IGLESIAS INCENDIADAS Y SAQUEADAS EN INDONESIA


El incendio de dos iglesias y un ataque contra una tercera hacen temer un rebrote de la intolerancia religiosa en Indonesia, donde el gobierno es acusado de pasivo ante los movimientos islamistas violentos.

Un grupo de 1.500 encolerizadas personas incendiaron dos iglesias y saquearon una tercera ayer en Indonesia, país que cuenta con el mayor número de musulmanes del mundo, cerca del 90% de sus 240 millones de habitantes.

Los hechos se produjeron durante enfrentamientos del grupo con la policía, cuando reclamaban la pena de muerte para un cristiano condenado por “blasfemia contra el Islam”, según indicaron las fuentes policiales.

El grupo protestaba por considerar insuficiente la condena a cinco años de prisión infligida al acusado Antonius Bawengan, de 58 años. Este era enjuiciado por repartir volantes “insultantes contra el islam”. Este hecho se dio en Temanggung, a unos 400 kilómetros de la capital de Indonesia, Yakarta.

Los agresivos manifestantes gritaban, “matar, hay que matar”, al dirigirse hacia las iglesias, cuyas ventanas fueron rotas y los techos incendiados, según relató Djihatono, un portavoz de la policía de Temanggung, localidad en el centro de la isla de Java.

Quienes protestaban exigían que la justicia condenara a muerte a Bawengan o que lo entregaran al público que pretendía prenderlo fuego.
Un sacerdote católico que vio como prendían fuego su iglesia “fue golpeado por la multitud antes de que lo rescataran y lo llevaran a un puesto militar”, según dijo otro cura de la misma orden en declaraciones recogidas por el portal web del diario El País de Madrid.

La multitud arrojó piedras contra la policía, y estos gases lacrimógenos contra los extremistas. La agencia oficial Anatara, citada por el medio español, dijo que un vehículo de la policía fue prendido fuego durante los trágicos disturbios.

Extremismo. El domingo, siempre en Java, unas mil personas, algunas armadas con machetes, manifestaron al llamado de organizaciones islamistas para impedir una reunión de una secta islamista, Ahmadiyah, en una casa particular, ante la presencia de la policía que se mantuvo pasiva.

Tres miembros de ese movimiento fueron muertos según la policía.

Un video mostrando esos actos de violencia fue difundido el lunes por los medios indonesios.

El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, se declaró el lunes “profundamente preocupado” por este ataque, que se produjo en vísperas de la apertura de “la semana por la armonía entre las religiones”.

Estos ataques fueron de inmediato denunciados por las organizaciones de defensa del pluralismo y los derechos humanos, inquietas ante la emergencia generada en los últimos meses por episodios de violencia vinculados con la religión.

Pese a ser el mayor país musulmán del mundo, Indonesia tiene una Constitución que estipula que el Islam no es religión de Estado, y proclama la libertad de culto.
Los actos de violencia no afectan solamente a los cristianos, que suman menos del 10% de la población, como lo demostró el ataque cometido el domingo contra Ahmadiyah.
“Este brutal ataque contra Ahmadiyah ilustra el fracaso del gobierno indonesio en proteger a las minorías religiosas”, afirmó Donna Guest, directora adjunta de Amnesty International para Asia.

Preocupados ante el deterioro de la situación, los mayores responsables de las seis principales religiones ya habían exhortado al presidente a exhibir mas firmeza y autoridad para hacer respetar la libertad.

Se trata de evitar, según estos responsables, que se reproduzcan los graves disturbios interconfesionales que causaron miles de muertos a principio de la década pasada, especialmente en las islas Molucas y de Sulawesi.

Las cifras
1.500 Son los musulmanes participaron de los ataques a las iglesias, tras las agresiones del domingo a grupos islamistas minoritarios.
90 Es el porcentaje de musulma-nes que hay en Indonesia. El país posee 240 millones de habitantes; menos del 10% es cristiano.

Video registró el brutal ataque
Medios indonesios divulgaron el lunes un video impactante que muestra cómo son linchados miembros de un movimiento religioso minoritario por una muchedumbre de musulmanes.
Las imágenes fueron filmadas el domingo en un pueblo del Oeste de Java donde más de un millar de personas acudieron al llamado de organizaciones islamistas para impedir una reunión de la secta Ahmadiyah en un casa particular.
Extractos del video, filmado seguramente por miembros de Ahmadiyah, muestran a numerosos hombres encolerizados gritando “Allahu Akbar” (“Dios es el supremo”) y “kafir” (“infiel”), y lanzando piedras contra los cuerpos de dos de las víctimas que estaban parcialmente desnudas. Ahmadiyah cuenta con 500.000 fieles.
Un decreto gubernamental, adoptado en 2008 bajo la presión de movimientos islamistas integristas, prohíbe a Ahmadiyah propagar su fe, según la cual el fundador de este movimiento religioso, Mirza Ghulam Ahmad, fue el último profeta musulmán.
Este decreto suscitó las protestas de intelectuales y de asociaciones de protección de derechos humanos. ANSA

Fuente: El País (Uruguay)

Iglesia En Marcha.Net

6 Abr '11

Deja un comentario

*