ATAQUE EN UNIVERSIDAD OIKOS – 7 MUERTOS Y 3 HERIDOS –

Una maestra de la Universidad Oikos, donde un hombre mató a siete personas e hirió a otras tres esta semana, dijo que el autor del atentado tenía actitudes misóginas y era un estudiante muy complicado.
La maestra Romie Delariman dijo que el sospechoso detenido, One Goh, tenía muchos problemas para llevarse bien con las mujeres y para colmo, había elegido la carrera de enfermero, en la que la mayoría de estudiantes son mujeres.
“Siempre le aconsejé que viera que venía a la Universidad a aprender, no ha hacer amistades”, dijo la profesora al calificar a Goh de ser “mentalmente inestable”.
El detenido, un inmigrante de Corea del Sur que vivió en el estado de Virginia y recientemente se mudó a la Bahía de San Francisco, dijo a la policía de Oakland que llevó a cabo el multihomicidio molesto porque en el plantel se burlaban de su escaso dominio del idioma inglés. Sin embargo, la maestra Delariman dijo que el asesino “tenía muchos problemas para congeniar con las mujeres”.
El lunes en la mañana Goh se presentó con un revólver calibre 45 a la Universidad Oikos, una universidad cristiana para la comunidad inmigrante coreana en la Bahía de San Francisco.
Según testigos, el hombre obligó a un grupo de alumnas y empleadas a replegarse ante una pared donde les disparó a discreción hasta 30 tiros antes de darse a la fuga.
En la escena perecieron cinco mujeres y una más perdió la vida un poco después. Goh mató también a un hombre a quien robó su vehículo para huir hasta que fue localizado y arrestado a unos kilómetros de distancia en un centro comercial del vecindario coreano en Oakland.
La procuraduría de distrito en Oakland presentó este miércoles cargos por multihomicidio con agravantes contra Goh. La fiscal del Condado de Alameda, Nancy E. O’Malley anunció los 10 cargos contra Goh. Siete cargos de homicidio con agravante especial, tres intentos de homicidio. Actualimente permanece detenido en la cárcel sin posibilidad de fianza. Aún no se ha dicho si buscarán la pena de muerte en su contra.

Líderes civiles y religiosos hicieron el miércoles un llamado a poner fin a la violencia en Oakland después de que siete personas fueron abatidas en la pequeña universidad cristiana.
Cientos de amigos, familiares y miembros de la comunidad se reunieron en una vigilia multicultural el martes por la noche a fin de orar por las víctimas del peor tiroteo en una escuela desde la masacre de 2007 en el Virginia Tech.
Seis estudiantes y una recepcionista murieron y otras tres personas resultaron heridas cuando un individuo armado comenzó a disparar el lunes por la mañana en la Universidad Oikos, una escuela financiada por Oakland para ayudar a los inmigrantes coreanos a adaptarse a la vida en Estados Unidos y emprender nuevas profesiones.
“Sólo Dios sabe el significado del sufrimiento que tenemos”, dijo en coreano Woo Nam Soo, vicepresidente de la universidad, durante la ceremonia religiosa. “En esta tragedia y sufrimiento insoportables, sólo Dios puede crear algo bueno”.
Poco después del ataque, la policía arrestó en un supermercado a unos cuantos kilómetros a One Goh, estudiante de enfermería de 43 años.
Goh, originario de Corea del Sur, está detenido sin derecho a fianza como sospechoso de siete cargos de asesinato, tres de intento de homicidio y otras acusaciones.

Desde su arresto han surgido detalles sobre la vida de Goh, que mostrarían a un hombre con problemas personales y familiares en la última década.
Romie John Delariman, un instructor de enfermería que conocía a las víctimas, dijo que Goh tenía buenas notas escolares, pero solía fanfarronear sobre violencia y alguna vez contó haber golpeado a alguien que trató de asaltarlo en San Francisco.
“No sé si se pueda decir que es mentalmente inestable, pero algunas veces alardeaba de ser capaz de dañar a la gente”, indicó Delariman.

Según la policía de Oakland, el asesino no se arrepintió de sus acciones. One Goh, ex estudiante de Oikos, confesó que estaba molesto porque no era tratado con respeto tras ser expulsado por problemas de comportamiento.
Tenía la mira en una administradora de la escuela, pero al no encontrarla comenzó a disparar a sus compañeros de clase. Diez personas fueron baleadas en la masacre, seis estudiantes y una empleada de la universidad perecieron.
Familias identificaron a las víctimas de la masacre como Katleen Ping de 24 años proveniente de las Filipinas, Lydia Sim de 21 años proveniente de Corea,  Sonam Chodon de 33 años proveniente de India y Tshering Rizing Bhutia de 38 años también de India quien fue baleado por Goh cuando le robó el auto para escapar de la escena del crimen.
Las tres víctimas sobrevivientes de la masacre fueron dadas de alta del hospital de Highland al otro día.
En Oakland se realizó un servicio religioso en honor a las víctimas de la masacre en la iglesia bautista Allen del Bulevar Internacional.

Eventos de la tragedia
Los primeros reportes dieron cuenta que un hombre abrió fuego en la escuela cristiana, ubicada a la 7850 Edgewater alrededor de las 10:40 am (hora del oeste).
Autoridades han identificado al sospechoso como Goh One de 43 años de edad y residente de Oakland, según el San Francisco Chronicle. One era un estudiante de enfermería que había tenido problemas con la universidad y había sido expulsado de al menos una clase.

La policía recibió llamadas de gente corriendo fuera del edificio y gritando. Otros edificios alrededor fueron evacuadosLa policía de Oakland, incluyendo miembros del equipo SWAT, llegaron a rastrear el edificio y a buscar al sospechoso armado. Quebraron ventanas para rescatar a los estudiantes y profesores que corrían en pánico. Al menos cinco ambulancias llevaron a las víctimas en camillas al hospital de Highland.

Escenas de horror
Angie Johnson, de 52 años, declaró al San Francisco Chronicle, que había visto a una joven salir del edificio educativo llorando, con sangre en uno de sus brazos, y gritando: “me dispararon”.

A minutos del tiroteo la policía anunció que buscaba a un hombre coreano de unos 40 años con ropa de color caqui. De inmediato se desató una persecución que terminó alrededor de una hora más tarde, cuando el One Goh de 43 años se entregó en un supermercado de Alameda.
El periódico San Francisco Chronicle reportó que según los empleados del Safeway en Alameda, el sospechoso se acercó a la caja de “servicio al cliente” y declaró: “Acabo de dispararle a unas personas.”

Lisa Resler de 41 años, dijo que estaba abandonando el comercio con su hija cuando vio a un joven asiático con una gorra que se enfrentaba a guardias de seguridad del establecimiento. Dijo que Goh estaba “muy tranquilo” cuando lo esposaron.
Imágenes en vivo
Imágenes transmitidas por las principales cadenas de televisión de Estados Unidos mostraron a policías rodeando la universidad y personas saliendo de los edificios en carrera para buscar refugio.

En otras imágenes se vió a heridos mientras eran sacados del edificio y rescatistas con camillas ingresando a uno de los inmuebles de la universidad.
“Una de las personas que estaba en el edificio decía que había un tipo loco adentro”, dijo el testigo Brian Snow a la televisora KGO-TV. “Ella dijo que alguien fue baleado en el pecho junto a ella, antes de que ella fuese llevada en una ambulancia”.

La Universidad Oikos ofrece estudios de teología, música, enfermería y medicina asiática, según se lee en su página de internet.

Fuente: Univision
8 Abr '12

Deja un comentario

*