FIDELIDAD

Apocalipsis 2: 8-11

Los técnicos en sonido y que trabajan con grabaciones dicen que la fidelidad es la calidad con que sus equipos estereofónicos  reproducen el sonido. Se designa también al buen sonido como de Alta Fidelidad.

Pero también el término se aplica a otras situaciones de la vida como por ejemplo, referente a las relaciones con el cónyuge en el matrimonio. En otro ámbito, musicalmente, la fidelidad es la reproducción de sonido con un alto grado de lealtad al modelo original.

La fidelidad humana, es asimismo lealtad a un deber definido. Se aplica también al respeto de costumbres y ética cristiana. Este tipo de fidelidad implica una lealtad particular; conlleva la idea de honestidad, compromiso, sinceridad e integridad. Se aplica a todos los aspectos del diario vivir.

Cuando los abogados, médicos, mecánicos, ingenieros, líderes políticos, líderes religiosos, empleados del estado, amas de casas, gerentes y estudiantes, no cumplen fielmente con sus obligaciones, las consecuencias de su falta de sentido del deber añaden más ruina a la persona, a la familia, al país y al mundo.

Todo lo que hacemos afectará para bien o para mal el bienestar de los que nos rodean. Cada uno en lo que hace puede practicar la fidelidad a pesar de lo difícil que sea la situación. En algunas circunstancias será muy complicado mantener la lealtad y honestidad, pero hay que hacerlo. Jesús enseña que no se puede servir a dos estilos de vida opuestos.

Debemos elegir el estilo de vida cristiana que indica el camino de la fidelidad a Dios. Fidelidad y honestidad son actitudes de la vida cristiana

Lemuel J. Larrosa – Pastor en la PIEBU desde 1978.

Tomado de “El Heraldo”

26 Sep '10

Deja un comentario

*