BIBLIA PROHIBIDA EN JUEGOS OLÍMPICOS


No dejaran que ingrese en los estadios. El Comité Olímpico Internacional se ha excusado explicando que pretende aislar el deporte de cualquier conflicto religioso o político, exactamente el mismo motivo por el que no quiso llevar a cabo ningún homenaje a los atletas israelíes asesinados en Munich hace ahora 40 años.
Éstas y otras más componen una serie de medidas que pretenden controlar de forma muy rígida, quizá demasiado, a los aficionados que acudan a los Juegos Olímpicos de Londres, supeditando la libertad de quienes son una de las partes más importantes de uno de los eventos de mayor magnitud en el mundo.

El COI ha sacado a relucir su lista de exigencias para las aficiones de los deportistas durante los Juegos Olímpicos, unas estrictas normas que parecen excesivas, algunas incluso cómicas y que afectan a dispares ámbitos y situaciones.

Además de la mencionada sobre material impreso o libros de carácter religioso otra de las prohibiciones a los aficionados será la de portar camisetas con marcas, a no ser que sea alguna de las patrocinadoras, así como con mensajes políticos. Tampoco se podrá introducir comida ni bebida en ninguno de los recintos, salvo que sea para bebés.

Otras medidas son más curiosas. Por ejemplo, no permitirán a los aficionados acudir a los eventos con grandes cantidades de monedas, pues éstas podrían ser utilizadas como arma arrojadiza.

Obviamente, y dentro de la lógica, estarán prohibidos los bates, armas de fuego, mástiles de banderas, sprays, cuchillos… así como las famosas vuvuzelas, de moda en el Mundial de Sudáfrica, y que serán prohibidas –junto con pitos, tambores o cuernos- para no molestar al resto de aficionados.

Finalmente, tampoco se podrá acceder al estadio con patines, los lazarillos serán los únicos animales permitidos, y estará prohibido grabar cualquier tipo de imagen con los teléfonos móviles, para que éstos no choquen con los derechos televisivos.

Discriminación hacía los heterosexuales

Por su parte, Mark Russell y su esposa Lauryn, tiradores del equipo australiano han manifestado que se les discrimina “por ser heterosexuales”, informa Forum Libertas.Mark Russell afirma que él y su esposa Lauryn están siendo discriminados, y afirman que saben de parejas homosexuales que comparten habitación en la Vila Olímpica con autorización expresa de los organizadores. Cuando hicieron la solicitud se les dijo que tendría que alquilar una habitación en un hotel si quería compartir una cama, a lo que la pareja responde que siempre comparten una habitación durante los campeonatos más importantes de todo el mundo.

Russell ha afirmado que está siendo discriminado porque no puede compartir la habitación con su mujer atleta, mientras que las parejas homosexuales pueden.

Según el mismo diario, la decisión fue tomada por un episodio sucedido en Australia en el que Russell se enfrentó a la AOC debido al consumo de éste de píldoras para dormir. La AOC prohibió ese tipo de medicamentos en los Juegos Olímpicos, pero Russell respondió que para él eran “esenciales para ayudar a desempeñarse mejor”.

Su esposa Lauryn también cree que las desavenencias con la AOC se derivan de su participación en una sesión de fotos para la revista Zoo vestida con un bikini y sosteniendo una escopeta. Unas fotografías cuya recaudación está dirigida para el Hospital Royal Children.

“La parte tonta de esto –ha afirmado el tirador australiano-, es que les he contestado que hay un montón de parejas gay en el equipo olímpico que tendrán el alojamiento de forma conjunta, por lo que estamos siendo discriminados por nuestra condición de heterosexuales”.

Además, Russell argumentó que el problema deriva “de mi postura sobre las pastillas para dormir”. Russell añadió que era evidente que los funcionarios tenían un problema con ellos y que se les estaba castigando.

Fuente:Religión en Libertad
27 Jul '12

Deja un comentario

*