IMAGINACIÓN Y CREATIVIDAD


1 Corintios 12: 1 – 12

ada persona tiene algo diferente que ofrecer a su comunidad y al mundo. Pintar un cuadro, fabricar mobiliario, ser agricultor, administrar una empresa, reparar una cerca rota, cortar el césped. Todo requiere habilidad individual y entusiasmo para hacer el trabajo correctamente.

La ciencia de los recursos humanos, nos indica que tan solo un dos por ciento de las personas jóvenes y adultas, utilizan su creatividad al máximo, contra un diez por ciento de los niños entre 5 y 7 años de edad. Luego de esa edad el índice comienza a decrecer hasta que, llegando a la vida adulta, hay un estancamiento en el dos por ciento. Lo notable es que los niños de 4 y 5 años alcanzan a usar su creatividad e imaginación en un noventa por ciento.

La imaginación y la creatividad es una forma de vida para el niño de 5 años. Pero algo extraño y negativo sucede en la mayoría de las personas en el camino hacia la madurez.

Sea lo que sea, es un hecho que la mayoría de las personas aceptamos vivir con conceptos gastados y modos de pensar establecidos. Ser osado, tener creatividad e imaginación para emprender nuevas cosas, tienden a desaparecer en un mundo cada vez más masificado. Creo que los cristianos estamos a tiempo de expresar mayor creatividad desde el momento que descubrimos el potencial que tenemos dentro mismo de nuestra personalidad, ya que, al decir de San Pablo: “Somos el Templo del Espíritu Santo de Dios”. Quien además agrega que no debemos ignorar esto.

Cuando examinamos el texto bíblico de hoy, debemos plantearnos la contribución que cada uno en particular estamos haciendo al adelanto del Reino de Dios.

Pr. Lemuel Larrosa
Tomado de El Heraldo de la PIEBU
Iglesia En Marcha.Net
17 Oct '10

Deja un comentario

*