OCHO MÉDICOS MISIONEROS Y DOS GUÍAS AFGANOS FUERON ASESINADOS EN AFGANISTÁN

Los cuerpos de ocho trabajadores de la salud que realizaban labores humanitarias en Afganistán y de dos ciudadanos afganos que los acompañaban fueron encontrados baleados en la ciudad de Badakhshan, al noreste del país, según informó la policía local.

Las ocho víctimas trabajaban para la organización cristiana sin fines de lucro Misión de Asistencia Internacional (IAM, por sus siglas en inglés), que desde 1966 brinda consultas oftalmológicas y otros cuidados médicos a los residentes de la región.
Según el corresponsal de la BBC en Kabúl Quentin Somerville, se cree que los extranjeros son seis estadounidenses, un alemán y una mujer británica, que ha sido identificada como la doctora Karen Woo.
Somerville explicó que Woo, quien había renunciado a un trabajo bien remunerado en una compañía privada de salud por la labor humanitaria en Afganistán, “era parte del equipo que viajaba a las zonas más remotas del país para brindar asistencia médica”.

Las autoridades confirmaron que se trató de una emboscada y que junto a los cadáveres se encontraban los cuatro vehículos de la organización acribillados a balazos. Un oficial de la policía de la provincia de Badakhshan dijo sospechar que podría tratarse de un robo. Sin embargo, un vocero del Talibán dijo que la organización se adjudicaba los hechos. Zabihullah Mujahid le dijo a la agencia AFP que habían matado a los extranjeros porque eran misioneros cristianos que estaban repartiendo biblias y espiando para Estados Unidos. Estas acusaciones fueron desmentidas por representantes de la organización benéfica.
Otro grupo radical islámico, Hezbi Islami, también se atribuyó los asesinatos.

Región tranquila
Según nuestro corresponsal, este tipo de ataques contra personal de ayuda humanitaria es inusual en Afganistán. Somerville agregó que sus vehículos probablemente estarían marcados con el logotipo de la organización.

El hombre a cargo del grupo tenía una experiencia enorme al haber trabajado por décadas en Afganistán, agrega Somerville.   Según el jefe de la policía de Badakhshan, Agha Noor Kemtuz, las víctimas fueron despojadas de sus pasaportes y de todos los objetos personales. “No dejaron nada”, dijo a la agencia AP.

La región de Badakhshan ha sido tradicionalmente considerada segura y tranquila, aunque los residentes se han estado quejando de la creciente amenaza de los insurgentes en la zona.
Badakhshan, en la frontera con Tayikistán, es una de las pocas provincias afganas que no estaba controlada por el Talibán cuando se inició la invasión de tropas aliadas en 2001.

Un vocero de Misión de Asistencia Internacional dijo que aunque aún espera por la identificación oficial de las víctimas, las familias fueron informadas.

Fuente: BBC Mundo/ Iglesia En Marcha.Net
8 Ago '10

Deja un comentario

*