de la modelo y me encontré con una chica preciosa y en realidad delgada, aunque si miramos detenidamente  todas las fotos se nota una metamorfosis a causa de las operaciones, incluso me atrevo a decir que era más bonita antes. Me pregunto  ¿qué pensaría esta chica para someterse a operaciones “estéticas” y a 3 liposucciones? ¡Los riesgos son tan altos!

Mucho se habla de un “modelo de belleza”, pudiendo ver en diferentes publicidades,  revistas de la “farándula” o en TV,  mujeres hermosas, delgadas, con un cabello espectacular, una sonrisa increíble y vestidas con ropas que no imaginamos en nosotras mismas, sin importar la edad de las modelos o la nuestra. Una moda plástica en verdad.

Este estereotipo de belleza es muy ingrato con la mayoría de las  mujeres, porque difícilmente esté al alcance de esa mayoría la posibilidad de verse de esa forma.

Muchos son los que se ríen de mujeres gorditas o  “feas”, sin tener en cuenta los sentimientos de ellas. Es algo realmente cruel que suele tener consecuencias emocionales.

Hay actores sociales que preocupados  intentan dar un mensaje diferente y sanador para millones de mujeres que cada día sufren por ser “normales” ansiando ser como “esa modelo”, pero es tan fuerte el mensaje “publicitario” que se envía diariamente a millones de mujeres que no está siendo efectivo ningún esfuerzo por revertirlo.

¿Hasta cuando nos vamos a dejar manejar por esa imagen tan mentirosa que nos venden?

A menudo escuchamos que se dice que no hay feas en las publicidades que prometen la belleza absoluta en poco tiempo y el éxito que eso lleva consigo. Obviamente que no, a esta gente le importa venderte algo, decirte que podés ser como ellas, pero… ¿en verdad la felicidad, el éxito y bienestar económico  son consecuencia de la belleza y delgadez?  ¿Con eso basta?

Podríamos hacer un  paseo por la historia y ver listas de nombres de mujeres hermosas que fueron inmensamente infelices, pero que se convirtieron en íconos de belleza y a las que muchas imitan… Marylin Monroe es el mejor ejemplo para ello.

Miremos ahora y busquemos en  nuestro entorno a mujeres reales que conocemos y que tienen diferentes tipos de belleza. Admiremos a esas mujeres que, sin tener tiempo o dinero para el SPA, la cirugía estética , vestimenta, cremas, perfumes y maquillaje milagroso, se ven hermosas con muy poco y son naturalmente elegantes y se ven ¡ tan femeninas!. Busquemos nuestro modelo en esas mujeres que no se doblegan ante el cansancio y siempre encuentran la forma de sorprender.

Ser mujer es mucho más que un rostro bonito, 55 kg de peso y ropa de marca. Somos madres imprescindibles, esposas idóneas, empleadas en todo tipo de rubro, artistas, intelectuales, empresarias, ejecutivas,  campesinas, amigas, jefas de familia y todos los etcétera que quieras agregar.

Dios nos dio algo sumamente especial que no cambia por ser lindas o  no. Dios  nos creo así como somos y nos dio la posibilidad de hacer cambios saludables, pero no creo que el modelo de mujer que nos venden hoy  sea el que ideó en el principio nuestro Creador.

Somos TODAS  y cada una modelos únicos, diferentes  y especiales. Aceptémonos como somos para poder ser felices de verdad, sin ver en el espejo un enemigo, sino que una oportunidad de conocernos y buscar lo adecuado, dentro de nuestras posibilidades, para vernos mejor.  Esto es posible.

Verónica Sequeiros

 

11 Nov '12

Deja un comentario

*