NO ERES INSIGNIFICANTE

“Y lo halló un  hombre, andando él errante por el campo..”

Génesis 37:15

Génesis 37:15 cuenta que José buscaba a sus hermanos, en una zona lejana, rural, y un hombre errante,  lo guió hasta sus hermanos, a los que encontró en Dotam.

Odiado por sus hermanos fue vendido a Egipto como esclavo, y gracias a esto, el Faraón por consejo de José en tiempo de abundancia sembró y acopió alimentos para un tiempo de hambruna, así Egipto e Israel, dos naciones,  se salvaron de morir de hambre.

Ese hombre errante, que guió a José, no tenía idea de lo importante que fue su información.

En la Biblia no hay nadie insignificante, y en el plan de Dios tú y yo también tenemos parte.

Una vez llevé en mi auto a un joven que encontré bajo lluvia en una ruta, conversando resultó la “coincidencia”, que años antes en el mismo lugar yo había llevado a su madre. Ella murió de una enfermedad, era una fiel cristiana. El joven se había apartado de la fe, y  lo animé a “volver” como desearía su madre, la charla fue extensa. Me pidió bajar del auto antes de su destino final, me confesó que iba a la ciudad a tener relaciones con una mujer casada, pero las extrañas circunstancias que yo aceptara llevarlo, que conociera a su madre, y le hablara del Señor como ella lo hacía, le hizo entender que Dios le estaba hablando, y desistió de su pecado.

 

Tantas veces, no tenemos idea del alcance de nuestras palabras y actitudes, que resultan ser de una enorme importancia para otras vidas.

No hay insignificantes en el Reino de Dios, solo despierta, anda, haz tu parte, hoy seguro bendecirás a alguien.

Marcel Legarra (Uruguay)

————————————————————————————————

Nuestras vidas son una misión continua

8 Ene '12

Deja un comentario

*