MISIONES NACIONALES EN PAKISTÁN

Alcanzan a familias afectadas por las inundaciones
Aunque los medios de comunicación seculares casi se han olvidado de la catástrofe de las inundaciones en Pakistán, los misioneros nacionales de este país todavía llevan a cabo actividades de ayuda todos los días. La entrega de ayuda a las familias, obliga a los misioneros a usar el transporte público y caminar a aldeas remotas. Los misioneros nacionales que trabajan como voluntarios descubrieron que una familia puede sobrevivir y empezar a reconstruir su casa con cerca de $100 en materiales de emergencia.

Por razones de seguridad, uno de los líderes del esfuerzo misionero se refiere a sí mismo como un “hermano en Cristo.” Con la ayuda de emergencia suministrada por Christian Aid Mission, con sede en Charlottesville, Virginia, él y su equipo local llegan a las familias afectadas. Esta  historia es típica, pues Christian Aid ofrece ayuda a más de 750 agencias misioneras nacionales que trabajan entre los pobres alcanzando a 3,000 etnias en todo el mundo.
“Cada mañana nuestros equipos de verificación observan si los caminos están abiertos”, dice el líder nacional “, y luego entregan los artículos de ayuda a los pastores locales y líderes de la iglesia en esa área. Utilizamos nuestra mini-van, motocicletas e incluso los autobuses públicos para entregar la ayuda. Compramos los productos en Rawalpindi con la donación de Christian Aid y luego los llevamos a los equipos locales de las misiones cristianas.
“Los pastores y líderes locales ya conocen la situación y las familias que más lo necesitan – 30 en una aldea, 150 en otra, una aquí, otra allá; con la ayuda de Christian Aid, estamos en condiciones de demostrar el amor y la misericordia de Dios al llegar a los sobrevivientes.”
Christian Aid envía ayuda a los grupos de misiones locales en casi todos los países subdesarrollados del mundo, y la ayuda varía de acuerdo a las necesidades locales. En Pakistán, por ejemplo, están ayudando a los sobrevivientes de las inundaciones suministrándole los elementos necesarios para iniciar una recuperación inmediata – paquetes de alimentos, marcos de cama con red de nylon, mantas, cantimploras y botellas de agua, juegos de comedor, ventiladores de pedestal, y prendas de vestir. Este tipo de bienes son producidos y comprados localmente – y pocas veces proporcionados por el gobierno o las agencias de ayuda externa.
“Es muy difícil satisfacer todas las necesidades de los sobrevivientes”, dice el jefe de la misión paquistaní. “Sin embargo, comenzamos suministrándoles agua potable y mantas, lo que nos ha costado alrededor de $10,000.

“La gente no tiene nada, por lo que podemos hacer una gran diferencia al proveer $100 por familia. El salario local es de aproximadamente $4 por día para un obrero. Los agricultores no tienen nada, por lo que $100 figuran entre los bienes de primera necesidad. Los marcos de cama son esenciales y cuestan alrededor de $20 cada uno, con red de nylon y una manta. Cantinas y botellas de agua cuestan sólo $6 por familia o $1 por persona. Los baúles de metal se utilizan para que la gente guarde todo lo que tiene y cuestan $60 cada uno, con un candado. Un botiquín hecho de acero inoxidable tiene un costo de $7 cada uno. Finalmente, muchos de los sobrevivientes están usando los mismos trapos con los que huyeron y necesitan al menos dos mudas de ropa necesarias: $10 por cada muda para adultos y $4.05 para cada muda de niños.”
Nos hemos unido a otros grupos evangélicos a extender la ayuda a las personas desplazadas internamente (PDI) que aún no pueden regresar a sus granjas y aldeas. Trabajar con otros creyentes, está ayudando a crear un pequeño centro de refugio en Rawalpindi, para dar cabida a los sobrevivientes del valle de Swat y Khayuber-Phaktun, provincia Kawa. Cerca de 500,000 personas están afectadas por las inundaciones en Charsada, y 700,000 en Nowshera. El personal de la misión vive entre las personas que están ayudando. Para algunos, sus casas fueron destruidas en la inundación que arrasó con todo. Ellos saben lo que es vivir bajo el cielo abierto, con lluvias y en el calor del sol.
Los líderes nacionales cristianos, de las áreas afectadas a lo largo del río Indo, opinan que el daño es mucho peor de lo que se pensaba y que creen que la recuperación tardará años.
Hasta ahora, se ha alcanzado sólo a la mitad de la población afectada con las ayudas de emergencia. La situación sigue deteriorándose, dicen las autoridades, especialmente para los niños afectados por el agua contaminada. Según el Gobierno, unos 20 millones han sido afectados por las inundaciones. Muchas partes del país siguen siendo lagos impenetrables. “Nadie estaba preparado para un desastre de esta magnitud”, dice un jefe de misión local, “cada hora del día trae más noticias de la devastación y las lluvias continúan.”

Christian Aid fue fundada por el evangelista estadounidense Bob Finley en 1953, cuando regresó a los EE.UU. luego de predicar por todo el mundo después de la Segunda Guerra Mundial. En China, Corea, India y otros países asiáticos, descubrió que una nueva generación de liderazgo nacional estaba lista y dispuesta a hacerse cargo de la tarea del evangelio de los misioneros extranjeros.

“Desde el principio, una parte de nuestra misión ha sido ayudar a los líderes locales a ayudar a los más pobres de los pobres en los lugares más pobres de la tierra”, dice el portavoz de Christian Aid Bill Bray. “Buscamos ayudar a los comités misioneros locales de la iglesia, para que estos ayuden a sus vecinos necesitados, como Jesucristo enseñó – a las viudas, los presos, los niños, enfermos y huérfanos en particular los huérfanos.

“En lugar de dar dinero a los gobiernos locales al igual que muchos organismos internacionales de desarrollo hacen, creemos en la distribución de fondos entre los ministerios nacionales de confianza, para que cada dólar que envíe tenga un impacto máximo. Hemos estado haciendo esto durante muchas décadas, y aquellos que ofrendan a Christian Aid saben que nosotros damos la mano a los ministerios cristianos nacionales que están ayudando a la gente mas necesitada.”  

Fuente: Primicias de Christian Aid / Iglesia En Marcha.Net

21 Sep '10

Deja un comentario

*