PERSECUCIÓN EN INDIA

Un grupo de extremistas hindúes golpearon a un cristiano en Moti Nagar, Ludhiana, el pasado 14 de noviembre, mientras le amenazaban con hacerle daño a él y a su familia si asistían al culto dominical. Un hindú identificado solo como Munna habría discutido e insultado a Bindeshwar por ser cristiano, además de golpearlo. Esto ocurrió el 7 de noviembre. Munna regresó el día 14 con un grupo de aproximadamente 50 extremistas hindúes. Armados con bastones y espadas, sacaron a Bindeshwar de su casa arrastrándolo y lo golpearon severamente, diciendo que los cristianos le habían ofrecido dinero a Munna para convertirse.

Líderes cristianos locales presentaron el caso en la estación de policía Focal Point. Los oficiales arrestaron a tres extremistas hindúes, pero luego los dejaron libres cediendo a la presión de  líderes locales del Bharatiya Janata Party. No hubo registro de este arresto.

La policía negoció un acuerdo entre las dos partes el 18 de noviembre y aseguró que no tolerará más ataques contra los cristianos.

Extremistas hindúes atacaron el 6 de noviembre a una conferencia de oración en Burburi y amenazaron a los cristianos para que no abrieran la boca.

Hmunsiamliana, evangelista local, dijo a Compass que líderes cristianos del área organizaron una conferencia de oración del 5 al 7 de noviembre, pero que los extremistas les ordenaron a los participantes no abrir la boca, ni hacer ningún sonido.

Los líderes cristianos hicieron saber de la amenaza a la policía y los participantes procedieron a orar en voz alta. En las noches del 6 y 7 de noviembre, un gran número de extremistas hindúes apedrearon a los cristianos, pero aun así seguían orando. La reunión terminó en la noche del 7 de noviembre con protección policial.

El Concilio Cristiano de Toda la India informó que una niña de tres años, hija de cristianos no identificados de una tribu indígena en Jinduguda, Malkangiri. , se enfermó y fue llevada el 27 de octubre a un centro de salud cercano. El médico que la atendió aconsejó a los padres llevar a la niña a un hospital cercano, la niña sufrió complicaciones y falleció.

Los padres trajeron el cuerpo de la niña de regreso a su aldea, según el Concilio, pero los hindúes se negaron a permitir que fuera sepultada como cristiana.

La aldea es predominantemente poblada por hindúes, solo hay 15 familias cristianas. Líderes cristianos locales intervinieron y la policía permitió el entierro del cuerpo en un cementerio cristiano.


5 Abr '11

Deja un comentario

*