MES DEL HOGAR Y LA FAMILIA.

La UNIDAD es el principio fundamental que moverá hacia una vida feliz y completa a cualquier matrimonio y familia. Sin UNIDAD no hay relaciones perdurables y estables. Según las enseñanzas bíblicas, esto se aplica tanto al matrimonio y la familia como a la iglesia (Efesios 5: 25 – 33). La UNIDAD no es sólo un factor engendrado por los buenos sentimientos y deseos. Para lograrla hay que trabajar primero y establecer bien claramente los valores y principios de esa unidad necesaria. La CONVERSIÓN A LA FE CRISTIANA es producida 100% por el trabajo del Espíritu Santo. No somos engendrados espiritualmente por voluntad humana sino por Dios que, a través del Espíritu Santo, nos convence de pecado y genera el arrepentimiento y reconciliación con Dios por medio de Jesucristo. Luego de esa experiencia ineludible para determinar que somos hijos de Dios, comienza una etapa donde nuestro entendimiento y raciocinio, juegan un papel determinante. Al comienzo mismo de la carta apostólica a los Efesios, se nos indica que es motivo de oración: “que sean alumbrados los ojos de vuestro entendimiento” (Efesios 1:17-18). El tema de la UNIDAD del hogar pasa por el entendimiento, por la mente. Si consideramos a la unidad como elemento fundamental para la estabilidad de la familia, pues debemos abocarnos a trabajar con dedicación para lograrla. Debido a que muchas personas en la actualidad nunca tuvieron este tema en cuenta y como afecta al hogar, es que los divorcios han ido aumentando. Las familias SIN CRISTO poco y nada se apegan a la búsqueda real de la unidad y diría que, poco y nada saben de este tema. Llegan a la situación de formar familias pensando y actuando según la filosofía del individualismo tan popular en nuestros días. Cada uno y por su lado; afirman y luchan por sus derechos sin ceder a posturas individuales. La convivencia matrimonial y luego la familia se transforman así en una lucha de clases: esposos contra esposas – hijos contra padres. Choques emocionales y hasta violencias físicas son los resultados de vivir así. Es TODO LO OPUESTO EN FAMILIAS Y MATRIMONIOS DONDE CRISTO REINA Y ES SUPREMO EN EL HOGAR.
Seguiré escribiendo de este tema en siguientes domingos.
Mientras tanto le pido que compare su vida matrimonial y familiar con el modelo bíblico dado por Dios y si acaso encuentra que faltan elementos para favorecer la UNIDAD, trabaje junto con su familia, para hacer los cambios necesarios. Haga esos cambios con amor y en paz, usando su entendimiento alumbrado por Cristo. Haga esos cambios ya mismo antes que estallen los conflictos y sufra las funestas consecuencias de relaciones rotas por falta de UNIDAD.

Lemuel J. Larrosa – Pastor en la PIEBU

Tomado de “El Heraldo”

Iglesia En Marcha.Net
19 May '11

Deja un comentario

*