ABORTO

Ayer, 29 setiembre se “conmemoró” el día internacional del aborto. A qué hemos llegado !! Será qué el ser humano ha caído tan bajo que ahora se celebra el querer matar a un inocente ?? Hasta dónde le damos tan poca importancia a la vida humana !! Después queremos terminar con la droga, el alcohol y un sin número de vicios sociales, ésto no será posible si antes no le damos a la vida humana el justo valor.  Al decir de Enrique Véscovi , la vida es el principal de los derechos, sin el cual todos los demás serían ilusorios.  Sabias palabras, las que están escrita en uno de sus libros, Educación Social y Cívica.  Hasta que punto hemos llegado que ya ni se quiere escuchar a quienes han plasmado en leyes y hasta en nuestra Constitución Nacional, que el aborto es un delito, que se debe defender al mas indefenso, que la familia es la base de la sociedad y muchos otros principios sobre los cuales se fundó nuestro país y llegó a ser ejemplo al mundo.  Nuestra sociedad está en decadencia, lo vemos todos los días, se asesina a una persona sin que el pulso le tiemble al matador. Cómo podremos juzgar esto, si por el otro lado se está dando el mensaje que la vida humana puede valer más o menos de acuerdo a lo que decida la “madre” del niño ? Qué mensaje se le está dando a las adolescentes, a las niñas? tengan sexo cuántas veces quieran, donde quieran y como quieran, total, si quedan embarazadas después abortan, igual es legal.  Pero el hecho de que una ley legalice el aborto, ésto no exime su responsabilidad ante DIOS y su conciencia, su instinto de madre, tarde o temprano, comenzará en su interior a reclamarle, vendrá así sobre ella angustia, depresión, impotencia porque ya no podrá cambiar el pasado y ésto generará muchos sentimientos contaminantes sobre su vida y la de quienes la rodean, crean o no en DIOS.  El aborto (correctamente dicho: la interrupción de la vida de un niño en el vientre de su madre), no es un derecho de nadie, tampoco de la mujer que lo lleva en su vientre.  El bebé por nacer no es parte del cuerpo de la madre, está allí por un corto período de tiempo, pero no es parte del cuerpo de la mujer. El bebé por nacer tiene su propio ADN desde el momento en que es concebido, los cromosomas de la madre y del padre forman un nuevo ser desde el momento de la concepción del óvulo por parte del espermatozoide. Es un ser único e irrepetible, no existió, ni existe, ni existirá otro ser igual a él, jamás. Tiene sus huellas dactilares propias, las pupilas de sus ojos y las líneas de las palmas de las manos y pies, son también únicas.  Si ustedes pudieron ver en los informativos televisivos las votaciones en Venezuela, pudieron observar como se mostraba que para votar colocaban su dedo pulgar en un dispositivo especial que comprobaba la identidad de la persona; porqué es posible ésto ?, porque no hay otra persona en el universo que tenga esa misma huella.  Dicho esto y para no extenderme más en la explicación, les digo que es un ser único, el bebé por nacer, es integrante de la raza humana, es una persona humana, por lo tanto tiene el derecho a la vida, el cual está plasmado en convenciones internacionales a las cuales Uruguay se adhirió. Les agrego que el bebé por nacer siente dolor, intenso dolor al ser abortado. No escuchamos sus gritos pero hay muchísimos estudios que lo comprueban.  Sabemos que, lamentablemente en nuestro país hubieron muchísimas personas torturadas, quienes vivían en esa época o éramos niños, sentíamos sus gritos y lamentos ?, no, pero no podemos negar que eso existió y fue una inmensa crueldad que hasta ahora se está reclamando con todo derecho. Los bebés por nacer también están siendo torturados mediante métodos mecánicos o químicos de aborto,  están siendo muertos y son también desaparecidos pues sus cuerpesitos muy rara vez se encuentran, o quienes realizan los abortos en clínicas clandestinas, caras y bien instaladas, se ocupan de deshacerse de ellos sin que queden rastros.  Todas las vidas son iguales y todas merecen ser defendidas por igual.  Si aún no han empezado, comiencen hoy a defender la vida, por los niños que ya no podremos conocer y por los que vendrán, para que el vientre de la madre no se convierta en el lugar más inseguro para ellos.

Irene Marsiglia – Promotora Social y Legal

2 Oct '10

Deja un comentario

*