HAITI UN AÑO DESPUÉS

La esperanza surge cuando los misioneros nacionales predican el evangelio

La esperanza de Haití está en la predicación del evangelio por parte de las misiones nacionales, las cuales dan al país el apoyo que necesita, indica la directora de Haití en Christian Aid, Rae Burnett. Ella dirigió la operación de emergencia ante el terremoto mortal del año pasado y está en contacto regular con las misiones nacionales que cuentan con la asistencia de Christian Aid.

“Millones de dólares fueron invertidos en el país, pero la ayuda humanitaria por sí sola nunca resolverá los problemas de Haití”, dice Burnett. “La destrucción fue masiva. Un millón está sin hogar. Naturalmente hablando, la situación es desesperada. Pero el evangelio de Cristo trae esperanza.
“Como directora de Christian Aid para África, lo he visto una y otra vez”, dice Burnett. “Un misionero nacional lleva el evangelio a un área. Los aldeanos responden y se planta una iglesia. Poco a poco, vemos como la luz de Cristo impregna sus vidas, y estas cambian. Su vida espiritual afecta a su vida física y las condiciones se transforman. Cristo se refleja a través de ellos. No se les impone un cambio desde el exterior. Nuestro trabajo es proporcionar los medios financieros para que los misioneros locales puedan cumplir lo que el Señor les ha llamado a hacer en su país. A medida que nuestras ofrendas llevan alivio al sufrido, se abren las puertas para que el ministro del evangelio también pueda predicar.
“Sabía que Haití había sido poblada por esclavos africanos, pero aún así me sorprendí al ver las similitudes. La cultura y la mentalidad es 100% africana. Los vudú, traídos de la patria y se mezclaron con el catolicismo romano, lo que produjo oscuridad, miedo y desesperanza. El evangelio es la única respuesta, y es llevado a través de misioneros nacionales.”

Haití está dividido en diez “distritos”,  como nuestros estados. Dado al gran sismo de hace un año, Christian Aid ha respondido con ayuda de emergencia para reparar un vehículo de la misión, que sirve como una ambulancia en el Oeste, para reconstruir una iglesia en el Norte, y para alimentar a las víctimas sin hogar en una ciudad de carpas en Puerto Príncipe.

“El alcance de estos ministerios afecta todo el país de Haití”, dice Burnett, “pero las necesidades son enormes. Las necesidades más grandes actualmente son ayuda médica y alimentos. Mientras, las personas están reconstruyendo sus casas e iglesias.” Las contribuciones para ayudar a los misioneros nacionales de Haití se están recogiendo a través del Internet o llamando a Christian Aid.
Los brotes de cólera continúan debido al agua contaminada, y hay una gran necesidad de cloro, desinfectantes para las manos, y pastillas de purificación de agua, dice un líder nacional en Cayes.

“Por favor, ayúdeme a ayudar a mi gente”, declara. “El suministro de estas cosas simples ayuda a mantener con vida a algunas personas. Abre las puertas para que podamos explicar y ministrar el amor de Jesús. Estoy orando para obtener más ayuda.”
Se necesita con urgencia el apoyo misionero. Sólo $100 al mes ayudarán a sostener un obrero misionero cristiano que brinde servicios médicos ($1,200 al año). Huérfanos y niños con hambre pueden ser sostenidos por $50 al mes o $600 al año. “Los costos de todo son mucho más altos, a raíz del terremoto”, explica Rae.

Otras necesidades urgentes en este momento son $20,000 para un vehículo de cuatro ruedas, $15,000 para la reparación de un orfanato, y $20,000 para una escuela en Puerto Príncipe. El edificio que tenía la iglesia anteriormente fue destruido, y estaba situado en un terreno alquilado, el ministerio quiere comprar un terreno para construir un templo propio. El costo total de la sede del ministerio, compuesto por una sala de reuniones, y viviendas para los trabajadores es de $120,000.

Christian Aid Mission fue fundada en 1953 por Bob Finley. En la actualidad asiste a 796 misiones nacionales que tienen 80,000 misioneros nacionales que trabajan entre 3,000 tribus y naciones. Christian Aid es un enlace a las misiones nacionales en los países pobres como Haití, donde el pueblo de Dios necesita ayuda financiera para ministrar a  millones de sus compatriotas que sufren.

Por donaciones llamar al 1-434-977-5650

Fuente: Primicias de Christian Aid

Iglesia En Marcha.Net

5 Abr '11

Deja un comentario

*