MATRIMONIO Y FAMILIA. UNA PERSPECTIVA BÍBLICA

Taller Nº 8

La familia cristiana frente a las pruebas

El sufrimiento es parte de la vida y de la finitud del ser humano. Junto con la muerte, son los dos aspectos más negativos en nuestra cultura contemporánea occidental.

Los seres humanos buscamos todas las maneras posibles para evitar la necesidad, la incomodidad, las molestias, la limitación, el dolor, la frustración o el fracaso.

Tratamos de eliminar todo lo que sea un obstáculo para la plena realización de nuestros deseos. En nuestra cultura postmoderna lo que vale es el deseo satisfecho hoy, aquí y ahora. Lo único que cuenta es la realización.

No hay lugar para el sufrimiento o los obstáculos. Las relaciones, entonces, se tornan frágiles e inestables, cuyo significado más profundo para la convivencia es apenas la satisfacción de uno mismo.

Sin embargo, la Palabra de Dios nos muestra que cuando enfrentamos el sufrimiento, la tribulación, la prueba, nos identificamos plenamente con el Cristo sufriente en la cruz, en su propia muerte redentora por nosotros, y a través del sufrimiento podemos ser purificados, limpiados y guiados en el camino de la esperanza. (Santiago 1: 12)

LAS PRUEBAS FORMAN PARTE DE LA VIDA DEL CRISTIANO

Ningún cristiano desea o busca deliberadamente el sufrimiento o el dolor. En muchos casos, de acuerdo a nuestra historia de vida o la de hermanos a nuestro alrededor, comprobamos que la vida puede y suele ser difícil y a veces, injusta.

No obstante, podremos comprobar que el dolor y las dificultades experimentadas también nos permiten conocer el amor y el cuidado de nuestro Señor Jesucristo, y tener la seguridad de que dichas pruebas le proporcionarán bendición a nuestra vida.

El apóstol Pedro, en su 1ª epístola, escrita a cristianos de las provincias romanas de Asia, Galacia y Capadocia, que atravesaban persecución, necesidades y padecimientos, los exhorta a gozarse en la prueba, a identificarse con los sufrimientos de Cristo (1ªPedro 4: 12 y 13), a no sorprenderse de las pruebas que les sobrevinieron (ver también 2ª Cor 1: 5).

En 1ª Pedro 1: 6-7 nos advierte de la posibilidad de tener que ser afligidos en diversas pruebas.

Las pruebas sirven para evaluar la calidad de nuestra fe, de nuestro compromiso y obediencia a Jesucristo y de nuestra unión con El.

El apóstol Pablo, en Romanos 5: 3-5 afirma que la tribulación produce paciencia y ésta, por medio del tiempo de la prueba, nos conduce a la esperanza, como producto del amor que Dios derrama

ó en nuestros corazones a través de la Obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. En la misma epístola, en Romanos 8: 35-39, Pablo afirma que ningún dolor, sufrimiento, pérdida, necesidad ni nada de lo creado podrá separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús, sino que las pruebas y las tribulaciones nos permitirán ser más que vencedores en el amor y la gracia de Dios a través de Cristo, por nuestra fe en Jesucristo

(2ª Cor. 4: 7-11).

Dios no desea que suframos. Su amor y su gracia son para nuestro bien (Jer. 29:11) El sufrimiento, cuando estamos en Cristo, nos ayuda a forjar el carácter de Cristo en nuestras vidas, a madurar en la fe, a fortalecernos, a estar capacitados para consolar a otros que sufren (Santiago 5: 11 – 2ª Cor. 1: 3-4).

Sin embargo, algunos cristianos, al tiempo de la prueba, por falta de raíces, por no haber cimentado su fe en una unión vital con Jesucristo y con la Palabra de Dios, se apartan (Lucas 8: 13) pues su fe es débil y la prueba, en vez de fortalecerlos, los derrota.

DIOS CONVIERTE LAS PRUEBAS EN TRIUNFOS

Las pruebas no solamente pueden derrotar a los individuos, sino que pueden arruinar familias enteras, especialmente si esas familias no saben manejar la prueba.

