OTRO ATAQUE SUICIDA CONTRA IGLESIA EN JOS – NIGERIA

Dos semanas después de que la secta islamista Boko Haram realizara un ataque suicida durante un culto de alabanza en una iglesia cirstiana que dejó al menos tres muertos, una explosión similar mató más  cristianos durante un servicio católico. Al igual que en la explosión del 26 de febrero fuera de las murallas durante un culto de la Iglesia de Cristo en Nigeria, aparentemente la acción del personal de seguridad forzó a los presuntos extremistas islámicos que se acercaban a la Iglesia San Finbar en Rayfield, barrio afluente de Jos, a detonar la bomba antes de que el auto llegara adonde se celebraba el culto, según dijeron testigos.
En el Hospital Universitario de Jos informaron que eran 14 las personas heridas que recibían atención a causa de la explosión, que dañó el techo de la iglesia, ventanas y una parte del cerco que la rodea el pasado 11 de marzo. Damian Babang de 26 años, párroco de la iglesia, dijo a Compass que acababa de terminar una lectura durante el culto cuando escuchó la explosión. “De repente vi el cielo raso de la iglesia caer sobre nosotros, la gente gritaba mientras procuraba salir de la iglesia,” dijo. “Muchos sufrieron heridas y muchos han muerto. No puedo decir cuántos muertos o heridos.” Babang, obviamente traumatizado mientras hablaba, dijo que no entiende por qué las iglesias se han vuelto blanco de los terroristas musulmanes. Según informes, ataques de represalia perpetrados por jóvenes cristianos cobraron por lo menos siete vidas más.
Un hombre que quedó viudo por este ataque suicida confirmó que su esposa había muerto luego de encontrar su mano cortada con su anillo de matrimonio en ella. Otro logró identificar a su esposa por la ropa que quedaba en sus restos. Ambas mujeres, Rose Dominic Dung Tari de 52 años de edad y Roseline Kumbo Pam de 50, tenían 5 hijos. Estas cristianas son dos de los nueve confirmados muertos en el ataque suicida. Entre los muertos en la explosión estabanTari Benjamin, quien cumpliría 9 años el 26 de marzo,  Emmanuel David de 16 años, ambos Boy Scouts.
Rose Benjamin, madre de Tari, dijo a Compass que su hijo murió aproximadamente a la 1 de la mañana. “Los chicos trabajaban al lado de hombres de seguridad identificando a los creyentes para permitirles entrar al templo. Los terroristas suicidas chocaron contra ellos cuando se rehusaron a permitirles entrar a la iglesia,” comentó a Compass. Aun hay miembros de la iglesia desparecidos. El Rvdo. Ignatius Kaigama pidió calma por parte de los cristianos, diciendo que Dios no ignora su sufrimiento. “Tenemos una fe que predica el respeto por la santidad de la vida humana,” dijo Kaigama. “Tenemos una fe y la habilidad de razonar. Entonces, no debemos comportarnos como los que creen que sirven a Dios matando a otros
Fuente: Compass Direct/ Redacción: Iglesia En Marcha.Net
31 Mar '12

Deja un comentario

*