DEMANDAS POR “NACIMIENTO INJUSTO”

El número de niños israelíes discapacitados que demandan por no haber sido abortados crece hasta tal punto que el Gobierno ha establecido un comité para investigar el asunto

Las demandas judiciales por “nacimiento injusto” se están disparando en los países desarrollados. Con este tipo de demandas se trata de determinar si los médicos pueden ser responsabilizados jurídicamente por no haber descubierto las anormalidades fetales, que podrían haber dado pie a que los padres del niño con anomalías físicas o mentales decidieran abortarle antes de su nacimiento.

Este hecho se ha convertido algo muy común, por ejemplo, en Israel hasta tal punto que el gobierno ha establecido un comité para investigar el asunto, según informa la revista en inglés en el Reino Unido, la ‘New Scientist’ (‘El Nuevo Científico’, en castellano) y que reporta Notifam.

 

Según detalla la revista, las demandas por nacimiento injusto son más prevalentes en Israel, donde existe una mayor tasa de desórdenes genéticos, causados por los matrimonios consanguíneos (cuando están conectados por el parentesco), todo lo cual ha fomentado el establecimiento de “una cultura a favor de las pruebas de genética”. En el país se ha visto un estimado número de 600 casos de nacimiento injusto, desde que el primer caso fue radicado en 1987. Eso revela una media de 25 casos al año.

Más casos en todo el mundo

El fenómeno de las demandas por “nacimiento injusto” están muy extendidas. Demandas judiciales similares a las que tienen lugar en Israel también han aparecido en Canadá y en los Estados Unidos de América, por parte de los padres y las madres con hijos discapacitados. Además, en Israel es común que los propios niños inicien demandas judiciales pidiendo una compensación económica, basado en el hecho de que no fueron matados en el vientre materno.

Asaf Posner, un abogado especializado en este tipo de demandas consiguió para sus clientes obtener unos daños económicos por dictamen judicial que suman de promedio 4.5 millones de shekels (lo que viene siendo cerca de 1 millón de dólares americanos). La mayoría de sus clientes sufren de espina bífida y de la fibrosis quística. Posner defiende las demandas judiciales arguyendo que la profesión médica se hubiese “tornado corrupta” sin los debidos señalamientos hechos.

En Estados Unidos, 4,5 millones de indemnización por “nacimiento injusto”

Un jurado de Estados Unidos otorgó el pasado mes de septiembre 4,5 millones de dólares americanos en West Palm Beach a los padres de un niño que nació sin brazos y sin una pierna. La pareja afirmó que si ellos hubieran sabido de la discapacidad de su hijo no nacido antes que él naciera, lo habrían abortado.

El jurado de cuatro hombres y dos mujeres encontró a la doctora Marie Morel, obstetra de Palm Beach Gardens, y a un técnico de ultrasonido en un 85% y 15% responsables por negligencia, respectivamente, por equivocarse al no leer correctamente las ecografías

La pareja afirmó que las necesidades de su hijo costarían 9 millones de dólares y que el dinero cubriría el costo de las prótesis, las sillas de ruedas, las operaciones y los asistentes durante unos 70 años de vida.

El abogado Mark Rosen, representante de Morel y la clínica responsable, se preguntó si era justo culpar a los médicos “por los actos de la naturaleza”.

Rosen sostuvo que la pareja rechazó la amniocentesis, la cual podría haber revelado la anormalidad. La pareja lo rechazó porque se les informó de que había una posibilidad entre quinientas de que la extracción de líquido amniótico para ser analizado causara un aborto involuntario.

“No se deberían permitir las demandas por nacimiento injusto porque niegan la igualdad de valor de cada vida humana nace y por lo tanto atentan contra la igualdad humana universal”, dijo Wesley Smith, miembro asociado del Discovery Institute en declaraciones a Notifam.

Fuente: Forum Libertas / Iglesia En Marcha.Net
Foto tomada de Internet
2 Dic '11

Deja un comentario

*