HALLAZGO URUGUAYO SOBRE CÁNCER DE PULMÓN EN VÍA DE PATENTARSE

Una persona tiene cáncer de pulmón. El oncólogo le dice que es un adenocarcinoma, uno de los tipos más frecuentes. Le indican quimioterapia. Pasa el tiempo y las células malignas se siguen reproduciendo, inmunes al tratamiento. Es posible que este paciente tenga una cantidad aumentada de cierta enzima, y que esa sea la causa de su quimioresistencia.

Cuatro científicos uruguayos son los autores del descubrimiento de esa enzima. El hallazgo fue avalado a nivel internacional y ya se encuentra en el largo proceso de ser patentado.

La tarea de los investigadores podría conducir al médico a indicar tratamientos alternativos a la quimioterapa, evitando el pasaje fútil por un proceso doloroso. Además, tener un diagnóstico más preciso de su enfermedad le permite al paciente saber más sobre su pronóstico.

“Por ahora es un excelente resultado y un descubrimiento. De ahí a que esté pronto para su uso comercial, es otra cosa. Para que esté validado lo tiene que seguir estudiando otra gente, en otros lados”, advirtió a El Observador Eduardo Osinaga, uno de los científicos involucrados.

Osinaga es doctor en biotecnología, docente de inmunología e investigador en el Instituto Pasteur de Montevideo. Los otros descubridores son Nora Berois, también doctora en biotecnología, y los oncólogos Diego Touyá y Mario Varangot. El hallazgo es resultado de un convenio entre la Facultad de Medicina y el Instituto Pasteur.

Generalmente, cuando una persona tiene cáncer se encuentra alterado un proceso natural que es la glicocilación: la incorporación de azúcares a proteínas. Hace 20 años que distintos especialistas trabajan en esa línea de investigación, tratando de identificar cambios a nivel molecular en ese proceso, para desarrollar mejores diagnósticos o tratamientos contra el cáncer.

Así fue que en 2011 se encontró una enzima que participa de ese proceso. A su vez, los científicos desarrollaron un método de detección de la enzima, y descubrieron su presencia en pacientes con cáncer de pulmón, específicamente con adenocarcinomas. Uno de los investigadores viajó con la fórmula a Estados Unidos, donde se estudió en 430 personas con cáncer de siete años de seguimiento.

Allí dimensionaron el impacto clínico del hallazgo: aquellos pacientes que expresan en su tumor altos niveles de la enzima en cuestión desarrollan resistencia a la quimioterapia. El descubrimiento fue validado luego por dos investigaciones internacionales, y en julio de este año ingresaron la solicitud de patente para registrarlo.

Una semillita

Aunque ahora se inicia un proceso de validación que puede llevar años, se trata de un descubrimiento “altamente apetecible” porque “los tratamientos para el cáncer son muy caros y sofisticados”.

Así lo entiende el director del Instituto Pasteur de Montevideo, Luis Barbeito. “Y si  nos compran esa licencia, es dinero que entra para aumentar la investigación en esa área, generando una rueda de crecimiento beneficiosa”, dijo el científico a El Observador.

De todas formas, Barbeito es cauto porque competir en el mercado mundial tiene sus desventajas. “Ningún fármaco demora menos de 10 años entre el descubrimiento y su salida al mercado, y menos sin millones de dólares invertidos”, explicó. Según él, Uruguay “nunca va a tener el dinero necesario”, por lo que si se llega al ámbito comercial es mediante alianzas económicas.

“Esto es una semillita. De repente uno trabaja 10 años en esto y aparece un marcador genético que hace lo mismo y más que el que descubrió. Son ciclos de 10 años que se tiran por tierra y se mejoran”, concluyó.

Fuente: El Observador Uruguay
3 Nov '12

Deja un comentario

*