MATRIMONIO Y FAMILIA. UNA PERSPECTIVA BÍBLICA

Taller Nº 3

INTRODUCCIÓN:

Los roles son funciones asignadas y tomadas con el propósito de satisfacer necesidades básicas.

A lo largo de la historia los roles en la familia han ido cambiando, afectando la organización familiar. En las iglesias se mantienen ideas muy arraigadas pero hay confusión sobre la forma de compatibilizar la fe con las exigencias de la vida actual.

Analizaremos algunos principios bíblicos que nos permitirán comprender mejor la perspectiva de la Palabra de Dios en relación a los roles en el matrimonio y la familia.

PERSPECTIVA BÍBLICA SOBRE LA  PAREJA Y LOS ROLES

1) Una idea central en la Biblia es la alianza o pacto que Dios celebra con su pueblo. Muchas veces lo hace a través de la metáfora del matrimonio.
ANTIGUO TESTAMENTO: Los profetas muestran esta metáfora a través de la relación de Dios con su pueblo Israel. Jeremías 31: 31-32, Oseas 2: 19-20 y 23 muestran la fidelidad de Dios y la infidelidad de Israel

NUEVO TESTAMENTO: El pacto es expresado a través de la relación de Cristo con su iglesia, convertido en modelo para la relación matrimonial.          Ef. 5: 21-33, 1ªPed 3: 1-7

2)     La enseñanza Bíblica no defiende un modelo sociocultural determinado de la relación de pareja ni de sus roles. Hace hincapié en el criterio básico del amor y la fidelidad de Dios, expresado en un pacto cuyo fundamento es la gracia y misericordia de Dios. En el N. T la referencia es a la entrega amorosa de Jesucristo como ejemplo para el matrimonio.

La enseñanza bíblica del NT tiene 2 aspectos polares, 2 caras:

1) El mensaje final del evangelio del Reino de Dios borra las diferencias que la cultura impuso como roles definitivos. Gál 3: 26-28

2) La enseñanza del NT muestra que las comunidades cristianas del 1º siglo se organizaron para adaptar maneras de relación acordes a su cultura y momento histórico, pero manteniendo el criterio ético de la fidelidad de Dios y la entrega de Cristo en la cruz.

3) Los roles se originan en costumbres y leyes y las necesidades a las cuales responderán (cuidado, provisión, espiritualidad, educación, etc.) deben evaluarse en un contexto más amplio que la pareja, en su influencia familiar y social.

Desde la perspectiva bíblica, la pareja no existe solo para sí misma, sino que debe tener apertura a los demás.

Lo masculino y lo femenino ya son una asignación de roles, diferenciables desde lo social, lo biológico y lo psicológico. Cada sexo posee funciones, capacidades y recursos inherentes al mismo, que en algunos casos no son intercambiables por ej. La capacidad de quedar embarazada la mujer.

Hoy día aparece mucha confusión sobre el tema de los roles y algunos proponen que el hombre y la mujer se pueden sustituir en todo, pero esto es falso.

Los  ROLES a la luz de Efesios 5: 21-33

Pablo retoma en este pasaje los fundamentos de Génesis 1 al 3. Sostiene la igualdad y la diferencia de hombre y mujer que los lleva a la experiencia de la unión “los dos serán una sola carne”. v. 31

El matrimonio está planteado sobre las mismas condiciones de Génesis 1 y 2. Pero Pablo introduce en este pasaje un aspecto nuevo en la relación matrimonial. Este aspecto es la relación establecida entre Cristo y su Iglesia. v.23

Pablo establece un modelo de relación marido-mujer que tiene distintas implicancias a considerar:

1) La Relación esposo-esposa está mediada por el amor

El hombre ve en la mujer el objeto o sujeto de amor, tal “como Cristo ve a su iglesia”.
El hombre está llamado a amar a su mujer como “Cristo amó a su iglesia” v. 25
Este amor es acción, decisión de la voluntad. Va mucho más allá de los sentimientos, siempre fluctuantes, con los cuales muchas veces se lo confunde, especialmente en nuestra cultura latina.

“Amad” no es conmiseración o lástima, no es sobreestimar al otro ni subestimarse a uno mismo.

“Amad” significa valorar al otro y esta valoración del otro produce en mí acciones y no sólo sentimientos.

“Amad” es entrega. No de cosas sino de “uno mismo” v. 25
Al entregarme al otro, me valoro y valoro al otro. Me hago disponible para el otro, quien puede contar conmigo en un encuentro en el que ambos alcanzamos la plena realización.

2) La Relación esposo-esposa busca la santidad (vs. 26-27)

Cristo busca a su iglesia “para santificarla…a fin de presentársela a sí mismo gloriosa, sin mancha ni arruga…sino santa, sin mancha.”
El hombre entonces, no debe buscar en el matrimonio una mujer para tener una empleada, una sirvienta, un objeto para su expresión sexual o una madre para sus hijos.
Al formar “una sola carne”, el hombre a través de su entrega busca el crecimiento de su mujer, así como el propio, y la conservación de la identidad de ambos. En este proceso ambos son santificados y son valorizados.

3) La Relación esposo-esposa requiere una estructura, un orden (v. 23)

Este es un tema de controversia. Pablo dice que el marido es cabeza de la mujer y que la mujer es cuerpo y debe sujetarse a su marido.

Veamos los tres elementos descriptos por Pablo:
· Cabeza: Autoridad, liderazgo.
· Cuerpo: interdependencia
· Sujetarse: relación

El pasaje bíblico no habla de condición sino de posición, es decir no se refiere a   superioridad o inferioridad de uno u otro. La pareja se une con un propósito y por lo tanto necesita una estructura que permita cumplir con dicho propósito.

