UNA SENTENCIA CONTRA EL ABORTO. REFLEXIONES.

Hace poco más de una semana, una magistrada tuvo que dar su opinión respecto de un caso de aborto que se llevaría a cabo en el Hospital Ramos Mejía de esta Capital Federal.

Quien practicaría el aborto sería una mujer de entre 32 y 35 años,  que conforme los medios de prensa habría sido víctima de trata de personas.

Exigiendo la suspensión urgente del aborto programado,  la Sra. Juez  se basa en nuestra Constitución Nacional que consagra el derecho a la vida como inalienable a todo habitante del suelo argentino, destacando que se alude al niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental.  Asimismo cita a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y  la Convención sobre los Derechos del Niño,  en la que se  declara que es niño todo ser humano desde el momento de su concepción.

No obstante ello, y si bien la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en una interpretación correcta de la Constitución Nacional dijo: “que la vida es  el principal derecho de la persona humana reconocido y protegido por la Ley Fundamental y que, en tanto eje y centro de todo sistema jurídico, es inviolable y constituye un valor fundamental con respecto al cual los demás tienen siempre un carácter instrumental.” (Fallos 331-2135), dispuso el levantamiento de la suspensión ordenada por la magistrada que primeramente

 

intervino,  y decretó que los jueces deben “… abstenerse de judicializar el acceso a los abortos no punibles previstos legalmente”.

Ahora bien, defender el derecho a la vida no significa dejar de lado el derecho de otra persona, porque en realidad, todos los derechos toman su raíz del derecho a la vida.

Pero tampoco la madre se enfrenta al derecho del niño.  Los derechos de ambos pueden ser resguardados en la máxima medida posible.  Los dos fueron víctimas de un injusto agresor y han sufrido afrentas a su dignidad personal:  la mujer al ser violentada en su personalísimo derecho a la integridad física y el niño al ser concebido sin el amor de la familia a la que tiene derecho.

No es justo procurar el paliativo de una de las víctimas suprimiendo la vida de la otra.  No se puede reparar un daño provocando otro mayor.

Si la madre necesita reparar el trauma sufrido, a través de la desvinculación total del niño engendrado,  podrá hacerlo,  luego de su nacimiento, por medio del instituto de la adopción, pero no puede hacerlo lisa y llanamente mediante la  eliminación del mismo de la faz de la tierra.

“…Quién,  pues,  será este niño? Y la mano del Señor estaba con él.”

Lucas 1.66

Liliana Chimenti

ABA Mujeres

17 Oct '12

Hay 4 Comentarios.

  1. Sembrador
    7:25 pm octubre 18, 2012

    Uruguay debería estar de luto.
    El 17 de octubre de 2012, finalmente, la cultura de la muerte nos avasalló.
    17 seres malditos (a los que debemos sumar los cincuenta seres malditos que votaron en la Cámara de Diputados) levantaron la mano en el Senado por “disciplina partidaria”, y ahora la ley que despenaliza el aborto es una realidad en el país.
    El derecho a la vida de niños inocentes que ni siquiera pueden gritar para defenderse, fue pisoteado en aras de defender derechos menores e ideologías malditas. De una verdadera y correcta educación sexual y de una adecuada ley de adopción, no hablemos; da mucho trabajo y cuesta caro. Lo que hoy está de moda, lo políticamente correcto, es el hedonismo a ultranza, sin trabas de ningún tipo, y una rápida solución para su consecuencia natural, el embarazo “no deseado”. Lo demás es filosofía de boliche, para justificar la cultura de la muerte que han impuesto; sofismas arteros con apariencia coherente, con los que se pretenderán enterrar las vidas que no podrán ser, por la decisión de mujeres rápidas para abrirse de piernas y gozar, pero con escaso cerebro funcionante, y menos escrúpulos o principios.
    NO OLVIDAR, URUGUAYOS. NO OLVIDAR QUIENES PROMOVIERON EL ASESINATO POR LEY EN NUESTRO PAÍS.
    Y AL QUE NO LE GUSTE LO QUE ACABO DE ESCRIBIR, YA SABE ADÓNDE SE PUEDE IR………..

  2. Sembrador
    9:06 pm octubre 18, 2012

    Pido perdón por lo de “seres malditos”. Son seres humanos, son personas, pero son personeros de una ideología deplorable y nefasta.
    Y yo estoy indignado y amargado.

  3. alicia
    12:16 pm octubre 21, 2012

    Bueno, primero que el de Halloween había leído este… Sembrador, estoy muy de acuerdo contigo en lo que expresas, hasta que llegaste a lo de la mujer, piernas y gozar… No veo que hayas hecho conexión con la responsabilidad masculina en todo esto. No es siempre la mujer y solamente la mujer quien decide estas cosas…
    También deberías saber que no todas las mujeres gozan, porque hay violaciones y relaciones que no son “gozadas” por la mujer. Es un tema largo este. Estoy de acuerdo con el NO AL ABORTO, pero no con este tipo de declaraciones machistas que solamente confunden.
    No hay necesidad de ser tan duro en apreciaciones que en definitiva sirven a los intereses de mujeres “feministas” que te gritarán “machistaaaaaa” y te harán preguntas más duras que las que te hice yo…

  4. Sembrador
    7:34 pm octubre 21, 2012

    Alicia, entiendo lo que me decís. Si bien creo que el tema de los embarazos fruto de violación ha sido sobredimensionado por los partidarios del aborto, soy consciente de que mi comentario fue bastante bruto, y no sólo machista, sino también misógino. Pido perdón también por eso.
    Gracias.

Deja un comentario

*