LUMINARES EN EL MUNDO


En una tira cómica de Quino, Mafalda está de pie sobre el globo
terráqueo abriendo bien grande su boca y con una expresión en
su rostro de verdadera desesperación grita: “¡Paren el mundo
que me quiero bajar!” ¿Cuál seria la situación?

Pablo nos describe al mundo en el cual vivimos como “una generación maligna y perversa”.
Como Mafalda, lo más acertado sería salirnos de él. Sin embargo Dios nos pide lo contrario:
quedarnos para alumbrar en la oscuridad. Jesús catalogó a la sociedad de su tiempo como
“generación de víboras”, pero de Juan el Bautista dijo que era “como una antorcha que ardía y
alumbraba”.
La sociedad aparenta salud y vida, pero está siendo corroída por falta de sentido. Pablo
escribiendo a Timoteo le dice: “habrá hombres amadores de sí mismos”, buscando del placer
carnal y sensual. Asistimos a lo que se ha llamado “muerte de la ética” y valoración de la
estética y la belleza exterior.
El cantante Joaquín Sabina canta: “Al deseo los frenos le sientan fatal. ¿Qué voy a hacer si
me gusta el whisky sin soda, el sexo sin boda, las penas con pan?”
Ésta es la sensación que se palpa en la sociedad. Esta “generación maligna y perversa” está
trayendo resultados funestos en la vida de lo niños, adolescentes y jóvenes.
Como cristianos sabemos que si no hubiera sido por la misericordia de Dios que nos sacó “de
las tinieblas a su luz admirable” ¿dónde estaríamos? Jesús orando por nosotros al Padre le
pide: “No que los quites del mundo, sino que los guardes del mal”
Seamos luminares en la oscuridad del mundo
Sonia Kowalczuk
Tomado de “El Heraldo” de la Piebu

Iglesia En Marcha.Net
14 Jul '11

Deja un comentario

*