La familia es un sistema de relación y la pareja es un sub-sistema, el cual necesita de liderazgo, interdependencia y distribución de roles para su correcto funcionamiento.

El ordenamiento y la estructuración de la pareja obedecen a las exigencias de su funcionamiento, de su crecimiento y de sus objetivos. La estructura que Pablo desarrolla en este pasaje no está determinada por las diferencias hombre-mujer (por ej. Hombre: fuerte, racional – mujer: débil, emocional) sino por la disposición u orden de Dios y de acuerdo al propósito para el desarrollo de la relación.

Las expresiones específicas de este funcionamiento dependerán de cada caso particular, pero se puede decir, en general, que la relación cabeza-cuerpo o autoridad-sometimiento coloca a ambos, hombre y mujer en una relación de interdependencia.

De manera que el liderazgo familiar adopta la forma de co-liderazgo y no de dictadura. Por ej. Al tomar una decisión ¿cómo puede decidir la cabeza sin contar con la colaboración del cuerpo?

Liderazgo del hombre: – Motivado por el amor (ágape) 1ª Cor. 13
– Se da a través del servicio, de su entrega.
– Interesado en el crecimiento y santificación de la esposa.

La mujer estimula el liderazgo del hombre a través del respeto y de la sujeción que buscan la realización de ambos y el aprovechamiento de la disposición y generosidad en la entrega del hombre, como la iglesia aprovecha la disposición y entrega de Jesucristo para su bien.

Actualmente en nuestros hogares hay dos problemas relacionados con la autoridad:

1) Deterioro del concepto de autoridad: En muchos hogares, el hombre asume la posición de autoridad, entendiéndola como su derecho a ejercer una dictadura (machismo).
2) Ausencia de autoridad: En muchos otros hogares, el problema es que no existe ninguna autoridad. Entonces la mujer tiene que ejercerla en demasía, porque el hombre no está presente.

El desarrollo del modelo presentado en Efesios corrige tanto el abuso como la ausencia de autoridad.

Hoy día los estudios sobre familia muestran que uno de los grandes problemas en el matrimonio no es el exceso sino la falta de liderazgo.

ROLES E INTERACCIONES FAMILIARES

– Relación esposo-esposa          Conyugal
– Relación padre- madre             Parental
– Relación padres-hijos               Filial
– Relación hermanos                  Fraternal

RELACIÓN CONYUGAL

Tareas:

  • Integración mutua: renunciar a intereses, ideas y actividades personales y egoístas. Pierdo individualidad, gano pertenencia. (casar los distintos aspectos de mi vida).
  • Establecer los espacios de cada cónyuge: qué compartir, qué guardar privadamente.
  • Reglas de relación: Formas de relación íntima, modos de expresarse afecto, maneras de resolver conflictos, manejo del dinero, etc.

Los roles en la pareja deben adecuarse a su situación particular, a su cultura y a la etapa de vida que atraviesan.

1) Muchos roles son intercambiables: Por ej. Trabajo rentado fuera del hogar o actividades hogareñas.
2) Los roles o funciones son complementarios: ambos en la pareja se complementan para cubrir todas las necesidades, según sus gustos, disponibilidad, habilidades,  etc.  Exige acuerdos.
3) Roles variables: Cambiarán según las circunstancias y necesidades del hogar.
4) Los roles son flexibles: Permiten ayudarse mutuamente, compartir tareas, responsabilidades, esparcimiento, etc.

ROLES FAMILIARES

La Biblia enseña que cada miembro de la familia tiene una función que cumplir y reglas que regulan sus relaciones. También provee los recursos para cumplir las normas establecidas.
HIJOS: Obediencia mediada por los mandamientos. Efesios 6: 1-12
PADRES: Liderazgo, enseñanza, disciplina y amonestación del Señor. Ef. 6: 4. Llamados a no provocar ni exasperar a los hijos. Col. 3:21
La familia funciona cuando cada miembro asume su posición y reconoce sus límites los cuales regulan las relaciones. Esto produce permanencia y estabilidad.

DISCIPLINA Y EJERCICIO DE AUTORIDAD:

En el contexto bíblico va más allá de cumplir las reglas o corregir su quebrantamiento. Busca la formación de un ser responsable y el desarrollo de sus potencialidades.

Disciplina no es dictadura o permisividad. Es mayordomía obediente y amorosa.

Es el fundamento o sustrato que permite el desarrollo de personas responsables, capacitadas para la vida en sociedad y para el servicio al prójimo y al mundo, cumpliendo así el mandato de señorear sobre lo creado.

Bibliografía:

1. Fundamentos bíblicos teológicos del matrimonio y la familia. Jorge E. Maldonado. Editor. Nueva Creación. Bs.AS. (1995) págs. 35-41; 93-119
2. Hacer el amor en todo lo que se hace. René padilla, Carmen Pérez de Camargo. Kairós ediciones. Bs.As. (2002) págs. 75-92
3. Límites. Dr. Henry Clous. Dr. John Townsend. Ed. Vida Zondervan. Miami (2006) págs. 177-196

—————————————————————————————————————–
Daniel Giunta, 58 años,  Médico alergista y docente. Miembro y diácono de la Iglesia Evangélica Bautista de Flores en Buenos Aires. Maestro de Escuela Bíblica desde hace 40 años. Casado con Miriam Rodríguez, 3 hijos Ezequiel, Santiago y Andrés.
Fuente: ABA

Iglesia En Marcha.Net

27 oct '10
6 Shares

Deja un comentario

*