ARGENTINA

Matrimonio homosexual retrocede en comisión de Senado argentino

La Comisión de Legislación General del Senado rechazó el proyecto de ley que legaliza las uniones homosexuales y, en cambio, aprobó un dictamen en mayoría de “Ley de Unión Civil”, que da beneficios de los que goza el matrimonio, pero prohíbe la adopción y la fertilización asistida.

Según informó Notivida, el proyecto de uniones homosexuales fue rechazado por los senadores María José Bongiorno, Adriana Bortolozzi, Rolando Bermejo, Mario Cimadevilla, Sonia Escudero, Liliana Negre y Ramón Mestre. “A ellos se sumarían – indicó Notivida -, José Roldán y José Cano que no llegaron por retrasos en los vuelos”.

En cambio, apoyaron los mal llamados “matrimonios” homosexuales los senadores Pedro Guastavino, Marcelo Fuentes, Nicolás Fernández, Luis Juez y Guillermo Jenefes, “que en disidencia total sumó su firma al dictamen”.

“La firma de Liliana Fellner se incorporaría después, porque en el momento de reunirse la Comisión no estaba notificada su integración a la misma. Recordemos que Fellner reemplazó al tucumano Mansilla que acordó renunciar porque se oponía al proyecto”, indicó Notivida.

Asimismo, la prensa local informó que dentro de la comisión surgió el proyecto de Ley de Unión Civil, que da beneficios a las parejas del mismo sexo como el de sucesión hereditaria y protege a los menores al prohibir su adopción por parte de parejas homosexuales.

Sin embargo, la presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, María Rachid, dijo a AP que se trata de un proyecto “segregacionista”.

La titular de esta comisión del Senado, Liliana Negre, afirmó que el dictamen a favor de la unión civil es “un proyecto de consenso y de madurez para lo que creemos que la sociedad argentina necesita y estaba pidiendo”.

Los dictámenes en mayoría y minoría –de unión civil y “matrimonio” homosexual respectivamente-, serían vistos por el pleno del Senado este 14 de julio.

Iglesia En Marcha.Net

9 Jul '10

Hay 2 Comentarios.

  1. El colectivo homosexual no es homogéneo: abarca literatos, artistas, profesionales, trabajadores, personas ocupadas en su superación individual y social y en el bienestar de sus allegados; que las diferencian- en la afectividad y voluptuosidad- de quienes hacen del travestismo, en cierto número, un ejercicio de la prostitución y de otros que desde la transexualidad hormonal o quirúrgica llegan a un ejemplo de monstruosidad por elección. De cualquier manera aún diferenciando ‘promiscuos’, ¿debemos aceptar un experimento a costa de niños que necesitan padre y madre y que así correrán el riesgo de sufrir desde sus más tempranas vivencias, ejemplos que decidan su desviación sexual a partir de la adopción? Algunos ‘rigoristas’ a su propio gusto ven detrás de comentarios como el presente, tendencias sexistas y homofóbicas. El término homofobia define el “temor” o aversión “obsesiva” hacia la homosexualidad y quienes la practican. No debe confundirse con una fobia la aversión hacia la homosexualidad- con sus variantes- como tampoco la aversión hacia el pecado.
    En un exceso sicologista- generalmente- no se reconoce como fobia el rechazo, repugnancia, la aversión obsesiva y el temor que experimentan e impiden a personas homosexuales, desear o mantener verdaderas relaciones sexuales con personas del otro sexo.
    Tampoco se habla de la fobia hacia la propia identidad biológica, en personas que alteran con recursos bioquímicos y quirúrgicos su apariencia sexual, aun procurando mantener una que corresponda a ambos sexos.
    Al mismo tiempo que se habla de orientación sexual, derechos, naturaleza y decisiones, aumenta la confusiòn cuando se intenta explicar la homosexualidad encuadràndola en el esencialismo o en el constructivismo (‘se nace, o se hace’).
    ¿Cuáles reivindicaciones pueden plantear las personas homosexuales frente a quienes no los odiamos? Para ellos también es la Redención. Todos debemos ser hermanos en Jesucristo.
    Muchas personas homosexuales afirman que hacen una elección y optando por ser diferentes pretenden ‘igualdades’ contradictorias. La adopción- es un derecho del niño por su interés superior- mientras que para sus potenciales padres adoptivos pasa a ser un privilegio. No es negociable el futuro de los más indefensos desde su concepción e infancia; para que nadie en el futuro justifique algún comportamiento marginal, con el argumento de haber sido entregado por la sociedad a un insensato experimento de ‘ingeniería familiar’ haciéndolo pasible de la discriminación íntima y social de su entorno.
    Neguémonos a que se legalice la promoción de familias de segunda clase.
    AHORA también es necesario que en Bs. As. ‘todos’ vayamos al Congreso el 13 (18:30 hs.), para que no se equipare el matrimonio y familia de varón y mujer con la unión sensual homosexual y para que no se confundan los intereses particulares de unas pocas personas con los derechos verdaderamente legítimos de los niños.

  2. Guadalupe
    1:47 am julio 20, 2010

    Gente esta atrasada la noticia….. tristemente tengo que decirles que se aprobo la ley…. Dios los bendiga!

Deja un comentario

*