AFGANISTÁN

Said Musa de 45 años fue arrestado por las autoridades afganas el 31 de mayo, días después de que la estación local de televisión Noorin transmitiera imágenes del bautismo y adoración de cristianos afganos. Como resultado hubieron varios arrestos entre mayo y junio que bien podría llamarse una caza de cristianos, pero solamente Musa es el que enfrenta un juicio. Abandonar el Islam es un delito capital según las leyes del Islam vigentes en Afganistán.

En junio Musa fue forzado por las autoridades a renunciar al cristianismo públicamente en la televisión, pero sigue detenido en la prisión sin hacer públicas las  acusaciones en su contra. En la prisión Musa ha dicho abiertamente que es seguidor de Jesús. En una carta entregada personalmente el pasado mes y dirigida a la iglesia internacional, al Presidente estadounidense Barack Obama y a los jefes de las Fuerzas Asistentes de Seguridad Internacional de la OTAN, Musa escribe que fue física y verbalmente abusado por sus captores y otros prisioneros en la Prisión de Ouliat en Kabul.

En la carta, Musa habla de la falta de justicia que padece en la prisión, diciendo que el procurador dio al juez un informe falso acerca de él y demandó un soborno del cristiano. Cristianos locales y observadores de la libertad religiosa han expresado su preocupación de que Musa sea puesto como ejemplo. “Es una clase de prueba para ver cuál de las leyes prevalezca en el país: la ley de sharia (ley islámica) o los acuerdos internacionales,” dijo un abogado cristiano de la libertad religiosa bajo condiciones de anonimato.

Musa, preso desde mayo y con una pierna amputada debía presentarse ante el juez sin representante legal y sin conocer los cargos en su contra, según informan fuentes locales.  

Fuente: Compass Direct / Redacción: Iglesia En Marcha.Net

2 Dic '10

Deja un comentario

*