31 DE MAYO A LAS 19 HORAS – Todos al congreso de la Nación

El Estado y la sociedad tienen el deber de proteger el matrimonio, comunidad de vida y amor entre un varón y una mujer.

La institución matrimonial El matrimonio se funda en el vínculo, libre, permanente y exclusivo entre un varón y una mujer, en orden a la ayuda mutua y a la procreación y educación de los hijos. Conforma un auténtico bien para la sociedad. El vínculo matrimonial responde a un dato fundamental de la realidad humana: su condición sexuada. No es fruto del arbitrio humano, ni se puede reconfigurar según las épocas, culturas o intereses de grupos particulares.

El matrimonio y su relevancia social .La íntima vinculación entre amor y vida que caracteriza al matrimonio, y que da origen a la familia, hace de él una realidad de una enorme relevancia social. El matrimonio es el ámbito privilegiado donde no sólo se genera la vida humana, sino también se la acoge, gesta, fortalece y humaniza. Allí la persona se capacita para entablar vínculos interpersonales y para desempeñarse en la sociedad desplegando sus dones y capacidades.

Matrimonio y protección jurídica El matrimonio es una institución social con perfiles jurídicos precisos. Cumple con vitales funciones sociales, por lo que merece protección del Estado. Las uniones entre personas del mismo sexo son esencialmente distintas e incompatibles con la institución matrimonial fundada en la unión de varón y mujer. Tales uniones no prestan la misma función social ni pueden ser equiparadas al matrimonio.

El matrimonio en el derecho constitucional La Constitución Nacional promueve la familia fundada en el matrimonio (cf. artículos 14 bis y 20 de la Constitución Nacional). A la luz de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, la noción constitucional de matrimonio refiere a la unión de varón y mujer. Cualquier modificación del Código Civil (art. 172) que eliminara el requisito de heterosexualidad para la celebración del matrimonio sería inconstitucional.

Política familiar Las funciones sociales del matrimonio suponen una responsabilidad para sus miembros, en la que deberían ser ayudados por la sociedad. La autoridad civil, ha de considerar como deber prioritario el reconocimiento de la verdadera naturaleza del matrimonio y la familia. Es necesario desarrollar políticas tendientes a fortalecer y ayudar a la perdurabilidad de los lazos. El matrimonio debe ser protegido y ayudado con políticas de fomento, seguridad social, económicas y tributarias (Art. 14 bis CN y Tratados Internacionales concordantes).

Los niños tienen derecho a crecer en una familia fundada en la unión estable entre varón y mujer y a ser educados según las convicciones de sus padres.

El derecho del niño a crecer en una familia La familia integrada por un padre y una madre es el mejor ámbito para el desarrollo pleno del niño. Con ese fin el Estado ha de adoptar medidas de promoción y consolidación del matrimonio. Es importante establecer redes de contención para las parejas en conflicto y ayudar a los padres para que puedan ellos a su vez estar a la altura del don maravilloso de la paternidad y maternidad.

El derecho del niño a ser educado por sus padres El niño tiene derecho a ser educado por su padre y su madre, quienes a su vez, tienen la responsabilidad de guiar la educación de sus hijos conforme a sus convicciones. La Constitución Nacional y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos reconocen la responsabilidad primaria e indelegable del padre y la madre en lo concerniente a la educación de sus hijos (cf. artículo 75 inc. 19 Constitución Nacional y tratados con jerarquía constitucional).

El niño desamparado y la adopción En los casos en que, por diversas circunstancias debidamente justificadas, el niño se encuentra en situación de desamparo, la adopción se presenta como una institución privilegiada para garantizar al niño su derecho a crecer en el seno de una familia formada por un padre y una madre. La pretensión de adopción por parte de dos personas del mismo sexo desdibuja la finalidad de esta institución, que deja de estar en función del interés superior del niño.

Apoyo a la niñez Ante las situaciones de particular vulnerabilidad de la niñez y la familia, es necesario el apoyo de la sociedad y la autoridad política, a fin de garantizar la dignidad y derechos fundamentales de cada ser humano.

Los presentes conceptos pertenecen al capítulos 2 de la Declaración Ciudadana por la vida y la familia, integrado entre otras instituciones por la Conferencia Episcopal Argentina y ACIERA.

Fuente: ABA

Iglesia En Marcha.Net
27 May '10

Hay 3 Comentarios.

  1. KATTY
    4:21 pm mayo 31, 2010

    ESTOY COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON LA DECLARACION POR LA VIDA Y LA FAMILIA.
    DIOS INSTITUYO LA FAMILIA, ENTRE HOMBRE Y MUJER Y LES ORDENO QUE SE PROCREARAN.
    DOS DEL MISMO SEXO NO PUEDEN PROCREAR, ESTAN DESAFIANDO A DIOS?. SI LAS AUTORIDADES NACIONALES TEMEN QUE LOS HOMOSEXUALES PROTESTEN ESTAN FALTANDO A LA VERDAD CON LA QUE NOS MANEJAMOS QUIENES QUEREMOS UN PAIS CON FAMILIAS HONRADAS.
    FAMILIAS QUE CREEMOS EN DIOS. LAS AUTORIDADES HAN JURADO COLOCANDO SU MANO SOBRE LOS SANTOS EVANGELIOS, QUIZAS NI LOS HAN LEIDO. POR ESA RAZON NADA SABEN SOBRE LO QUE DIOS EXOGE DEL HOMBRE: O B E D I E N C I A A E L .
    DIOS BENDIGA NUESTRO PAIS Y LAS DECISIONES QUE HAN DE TOMAR LOS SENADORES QUE REPRESENTAN ESTE HERMOSO PAIS.

  2. KATTY
    4:38 pm mayo 31, 2010

    DIOS NOS DICE EN SU SANTA PALABRA (LA BIBLIA) LO SIGUIENTE: “SI SE HUMILLARE MI PUEBLO (ARGENTINO) SOBRE EL CUAL MI NOMBRE ES INVOCADO (LO HAREMOS HOY Y TODOS LOS DIAS)
    Y ORAREN Y BUSCAREN MI ROSTRO, Y SE CONVIRTIEREN DE SUS MALOS CAMINOS (APROBAR UNA LEY QUE ANULA LA FAMILIA) ENTONCES YO OIRE DESDE LOS CIELOS, Y PERDONARE SUS PECADOS Y SANARE SU TIERRA”.
    DIOS DESEA UNA ARGENTINA PROSPERA Y BENDECIDA,Y NO LE PERMITIMOS, PORQUE ESTAMOS VIVIENDO NO CONFORME A SU SANTA VOLUNTAD. ANULAMOS SU INTERVENCION CON NUESTROS PECADOS Y NUESTRAS DECISIONES EN LUGAR DE BUSCAR SU VOLUNTAD.

  3. Emanuel Ricardo Bustos
    6:55 pm mayo 31, 2010

    Esta convocatoria es lo mas chistoso que puede existir, ni los midachi me dan tanta gracia jajaja… Gente estamos grandes para tonterías como esta! Abrazo y que Dios los acompañe (si es que los recibe)

Deja un comentario

*