COMUNICADO

Sobre el estado de salud del Pr. Lemuel J.  Larrosa – 10 de Septiembre de 2010

Durante varias semanas he tratado de dar información lo más completa posible del estado de salud de mi padre para que haya una versión “oficial”, despejar dudas y proveer información para los que están orando persistentemente por él.

A continuación les comparto la carta de mi padre, que viene a ser la última de este proceso, puesto que la evolución se va dando favorablemente y lentamente está retomando su ritmo normal de vida.   ——————————————————————————————-

Mis primeras frases son para agradecer a Dios por Su Cuidado y Protección durante este tiempo de finales de Julio, Agosto y parte de Setiembre que significaron mucho para mi vida personal y de mi familia. Dios sabe por qué y para qué permite ciertas situaciones en nuestras vidas y creo con seguridad que “a los que aman a Dios, todo ayuda a bien” (Romanos 8:28 y ss.). Pasar por “valles de pruebas” es parte de nuestro peregrinaje terrenal, rumbo a la Patria Celestial. Por la gracia y favor de Dios, estamos bajo Sus Buenas Manos.

En segundo lugar quiero agradecer a mi propia familia, esposa e hijos, que supieron todo este tiempo darme el respaldo y apoyo en todo sentido. Nunca estuve solo. De una forma o de otra mi familia supo acompañarme y alentarme.

En tercer lugar quiero agradecer a la Mutualista HOSPITAL EVANGELICO en Montevideo, pues me atendieron con mucho amor, respeto y no escatimaron esfuerzos para ayudarme a salir adelante.
Todo el personal del Hospital se preocupó por mi salud. Si menciono nombres corro el peligro de olvidar a algunos por ello escribo: ¡GRACIAS A TODOS LOS QUE INTEGRAN ESTE SERVICIO CRISTIANO A LA COMUNIDAD y GRACIAS POR SUS ATENCIONES POR MI SALUD!.

En cuarto lugar quiero agradecer a quienes oraron, oran y lo siguen haciendo por mi salud y bienestar. No tengo duda alguna que ese respaldo me alentó cada día. Por lo que entiendo, mi vida física no estuvo en peligro de finalizar – a lo menos durante esos días – si la situación era compleja pero DIOS tiene todo bajo SU CONTROL y escuchó las oraciones de miles de personas que en Uruguay y fuera del Uruguay, estuvieron orando por mí. Personas que tal vez nunca conoceré en esta tierra, me han hecho llegar palabras de ánimo y apoyo en oración en formas diferentes: llamadas telefónicas, mails, tarjetas impresas, posters; ¡hasta me hicieron llegar un perrito peluche, que adorna mi colección personal!  ¡Qué privilegio me ha dado el Señor, que tantas personas le rueguen a El por mi salud y recuperación! Niños que en un colegio Evangélico se disputaban de ser unos y otros, quienes oraran por mi…esto es algo especial en mis recuerdos. Saber que personas como ustedes que están leyendo estas palabras, dedicaron y lo siguen haciendo, tiempo para rogar en oración por mi me conmueve y respalda para seguir adelante.

Ahora estoy en días de quietud y recuperación, pero no estoy solo en ningún sentido: Dios está en mi vida, mi familia me apoyo y se preocupa, las iglesias y muchas personas siguen orando y hasta que Dios lo permita seguiré sirviendo al Señor en lo que El me permita.

¡GRACIAS A DIOS y gracias usted que está leyendo este comunicado.

Pr. Lemuel Larrosa
———————————————————————————————

Agrego, para cerrar este último comunicado, el agradecimiento de nuestra familia a todos quienes nos siguen apoyando, sobre todo con sus oraciones. Este es un privilegio que solo los hijos de Dios podemos tener y nos dan un respaldo único en este mundo de dolor, sabiendo que un día nuestros sufrimientos temporales tendrán su solución final ante la presencia del Señor.

Esteban Larrosa

Iglesia En Marcha.Net
10 Sep '10

Deja un comentario

*