Podemos afirmar que la única fuente consistente de poder en nuestras vidas es el Señor Jesucristo. El puede darnos poder y fuerza para amar a nuestro cónyuge y a nuestro hijos como debemos hacerlo durante toda la vida.

También puede darnos la seguridad de que aunque parezca que los problemas o las pruebas están destruyendo nuestro hogar, por medio del poder del Dios pueden convertirse en beneficio y en bendición. Esto incluye a todas las pruebas, a través de todos los momentos de la vida.

A través de la prueba, Dios nos trata como a hijos (Hebreos 12: 7-11). Por medio de ella, participamos de la santidad de Dios y de ser considerados verdaderos hijos suyos.

El resultado de la prueba es también la paz y la justicia de Dios en nuestras vidas.

  • Las pruebas nos hacen más humildes y más sensibles al dolor ajeno.
  • Las pruebas nos dan una visión más profunda de la fidelidad de Dios para los que esperamos en El.
  • Las pruebas aumentan el amor, la paz y el gozo de Dios en nuestras vidas.

Pero para obtener estos y otros maravillosos beneficios de ellas en nuestras vidas, dependemos de nuestra fe.

Todo depende de la calidad de nuestra fe en lo que Dios dice en su Palabra. Cuanto mayor sea nuestra fe en la Palabra de Dios, más fácil nos será encontrar tesoros y beneficios en las pruebas.

Cuanto más busquemos tesoros, mas podremos ver como las circunstancias adversas nos ayudan a convertirnos en personas más amorosas. Todo comienza con la fe. No necesitamos más fe, sino una fe más grande en lo que Dios dice en su Palabra (Marcos 9: 23, Romanos 10: 17).

UNA FE “FUERTE” Y UNA FE “DÉBIL”

La fe del centurión romano: (Mateo 8: 5-13) El centurión creía en la palabra de Jesucristo (v. 8) y el Señor reconoció su gran fe (v. 10).

La fe de los discípulos: (Mateo 8: 23-26, Lucas 8: 22-25) Ante la tempestad tuvieron temor. Olvidaron las palabras de Jesús en Lucas 8: 22 “pasemos al otro lado del lago” y Jesús los llamó “hombres de poca fe” (una fe débil) Mat. 8: 26.

Muchas veces, en nuestros matrimonios, en nuestras familias, durante los momentos difíciles cometemos el mismo error que los discípulos durante la tormenta: olvidamos que Jesús nos prometió llevarnos al otro lado. No nos prometió una travesía sin dificultades, sin tormentas. Pero, mientras las olas golpean a nuestro alrededor, Dios nos promete que Él producirá madurez, justicia, paciencia y amor en nuestra vida.

Cuando cuestionamos las tormentas, las olas y el efecto que producen en nuestra travesía por la vida, es como si le dijéramos a Dios “- Las promesas de la Palabra no se aplican en mi vida. Dios no comprende mi situación ¿Cómo puedo esperar que todo este sufrimiento resulte en algún bien?” (Isaías 40: 27-31)

La Biblia está llena de historias de hombres y mujeres con quienes podemos identificarnos. Todos ellos enfrentaron pruebas, como nosotros (Abraham, Jacob, José, Moisés, Elías, Job, Jeremías, David, Esther, Rut, Pablo, Pedro, María Magdalena, Etc.) pero aún en sus momentos de fracaso, Dios convirtió la tragedia y la crisis de fe en sus vidas en un tesoro eterno.

El ejemplo supremo de sufrimiento es el Señor Jesucristo.

Quien mejor describió ese sufrimiento no fue, sin embargo, un evangelista sino el profeta Isaías. En el capítulo 53 vs 3 al 5 nos da una vívida y dramática visión de los sufrimientos que Jesús debió enfrentar para que nosotros pudiéramos gozar de paz, redención y salvación.

CUANDO IMPEDIMOS QUE LAS PRUEBAS SE TRANSFORMEN EN BENDICIÓN

Muchas veces, la riqueza que las pruebas producen en nosotros llega después de un tiempo. Mientras las olas golpean a nuestro alrededor, somos como los discípulos. Sólo vemos la necesidad de sobrevivir. No podemos detenernos a agradecer a Dios por como nos está capacitando para la eternidad.

