EN ESPAÑA

La fiscalía de Cáceres ha pedido un año de prisión contra un hombre que el año pasado mató a su perro de cuatro puñaladas y lo dejó moribundo en el portal de su domicilio en Navas del Madroño (Cáceres). Se le acusa de maltrato de animal doméstico, y un año de cárcel es el máximo que se puede pedir por este delito. (También se piden 3 años de inhabilitación para cualquier tarea relacionada con animales).
El maltrato a los animales no es algo de lo que el género humano pueda sentirse orgulloso, pero la Ley española sorprende al pedir cárcel por el delito de que un hombre mate a su perro, cuando sólo castiga con multas que una mujer mate a su hijo, siempre que lo haga antes del parto, incluso si el feto tiene ya 6, 7 u 8 meses, edad en la que muchos bebés adelantan su nacimiento.
Efectivamente, la nueva Ley del Aborto en España, aprobada el pasado marzo de 2010, teóricamente no legaliza todos los abortos, sino sólo los que se hagan en ciertos plazos y, pasados estos, en ciertos supuestos (todos ellos bastante elásticos). Aún así, es teóricamente posible que una mujer produzca o contrate un aborto ilegal.   Para esos casos, la llamada “ley Aído” dice:
“La mujer que produjere su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, fuera de los casos permitidos por la ley, será castigada con la pena de multa de seis a veinticuatro meses”.
Por el contrario, la ley española castiga “con la pena de prisión de tres meses a un año” a quienes maltraten “con ensañamiento” y de manera injustificada a animales domésticos hasta causarles la muerte o provocarles lesiones, con “un grave menoscabo físico”.
Es decir, la Ley castiga con más dureza el maltratar un animal, incluso si no se le mata (penas de prisión) que a quien mata un hijo sietemesino, un bebé a quien los médicos denominan también un “inmaduro” (simple multa).
Cuando el animal eliminado no es un simple perro sino una especie protegida, la prisión puede ser de hasta 3 años.

Dos vecinos de Bétera (Valencia) fueron detenidos por cazar con red dos cernícalos en junio de 2007, aves de presa parecidas al halcón pero mucho más pequeñas. La Fiscalía les quería castigar con dos años de prisión. Ni siquiera mataron a las aves: querían criarlas en cautividad. También se pedía la inhabilitación para cazar o pescar durante 4 años.
El pasado 28 de enero, se ratificó una sentencia de un juzgado de Ávila de junio de 2009 que condenaba a dos furtivos por abatir a finales de 2007 a un macho de cabra montés en la Sierra de Gredos. Quedó ratificada la pena de 1 año de prisión para los condenados, de los pueblos salmantinos de Valdelacasa y Guijuelo. Quedaron inhabilitados para cazar 2 años y 3 meses.
Otro caso famoso es el del safari del 3 de diciembre de 2005 en Monterrubio de la Serena, Extremadura. Se soltó a un tigre en la finca “Los Lunares” y se procedió a su caza y muerte. Manuel Domínguez, explotador de la granja de caza mayor instalada en la finca, fue condenado a dos años de cárcel y no poder cazar durante cuatro años. Recibieron 18 meses de prisión otros dos cazadores, y 10 meses para dos trabajadores de la finca implicados.

La lista de especies protegidas en la rica flora y fauna hispánica es muy larga. La ley las protege castigando con cárcel a quien agreda a flores, sapos, culebras…
En cambio, un aborto ilegal, probado y demostrado bajo la nueva “Ley Aído”, contra un miembro de la especie humana perfectamente formado, de 7 u 8 meses de vida, o incluso justo antes del parto, apenas merecerá una multa.
En cambio, si el mismo bebé es eliminado por la madre 24 horas después del parto, ésta será encausada por homicidio. Cada año se dan unas decenas de casos de mujeres que, por trastornos, amenazas o situaciones que les parecen desesperadas, eliminan a sus bebés días o meses después de parir. Son juzgadas y se les aplican los eximentes que la ley reconoce. Muchas, como es comprensible y proporcionado, no llegan a ingresar en prisión, ya que el juez tiene en cuenta los trastornos emocionales o mentales que pudieran padecer, o su falta de peligrosidad para la sociedad, o la nula eficacia correctiva de ingresar en prisión en un caso así, pero hay juicio y condena.
Todo esto contrasta con la escasa protección al mismo ser humano hasta antes del parto. Los animales, en España, están más protegidos.

Fuente: Forum Libertas  

Iglesia En Marcha.Net

8 Ago '10

Deja un comentario

*