GOBIERNO DE LAOS – Patrocina crueldad contra cristianos

Cuarenta y ocho cristianos de Laos debieron abandonar su aldea a punta de pistola siendo luego abandonados en una carretera a tres millas de sus hogares. No han podido regresar debido al bloqueo puesto por escuadrones policiales armados.

A pesar de los esfuerzos realizadis por organizaciones de defensa de los derechos humanos para proteger a las minorías religiosas en Laos, y de la ONU que apoya el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, los funcionarios del gobierno laosiano siguen firmes en su violación de los derechos religiosos de los cristianos en Katin, Saravan.

Christian Aid recibió otro informe sobre actos de crueldad hacia los cristianos en Katin, Laos. Es la tercera petición de urgente ayuda que reciben en los últimos 12 meses, por parte de un líder cristiano en Laos. Los líderes cristianos están recogiendo fondos para ayudar a los aldeanos a construir refugios temporales, y han pedido ayuda internacional.

En 2003, funcionarios de gobierno confiscaron el edificio de la iglesia, obligando a los creyentes a tener sus reuniones al aire libre. En 2006 asesinaron al pastor y, a pesar de todo, los creyentes siguieron adelante e hicieron cultos en sus hogares. Actualmente ya no tienen hogar, viven en la selva.

Desde el 10 de enero, funcionarios de la policía hacen guardia en la entrada de la aldea de Katin, a fin de mantener a los creyentes cristianos fuera de allí. No pueden volver a su aldea, todos fueron desplazados. Mujeres y niños se ven obligados a dormir en el suelo en la selva que rodea a sus antiguos hogares. Gracias al gobierno quedaron en la calle, sin alimentos, ropa, vivienda, o cualquier otro medio de supervivencia.
La última ola de persecución se inició a comienzos de este año en la localidad de Katin, distrito de Olivo, Saravan, Laos. Cerca de las 10 de la mañana del 10 de enero, funcionarios del Centro de Distrito invadieron el servicio de adoración de la mañana y se llevaron a 48 cristianos que allí se econtraban, entre hombres, mujeres y niños.

Fueron obligados a caminar seis kilómetros desde sus hogares a un punto en que quedaron a lo largo de la carretera. Al mismo tiempo en la aldea, otras autoridades de Laos incautaron las pertenencias personales de 11 viviendas y las dispersaron en un campo abierto. Confiscaron un cerdo, y destruyeron 6 de sus 11 casas de bambú.

El 18 de enero, el oficial de asuntos provinciales religiosos de Saravan, el Sr. Khampuey, y el oficial del distrito de Ta-Oly, el Sr. Bounma, se presentaron en el lugar donde los creyentes se vieron obligados a quedarse. Ambos funcionarios ridiculizaron la fe de los aldeanos y trataron de persuadirlos de renunciar a su fe, diciéndoles: “¿Por qué creen en ella (la Biblia)? Es sólo un libro.”

Los creyentes respondieron que no era sólo un libro, sino un don de Dios. Sin embargo, los funcionarios sólo continuaron con sus burlas, “Las otras personas pobres de su pueblo están recibiendo asistencia del gobierno porque no creen en la fe cristiana. Pero los creyentes…¿Están recibiendo alguna ayuda? Cuando uno de los creyentes respondió que el Espíritu Santo le había dado vida nueva, los funcionarios amenazaron:

“Mira lo que les sucedió a causa de su creencia. Se han quedado en el medio de la nada, sin casa, comida, o ayuda. “Usted debe negar su fe cristiana y le permitiremos regresar a su aldea.” “Ninguno de los otros 56 pueblos de este distrito los quieren. Dijeron que preferirían vivir con los leprosos y endemoniados, que tener a los cristianos viviendo entre ellos”.

Los líderes del ministerio solicitaron ayuda a “Vigilancia de los Derechos Humanos para la Libertad Religiosa en Laos”. Pidieron que el gobierno central intervenga ordenando a los funcionarios del distrito para impedir este trato cruel e inhumano de dejar sin comida, destruir casas, propiedades y medios de subsistencia.
Los líderes cristianos insisten en que incidentes como el de la persecución en Katin se están volviendo más y más frecuentes.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, una organización mundial que actúa como un guardián de la libertad política y religiosa, ha tomado el caso de los aldeanos en Katin.

“Nuestros hermanos de Laos han estado soportando este tipo de tratos por un largo tiempo y necesitan nuestra ayuda”, dice un portavoz de Christian Aid. Las ofrendas recibidas por Christian Aid serán enviadas a los líderes del ministerio, quienes pueden llegar a estas 48 personas con alimentos, ropa y refugio mientras esperan más ayuda.

Oremos por nuestros hermanos en Laos.

Fuente: Christian Aid / Edición: Iglesia En Marcha.Net

Foto: Hermanos de Laos siguen con sus estudios bíblicos a pesar de la persecución

28 Feb '10

Hay 1 Comentario.

  1. princesita
    4:15 pm abril 4, 2012

    como se crean y se cambian las leyes de laos???
    como se elige la persona que va a dirigir este pais??/

Deja un comentario

*