En general a una familia le lleva varias semanas convertir las crisis en experiencias que los unan más y mejor. Lo mismo nos sucede al enfrentar pruebas. Es natural que al principio, atravesemos un período de enojo, frustración o duda, pero si tomamos la decisión de permanecer enojados, o en el papel de “víctimas”, podemos llegar a impedir todos los efectos positivos que la prueba puede tener sobre nuestro carácter.

Aferrarnos al resentimiento actúa simplemente como obstáculo para recibir los beneficios de Dios, pues el enojo le impide a Dios obrar en nuestra vida (Santiago 1: 20).

Debemos aferrarnos al valor de las pruebas y atesorar el bien constructivo que Dios puede producir en nuestra vida a través de ellas.

ENSEÑANDO A NUESTROS HIJOS ACERCA DE LA FE

Para quienes tenemos hijos, es de vital importancia que comencemos desde temprana edad a enseñarles lecciones sobre la fe como la del centurión. No sabemos cuando Dios podría probarlos y aunque nuestro impulso es a cuidarlos, protegerlos y evitarles el sufrimiento y el dolor, enseñarles acerca de ello, con nuestro testimonio y con las lecciones de la Palabra de Dios los capacitará para atravesar experiencias dolorosas con un trauma menor.

Cuando les enseñamos a nuestros hijos lo que la Palabra de Dios dice acerca de los tiempos de prueba, les proveemos una “lámpara a sus pies” por el resto de sus vidas.

Si los consolamos con calma al comienzo de una prueba, pondremos un fundamento para que ellos encuentren valor frente a sus experiencias difíciles. Les enseñaremos que ellos también pueden permanecer en calma.

¿Cómo podemos permanecer en calma en los momentos de caos? La calma es el resultado de nuestra confianza en el cuidado de Dios. Tenemos la convicción de que, a su tiempo, Dios obrará para bien.

Los principios bíblicos son faros poderosos que alumbran las pruebas más oscuras que podamos experimentar.

Cuando les enseñamos que Romanos 8: 28 o Filipenses 4: 11-13 nos hablan de los beneficios espirituales que podemos reclamar en fe, les dejamos una preciosa herencia.

Tener una “gran fe” es saber que las promesas de Dios se cumplirán en nuestras vidas. Es confiar durante la prueba en que algún día esa prueba se tornará en beneficio. Tener “poca fe” es quejarnos o murmurar durante la prueba, por no ver el beneficio en ella, no ver ninguna solución.

LA FE Y LAS PROMESAS DE DIOS

La fe es la certeza de que podemos confiar en la Palabra de Dios. Si Él nos dice que llegaremos a la otra orilla, entonces vamos a llegar a la otra orilla.

La Biblia está llena de preciosas promesas de Dios, como un tesoro para recordar cuando lleguen las pruebas y permanecer firmes. He aquí algunos ejemplos: Romanos 8: 28; 1ª Tesalonicenses 5: 18; Santiago 1: 2-3; Hebreos 12: 10-11; Mateo 22: 37-40;

1ª Timoteo 1: 5; 1ª Juan 4: 11-12; Romanos 5: 1-11

La verdad es que a nadie le gustan las pruebas, pero ningún cristiano puede escapar de ellas. Podemos dejar que ellas arruinen nuestra vida,  permitiéndonos estar amargados, enojados, resentidos, o podemos buscar en ellas el tesoro que nos  permitirá amar y servir a nuestra familia y a los demás de una mejor manera. La decisión es nuestra.

————————————————————————-

Bibliografía

1.        Fundamentos bíblicos teológicos del matrimonio y la familia. Jorge E. Maldonado. Editor. Nueva Creación. Bs.AS. (1995) págs. 123-130

2.        El amor es una decisión. Gary Smalley, John Trent. Ed. Betania. Mineapolis. USA (1960) págs. 168-183; 200-221

—————————————————————————————————————–
Daniel Giunta, 58 años,  Médico alergista y docente. Miembro y diácono de la Iglesia Evangélica Bautista de Flores en Buenos Aires. Maestro de Escuela Bíblica desde hace 40 años. Casado con Miriam Rodríguez, 3 hijos Ezequiel, Santiago y Andrés.
Fuente: ABA
Iglesia En Marcha.Net
8 Dic '10

Deja un comentario

*