URUGUAY – LA MENOR POBREZA EN REGIÓN


Uruguay fue el país con menor población en situación de pobreza y de indigencia en la región en 2009, según un estudio de la Cepal. También fue de los que más redujo esos indicadores frente a 2008, aunque esa mejora se explicó en su mayor parte por el crecimiento y no por distribución del ingreso.
El informe “Panorama social de América Latina 2010”, divulgado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), revela que la pobreza en Uruguay alcanza a 10,7% de los habitantes de áreas urbanas, mientras que la indigencia es de 2%.
Respecto de 2008, mejoró sus indicadores en 3,3 puntos porcentuales y 1,5 puntos, respectivamente. Fue el país que más disminuyó sus niveles de pobreza después de Argentina, que redujo el índice en 9,7 puntos hasta 11,3% en 2009.
Los cambios observados en la pobreza provienen de distintas interacciones entre el crecimiento del ingreso medio de las personas (efecto crecimiento) y los cambios en la forma en que se distribuye ese ingreso (efecto distribución).
Junto con Argentina, Chile, Perú y República Dominicana, Uruguay integra el grupo de países donde predominó el efecto crecimiento, mientras que en otros como Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá y Paraguay tuvo mayor participación el efecto distribución.
La contribución del crecimiento a la variación total del índice de pobreza fue de 65% en Uruguay. En Argentina, en tanto, el aporte fue de 100%.
Por otra parte, la Cepal realizó una medición multidimensional basada en un enfoque de las necesidades básicas insatisfechas entre 2002 y 2009. Uruguay es el país que mejor posicionado está en la región, junto con Chile y Costa Rica.
En la región, la pobreza alcanzaba a 33,1% y la indigencia a 13,3% en 2009. Si bien esos indicadores supusieron un deterioro respecto a 2008, fue menos de lo esperado y “no se revirtieron los importantes logros de los últimos seis años”, indicó la Cepal. Se destacan las políticas contracíclicas adoptadas en el ámbito laboral y social para aminorar los impactos de la crisis global. Por ejemplo, señaló que el gasto público social aumentó su participación en el gasto público total hasta 64,7% y también como porcentaje del PIB de la región hasta 18,4%.
Para 2010, la Cepal proyecta que los indicadores de pobreza e indigencia continúen descendiendo, gracias a la “vigorosa recuperación económica de la región” tras la crisis financiera internacional. Prevé un 32,1% de los latinoamericanos en situación de pobreza en 2010 y un 12,9% en indigencia. Esas cifras suponen un total de 180 millones de pobres y 72 millones de indigentes, el mismo nivel registrado en 2008, antes de la crisis global.

Fuente: El País

Iglesia En Marcha.Net

2 Dic '10

Deja un comentario

*